Un hombre pasa 17 años en prisión por una condena injusta. Al salir, se autoaísla por el coronavirus

Kevin Harrington fue sentenciado junto a otro hombre tras la coacción de la policía a una testigo. En la prisión donde estaba entre rejas se registraron al menos 84 casos de coronavirus.
Kevin Harrington
Kevin Harrington se encuentra haciendo una cuarentena de 14 días en un hotel en Michigan.Ali Lapetina / for NBC News

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Kevin Harrington pasó 17 años entre rejas por un asesinato que no cometió. El pasado martes, un juez desestimó su condena y le exoneró de la cadena perpetua después de que los fiscales determinaran que un testigo clave fue coaccionado para implicarle él y a un segundo hombre. Un grupo de amigos y familiares le esperaba afuera del Centro Correccional Macomb de Michigan. Pero Harrington no pudo abrazarlos. Todavía no puede irse a casa.

Debido a un brote de coronavirus en la prisión, el exrecluso de 37 años tomó la decisión de encerrarse en un hotel para pasar un cuarentena de 14 días. Una especie de confinamiento más agradable de lo que estaba acostumbrado.

En la habitación del hotel a penas tiene pertenencias. Solo atesora los pocos bienes con los que salió de la carcel: un poco de ropa, un folleto devocional cristiano y fotos de su familia. "Ahora podría hacer pedidos a domiclio a Grubhub. Podría ver Netflix. Puedo dormir en una cama cómoda y agradable. Ha sido hermoso", señaló Harrington a NBC News por teléfono desde su habitación de hotel.

[Un hombre de Texas cerca de ser exonerado de una cadena perpetua gracias a un algoritmo informático]

"Es todo lo que tuve en los 17 años, seis meses, dos días y 35 minutos que pasé encarcelado injustamente. Me gusta llamarlo secuestro. Porque el secuestro es llevar a alguien a un lugar contra su voluntad. Solo pido que si hubo un acto criminal durante el juicio, haya responsabilidades", explicó Harrington.

Kevin Harrington sale de la Instalación del Centro Correccional de Macomb de Michigan después de pasar 17 años tras las rejas.Courtesy of Harrington family

A finales de septiembre de 2002 el cuerpo de un hombre llamado Michael Martin fue encontrado en un campo cerca de su edificio en la ciudad de Inkster. Los investigadores interrogaron a una mujer del lugar que hizo declaraciones contradictorias de lo que observó, pero insitió en que no tenía idea de quién ejecutó a Martin.

"Te levantaste en medio de la noche y viste algo", le dijo el detective de la policía de Inkster Anthony Abdallah durante una entrevista en la sede de la policía, según una transcripción. "No, no lo hice", contestó la mujer.

Durante el interrogatorio, el policía pareció amenazar a la testigo: "No queremos dejarte aquí y que alguien se lleve a tus hijos, ¿de acuerdo?", le dijo. Finalmente claudicó y le confesó a los investigadores que vio a Harrington y a un segundo hombre, George Clark, asaltar a Martin y arrastrarlo a un campo. Luego escuchó disparos. Harrington tenía 20 años y Clark 31 en el momento de su detención. Habían crecido en el mismo bloque de viviendas, pero a penas se conocía.

En su juicio, la testigo negó haber presenciado el disparo o haberlo escuchado, pero admitió haber implicado a Harrington y Clark en una audiencia previa, según un resumen del juicio en el tribunal de apelaciones. No había evidencia física que vinculara a Harrington o Clark con el asesinato, pero el jurado los encontró culpables.

Harrington fue sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional en febrero de 2006. "No tuve tiempo de enojarme, amargarme. Tenía que pelear", señaló Harrington.

La Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan comenzó a investigar su caso en 2009. En 2015, sin embargo, todas las apelaciones de Harrington se habían agotado y parecía que su destino no iba a cambiar. Pero el otoño pasado, la Unidad de Integridad de Convicción de la Oficina del Fiscal del Condado de Wayne abrió una investigación sobre el caso.

[Fue a prisión por matar a su novia de 15 años. Nueva evidencia de un zapato ensangrentado puede liberarlo]

Tras una investigación de seis meses descubrió un "patrón de comportamiento del detective que lideró el caso que implicaba amenazar y coaccionar a varios testigos", según un comunicado de la oficina del fiscal. La unidad concluyó que Harrington y Clark no recibieron juicios justos como resultado de la conducta del detective.

La Universidad de Michigan recomendó que se anularan las condenas y se desestimaran los cargos. "Toda la evidencia indica que fue un caso de mala conducta policial. Habiendo investigado este caso durante más de una década, creemos firmemente en la inocencia del Clark y Harrington", anunció un estudiante de derecho de segundo año que comenzó a trabajar en el caso en 2009.

Abdallah fue el detective principal en el caso y ahora es un oficial de policía en el suburbio de Harper Woods en Detroit. Declinó hacer comentarios a NBC sobre la condena y la posterior exoneración.

Kevin Harrington.Ali Lapetina / para NBC News

 

Clark fue liberado de la instalación correccional de Lakeland el 9 de abril, pero su madre nunca tuvo la oportunidad de verle caminar libre: murió en 2004, solo dos años después del arresto de su hijo.

La prisión donde estuvo recluido ha registrado 393 prisioneros contagiados por el virus y nueve muertes, según el Departamento de Correcciones de Michigan. En el Centro Correccional de Macomb, donde se encontraba Harrington, 84 reclusos dieron positivo y cuatro murieron a causa de la pandemia.

Clark y Harrington planean demandar al estado por 50,000 dólares por cada año que estuvieron en prisión bajo la Ley de Compensación de Encarcelamiento Injusta del estado. Su abogado, Wolfgang Mueller, también planea presentar una demanda contra la ciudad de Inkster y los detectives principales. "Espero que la policía rinda cuentas", declaró Mueller.

Reflexionando sobre la cuarentena que se ha autoimpuesto, Harrington cree que pasar unos días en el hotel le da la oportunidad de prepararse antes de salir a la calle: "Lo veo como un capítulo cerrado en mi vida. Ahora es casi como un período de transición para mí", concluyó por teléfono desde su habitación de hotel.

Con información de NBC News y The Detroit News.

Lea también:

Esta sanitaria de Detroit murió tras ser rechazada para la prueba del coronavirus cuatro veces, según su hija

Fueron condenados en la adolescencia por un homicidio. Estos tres hombres han sido exonerados después de 36 años

Fue asesinada hace 35 años en Florida. Gracias al ADN de un cigarrillo hay un sospechoso