Hay narcos desempleados y los precios de la droga están disparados, pero los cárteles mexicanos siguen operando en la pandemia

A pesar de las restricciones de movilidad en la frontera, los narcos mexicanos han continuado con el suministro de drogas a Estados Unidos. Explicamos cómo lo han conseguido.

Por Juan Cooper

Jaime dice que lleva seis semanas sin trabajar. Seis semanas sin poder enviar cargamentos de metanfetamina a Estados Unidos. 

Su área de especialización es fabricar los “clavos”, los escondites donde se camufla la droga en los vehículos que cruzan la frontera desde México, y organizar el transporte de la mercancía. Antes de que estallara la pandemia de coronavirus, enviaba al menos cuatro viajes a la semana desde el taller clandestino de Ciudad Juárez donde asegura que prepara los autos con el cargamento oculto. 

Hace las cuentas de lo que ha dejado de ganar: “Yo cobro 200 dólares por libra de droga. En cada viaje van entre 70 y 100 libras y el conductor se queda con 5,000 dólares por viaje”, asegura al teléfono desde Ciudad Juárez. En una semana regular, Jaime se embolsaba unos 35,000 dólares después de pagarle a sus ayudantes y de comprar los insumos para camuflar la droga.

Agentes de CBP inspeccionando contenedores.Cortesía CBP

Por seguridad, no quiere revelar su verdadero nombre. Sus clientes, asegura, son algunas de las organizaciones criminales más temidas en México y Estados Unidos: el Cártel de Sinaloa, el Cártel Jalisco Nueva Generación y La Línea, que utilizan Ciudad Juárez como campamento base donde hacen acopio de la mercancía antes de cruzarla usando el servicio de transporte que les presta Jaime. 

Desde el 20 de marzo, los gobiernos de Estados Unidos y México acordaron implantar una restricción que permite sólo los viajes esenciales de un país a otro a través de la frontera terrestre, como medida para enfrentar la pandemia del COVID-19. Según Mark Morgan, comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), esta medida ha evitado que 400,000 vehículos particulares ingresen al país diariamente y, con ellos, han dejado de entrar miles de cargamentos de droga.

“Ahora que el tráfico se ha reducido en un 70%, las autoridades tienen más oportunidad para revisar los vehículos que entran al país. Ese es el problema más difícil ahora para las organizaciones criminales, el transporte de la droga”, asegura en conversación con Noticias Telemundo Investiga Kyle Williamson, Agente Especial a Cargo de la Oficina de la Administración para el Control de Drogas (DEA, en inglés) en El Paso, Texas.

Agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza revisan vehículos entrando al país.Cortesía CBP

En el mes de abril, la CBP vio una reducción del 20% en los decomisos de cocaína, fentanilo, metanfetaminas y heroína provenientes de México. Para Williamson esto significa que los narcotraficantes mexicanos “están evaluando la situación y protegiendo su producto, y ahora tienen el problema de ocultar las drogas que van a pasar por el puerto de entrada”. 

Sin embargo, los cárteles mexicanos no han parado de enviar narcóticos a Estados Unidos. Según la Jefe de la Patrulla Fronteriza en el sector de El Paso, Gloria Chávez, las organizaciones criminales están buscando la manera de sustituir a los vehículos particulares como medio de transporte, y lo están haciendo a través del comercio internacional, pues este no se ha detenido por la pandemia.

“Estas organizaciones están tomando ventaja de pasar el contrabando de drogas a través del comercio, en trailers”, aseguró Chávez a Noticias Telemundo Investiga. Por esta razón se han intensificado las revisiones de todos los vehículos de carga que entran por los puertos fronterizos, especialmente los que traen frutas, verduras y textiles.

“Con todo y pandemia, este negocio nunca se detiene. Mis clientes buscan la forma de enviar la mercancía por otros métodos como los túneles y dentro de los tráilers”, dice Jaime.

Subida en los precios de la droga

Según la DEA, esta disminución en el suministro de drogas desde México, y los problemas que están teniendo los cárteles mexicanos en mantener el flujo de la cadena de distribución hacia los mercados más importantes dentro del país, ha generado un aumento en el precio de los narcóticos en ciudades como Nueva York, Chicago y Atlanta.

Los agentes antinarcóticos han identificado una escasez de cocaína, heroína y metanfetaminas, y aunque el precio varía en cada zona del país, se ha identificado un aumento a nivel nacional. Por ejemplo, una bolsa de heroína en las calles de Nueva York que antes valía 10 dólares, hoy vale 20.

En San Diego, California, los agentes de la DEA han identificado que el valor de las pastillas de fentanilo pasó de costar 5 dólares a 7 en tiempos de COVID-19. Y la libra de metanfetaminas al precio mayorista pasó de valer 1,000 en febrero a oscilar entre los 1,400 y 1,800 en el mes de abril.

Trailers en la zona de inspección del puerto de entrada de Otay Mesa, California.Cortesía CBP

“La metanfetamina es la droga más afectada por la pandemia. El precio ha aumentado al 200% en el mercado minorista, en las calles”, afirma el agente Williamson. Según Jaime, el destino de buena parte de las metanfetaminas él que cruza van para Phoenix y para el área de Oakland, en el norte de California, “donde están las pandillas de los norteños”, señala.  

La DEA también ha constatado que el lavado de dinero se ha reducido. Ha habido menos transacciones bancarias de cuentas que están bajo vigilancia, y están notando poco movimiento de dinero en efectivo. Esto también les ha hace pensar que la venta de drogas se han reducido, pero aún no saben en qué porcentaje.

Los contrabandistas de personas, mejor conocidos como los ‘coyotes’, también se han visto afectados por la pandemia. Estos sujetos, que muchas veces están en la nómina de los cárteles, parecen estar con un bajo volumen de trabajo, según las cifras que reporta la Patrulla Fronteriza. En abril fueron detenidas 16,700 personas relacionadas con el tráfico de personas, un 88% menos que en el mismo período del año pasado.

Según Gloria Chávez, los arrestos que realizó la Patrulla Fronteriza de personas relacionadas con el tráfico de personas durante el mes de abril, fue el 50% menos que en marzo. “Las mismas organizaciones que manejan el contrabando de personas son las que manejan las drogas, y de alguna manera tienen que hacer dinero, por eso debemos mantenernos alerta”, aseguró la oficial.

Tanto las agentes antinarcóticos como los de protección de fronteras asegura que aún están analizando las nuevas tendencias del tráfico de narcóticos en tiempos de coronavirus, y que aún no pueden sacar conclusiones. Lo que sí tienen claro es que los cárteles mexicanos siempre estarán buscando nuevas maneras de cometer los delitos.

Vea también:

El cártel de Sinaloa mantiene su liderazgo en el narcotráfico en Estados Unidos pese a la detención de ‘El Chapo’, según la DEA

Era el director antidrogas de México, pero filtró información de la DEA. Ahora lo acusan de narcotráfico

Por qué fracasa la ‘guerra contra el narcotráfico’: 33 exnarcos mexicanos dicen que morir ‘es un alivio’