Biden niega las acusaciones de agresión sexual planteadas por una exasistente: “No son ciertas. Eso nunca ocurrió”

El exvicepresidente responde por primera vez a esta denuncia pidiendo registros de la acusación. La mujer no lo denunció en 1993, pero sí planteó que había sido acosada, sin explicar por quién.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Joe Biden, exvicepresidente y único candidato demócrata en la carrera para representar al Partido Demócrata en las elecciones presidenciales de noviembre, ha negado este viernes de forma categórica las acusaciones de agresión sexual planteadaspor una exasistente, Tara Reade.

“No son ciertas. Eso nunca ocurrió”, ha indicado en un comunicado difundido por escrito antes de su participación esta mañana en el programa Morning Joe de MSNBC.

Es la primera vez que el vicepresidente hace frente públicamente a estas acusaciones, que han ganado fuerza cuando su candidatura parece sólida, tras retirarse el resto de aspirantes, y tras recibir el respaldo de figuras demócratas como el expresidente Barack Obama o la ex primera dama Hillary Clinton.

Reade denuncia que Biden la agredió en 1993, cuando trabajaba para él como ayudante en el Senado. Planteó por primera vez en público la acusación el 26 de marzo en una entrevista; nunca lo denunció antes, pero asegura que sí dijo que se había sentido acosada e incómoda durante el tiempo que trabajó allí.

Posteriormente, Reade explicó a NBC que Biden la besó en un pasillo vacío del edificio del Capitolio, luego pasó las manos por su falda y debajo de ella, y la penetró con sus dedos; cuando ella se apartó, él le dijo: ‘no eres nada para mí’, según su denuncia.

El hermano de Reade y un exvecino afirmaron que fue ella misma la que les informó sobre los detalles del presunto asalto sexual en la década de 1990.

No obstante, varias personas que trabajaban en la oficina del Senado en ese momento han dicho que las acusaciones de Reade no cuadran con su experiencia a la hora de trabajar con Biden.

“Ella no tiene un registro de esta supuesta queja”, ha indicado hoy Biden en su entrevista en NBC, “no es cierto, lo digo de forma inequívoca, nunca ocurrió, no ocurrió, nunca ocurrió”.

Reade presentó una queja oficial ante la policía de Washington, D.C. en marzo.

NBC News obtuvo el informe del incidente público, que consta de una página y no menciona a Biden, y que relata un ataque ocurrido en un momento entre el 1 de marzo y el 31 de mayo de 1993.

Reade confirmó que ella es el "Sujeto-1" del que habla el informe y que Biden es el "Sujeto-2". La falsificación de reportes policiales es ilegal, y el marco de tiempo legal para procesar estas acusaciones ya expiró.

La mujer también dijo que en el momento del incidente presentó una queja formal a través de una oficina de personal del Senado. En ella, dijo, se quejó de acoso pero no alegó que hubiera ocurrido un abuso.

En ese momento, la ley federal establecía procedimientos para las denuncias de acoso o discriminación en el empleo por motivos de género, lo que habría llevado a una audiencia por parte de una junta de funcionarios. Pero este proceso no se puso en marcha luego de la queja de Reade.

NBC News ha hablado con Reade varias veces desde que presentó la acusación de agresión y también con cinco personas con las que ella dijo haber compartido diversos grados de detalle a través del tiempo. Tres de esas personas dijeron en conversaciones grabadas que no recuerdan ninguna charla con Reade.

Una cuarta persona, que habló bajo condición de anonimato, dijo que la mujer le contó sobre la presunta agresión en aquel momento. Esa persona, que pidió a NBC News ocultar su nombre por temor a afectar negativamente su negocio, dijo que recuerda que Reade le dijo que habló con sus superiores en la oficina de Biden sobre el acoso, pero no la agresión. También recordó que Reade le dijo que había presentado una queja formal por escrito ante una oficina de personal del Senado en ese momento.

Una quinta persona, que también habló con NBC News de forma anónima, recordó que Reade le dijo a mediados de la década de 2000 que Biden había actuado de forma inapropiada y la había tocado cuando trabajó en su oficina, pero que no detalló la presunta agresión. Reade dijo que también le contó a su madre, quien ya falleció, y a su hermano, quien le dijo a The Intercept que recuerda haber sido informado sobre el incidente en ese momento.

Reade mencionó a varios antiguos empleados de Biden, incluido su exjefe de gabinete, Ted Kaufman, y su asistente ejecutiva por mucho tiempo, Marianne Baker, quienes ella asegura que fueron informados sobre el acoso en ese momento, pero ambos dijeron que no recuerdan la queja. La campaña de Biden ha dicho que la supuesta agresión "no sucedió en lo absoluto".

Cuando se le preguntó sobre la acusación de Reade el jueves, el presidente Donald Trump dijo que no estaba informado al respecto, pero que Biden debería responder. “Podrían ser acusaciones falsas, sé todo sobre acusaciones falsas. Me han acusado falsamente en numerosas ocasiones", dijo Trump.

El mandatario ganó la presidencia en 2016 a pesar de enfrentar múltiples acusaciones de conducta sexual inapropiada y agresión sexual. En las semanas previas al día de las elecciones generales también surgió una grabación de Trump presumiendo sobre haber agredido sexualmente a una presentadora de Access Hollywood

Hace poco más de un año, una exlegisladora de Nevada, Lucy Flores, contó que Biden la había tocado y besado inapropiadamente sin su consentimiento. Flores fue la primera de varias mujeres que pronto daría este paso al frente y, en entrevistas con NBC News y otros medios en ese momento, relataron cómo el contacto físico cercano a este político autodescrito como “con tacto” las hizo sentir incómodas.

Biden, quien estaba a punto de lanzar su campaña, reconoció entonces que "las normas sociales están cambiando" y "los límites de la protección del espacio personal se han restablecido", y dijo que sería "mucho más consciente" de su conducta en el futuro.

Ninguna de esas mujeres acusó a Biden de cruzar la línea y agredirlas sexualmente. Esto incluye a Reade, quien en un artículo publicado el 3 de abril de 2019 en The Union, el periódico de su localidad en el condado de Nevada, California, dijo que la había tocado inapropiadamente mientras trabajaba en su oficina, frotándole el cuello de una manera que la hizo sentir incómoda, y que le pidieron que sirviera bebidas en una recaudación de fondos porque le dijeron que Biden, entonces senador, pensaba que tenía buenas piernas.

Vea también:

Hillary Clinton respalda a Joe Biden como candidato demócrata: "No puedo esperar a que sea presidente"

Barack Obama entrega su respaldo a Biden: "Tiene la experiencia para guiarnos en los momentos más oscuros"