IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Trump ordena a las procesadoras de carne que se mantengan abiertas para evitar escasez en los supermercados

Empresas clave de la industria cárnica han advertido de que la pandemia amenaza con diezmar la producción en las plantas, donde más de una decena de trabajadores han fallecido por complicaciones del COVID-19.
/ Source: Telemundo

WASHINGTON.— El presidente, Donald Trump, ha firmado este martes una orden ejecutiva que obliga a las procesadoras de carne a mantenerse abiertas para evitar una escasez de productos en los supermercados, tras las advertencias de compañías de que la cadena de suministros de carne “se está rompiendo” debido a la pandemia del coronavirus.

[Nuestra cobertura completa sobre el coronavirus]

La orden ejecutiva, que se enmarca dentro del Acta de Producción de Defensa (DPA, en inglés), obliga a las empresas procesadoras de carne a mantener en pie sus operaciones, al considerarlas parte clave de la infraestructura nacional.

Trump firmó la orden ejecutiva dos días después de que John Tyson, presidente de la junta directiva de la empresa Tyson, advirtiera en anuncios pagados en diarios nacionales que la industria atraviesa un declive en la producción debido a la pandemia, y eso causaría interrupciones en los suministros.

Tyson y otras principales empresas de la industria, como JBS, Smithfield Foods y Cargill, han tenido que cerrar algunas de sus plantas de forma intermitente debido a la pandemia. Según el sindicato United Food and Commercial Workers International (UFCW),  el cierre de plantas ha conducido a una caída del 10% en la producción de carne vacuna y del 25% en la de la carne porcina. 

Los sindicatos, sin embargo, destacan que las empresas debieron tomar medidas para proteger a sus empleados antes de que la pandemia llegara a sus puertas. Se calcula que al menos 20 empleados han fallecido del COVID-19, y más de 5,000 han sido hospitalizados o presentan síntomas, según el UFCW.

Durante una rueda de prensa, Trump dijo que su Administración ha trabajado con la empresa Tyson para elaborar la orden ejecutiva, aunque no explicó qué tipo de protecciones incluirá para la industria. 

El mandatario firmó la orden ejecutiva de cinco páginas pese a que, la semana pasada, había indicado que la cadena de suministros de carne “está completamente segura” y en “gran forma".

En ese sentido, la Casa Blanca ha hecho énfasis en que no existe por ahora una escasez de carne y pollo, pero el objetivo es adelantarse a la posibilidad de que la industria reduzca sustancialmente su capacidad de producción.

“Lo vemos como una urgente necesidad y no tiene que haber pánico sobre el suministro de alimentos”, especialmente cuando el país intenta reactivar la economía y mitigar el daño de la pandemia, dijo un funcionario.

Un hombre compra carne en un supermercado en Washington, D.C: el 28 de abril de 2020. Expertos de la industria advierten de una posible escasez de carne, pollo y cerdo debido a que muchas plantas procesadoras de carne han cerrado temporalmente debido a la pandemia de coronavirus. Tyson Foods publicó un anuncio pagado de página entera el domingo pasado  en varios periódicos nacionales, en el que advirtió de que la cadena de suministro de alimentos está al borde del colapso. (Photo by Drew Angerer/Getty Images)Getty Images / Getty Images

La medida, reportada primero por la agencia Bloomberg, se produce en unos momentos en que el número de casos confirmados del coronavirus en Estados Unidos superó el millón, y la industria cárnica, en particular ha cerrado algunas plantas debido a brotes entre centenares de trabajadores. 

El cierre de plantas procesadoras ha reducido sustancialmente la producción. Según observadores, la pandemia ha golpeado especialmente a las plantas procesadoras de cerdo en la zona central del país.

Otro funcionario precisó que la Casa Blanca trabaja con el Departamento del Trabajo para establecer “normas de seguridad y guías” para resguardar la seguridad de los trabajadores en la línea de producción.

Tal como han exigido los sindicatos en las últimas semanas, las guías federales también darán prioridad a trabajadores que corren un mayor riesgo de tener complicaciones por el COVID-19, especialmente los mayores de 65 años, o que tienen condiciones médicas, de manera que puedan quedarse en casa.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades y la Administración federal para la Salud y Seguridad Ocupacional emitieron recientemente unas guías  para proteger a los trabajadores en el sector. 

Según dijo una fuente de la Administración Trump a la cadena NBC,  la orden ejecutiva obedece a que varias empresas, entre éstas Tyson, discutieron en días recientes la posibilidad de mantener abiertas sólo el 20% de las instalaciones.

Sindicatos exigen más protecciones

Marc Perrone, presidente internacional del sindicato UFCW,  señaló en un comunicado que es urgente “dar prioridad a la seguridad de estos trabajadores”.

“Aunque compartimos la preocupación por la cadena de suministros de alimentos, la orden ejecutiva… debe poner de primero la seguridad los trabajadores en las procesadoras de carne”, porque sin ellos “no hay seguridad en esta cadena”.

Perrone consideró que la Administración Trump debe obligar a las empresas a que provean a sus empleados equipos de protección “del más alto nivel”; pruebas de diagnóstico a diario; distanciamiento físico en el trabajo, y días de enfermedad con pago para aquellos que se enfermen.

Además, el gobierno debe enviar a inspectores federales a las plantas procesadoras para vigilar el cumplimiento de las normas laborales, y los trabajadores deben tener acceso a representación sindical para hacer valer sus derechos, dijo.

Richard Trumka, presidente de la federación sindical AFL-CIO, dijo en Twitter que obligar a las empresas a continuar su ritmo de producción sin tener las debidas protecciones es algo "equivocado y peligroso", y secundó la idea de Perrone de resguardar la seguridad de los trabajadores. 

 Por su parte, Stuart Appelbaum, presidente del sindicato de Tiendas Minoristas, de Mayoreo y Departamentos (RWDSU, en inglés), acusó a la Administración de interesarse más por los productos cárnicos que por la vida de los trabajadores. 

“Cuando las plantas procesadoras de pollo cierran, es para hacer una limpieza profunda y para salvar la vida de los trabajadores. Si la Administración hubiese elaborado requisitos de seguridad significativos temprano, como debieron hacerlo y aún deben hacerlo, esto no se hubiese convertido en un problema", dijo Appelbaum.

"Los empleadores y el gobierno deben hacer una mejor gestión. Si quieren que la cadena de suministros de carne y pollo se mantenga saludable, tienen que asegurarse de que sus trabajadores estén sanos y salvos", puntualizó. 

Vea también: 

Estados Unidos está cerca del desabastecimiento de carne debido al cierre de plantas procesadoras por el COVID-19

El fin de las cuarentenas en varios estados dispara la previsión de muertes por la pandemia del coronavirus