Este tratamiento "prometedor" podría ayudar en los primeros días del contagio, según médicos

La hidroxicloroquina no ha resultado beneficiosa hasta ahora con pacientes que ya están muy enfermos de coronavirus. Muchos expertos sospechan que podría funcionar mejor en los primeros días de la infección.
Un bote de hidroxicloroquina.
Un bote de hidroxicloroquina.AP Photo/David J. Phillip

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Por Erika Edwards - NBC News

La orientación del gobierno federal sobre el uso de emergencia del medicamento antipalúdico hidroxicloroquina para pacientes contagiados de coronavirus puede haber hecho que el fármaco se convierta en un fracaso.

El motivo es que la guía limita su uso a aquellos lo suficientemente enfermos como para ser hospitalizados. Sin embargo, muchos médicos sospechan que si el medicamento resulta beneficioso, puede funcionar mejor desde el principio de la enfermedad.

"Ese es el caso de cualquier terapéutico", afirmó el doctor George Díaz, especialista en enfermedades infecciosas en el Providence Regional Medical Center en Everett, Washington. "Generalmente, cuanto antes lo use, más efectivo será", aclaró.

Los tratamientos antivirales funcionan al reducir la cantidad de virus en el cuerpo. Se administran mejor desde el principio, ya que los síntomas comienzan y la carga viral sigue siendo baja. Por ejemplo, Tamiflu, un antiviral utilizado para tratar la gripe, funciona mejor cuanto antes lo tome el paciente.

[¿Hay tratamientos contra el coronavirus? Respondemos sus preguntas]

"Cuando se le da a alguien que ya está súper enfermo, es probable que no tenga impacto porque el daño ya está hecho", afirmó el doctor Ken Lyn-Kew, neumólogo del departamento de cuidados críticos del National Jewish Health, un hospital de Denver.

Un puñado de médicos de cuidados críticos en todo el país han confirmado a NBC News que no han visto evidencias de que el medicamento esté ayudando a sus pacientes más enfermos en cuidados intensivos.

"Lo hemos estado usando, pero no hemos observado ninguna eficacia", explicó el doctor Hugh Cassiere, neumólogo y director médico de los Servicios de Atención Respiratoria en el Hospital de la Universidad de North Shore en Long Island (Nueva York), foco de la pandemia en Estados Unidos.

"No estoy convencido de que funcione", dijo Lyn-Kew, y agregó: "No he visto a nadie tener nada cerca de lo que llamaría una recuperación milagrosa debido a la hidroxicloroquina".

En Louisiana, el doctor Josh Denson, médico de medicina pulmonar y cuidados críticos en el Centro Médico de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans, señaló que "muchos pacientes están bien y lo toleran", pero "no cree que eso haga la diferencia".

"Lo estamos usando. Es todo lo que tenemos", apuntó Denson. Louisiana también ha sido duramente golpeado por el coronavirus, con al menos 16,284 casos y 582 muertes.

"No puedo decir que crea que es un agente efectivo en este momento", agregó Díaz, del Centro Médico Regional de Providence en el estado de Washington. Díaz participó en el tratamiento del primer paciente en el país diagnosticado con el coronavirus.

¿Nuevo uso para un medicamento antiguo?

La hidroxicloroquina, y un compuesto relacionado llamado cloroquina, es un medicamento que ha existido durante décadas. Se usa para tratar la malaria, así como ciertas enfermedades autoinmunes, incluida la artritis reumatoidea con lupus.

El presidente Donald Trump y otros líderes políticos y corporativos han promocionado el uso de la medicación después de que algunos estudios pequeños sugirieran que podría ser eficaz contra el coronavirus.

El mes pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en sus siglas en inglés), emitió una autorización de uso de emergencia, permitiendo a los proveedores de atención médica usar el medicamento, a pesar de que no ha sido aprobado como un tratamiento específico contra la pandemia. No está claro cuántos hospitales en todo el país han probado la hidroxicloroquina.

"El UC San Diego Health no respalda el uso de medicamentos que no tienen evidencia científica de seguridad y eficacia", escribió el sistema hospitalario en un correo electrónico a NBC News, agregando que los investigadores que se están preparando para participar en ensayos clínicos para hacer sus propios estudios del fármaco.

Los médicos de cuidados críticos de Northwestern Medicine en Chicago tampoco lo están usando. "Según nuestro equipo de la Unidad de Ciudados Intensivos (UCI), los datos que respaldan su uso son insuficientes para el uso rutinario, particularmente cuando un paciente enferma gravemente", argumentó el doctor Ben Singer, profesor asistente de medicina en atención pulmonar y crítica la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern.

Esta semana, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés) retiraron su orientación para el uso de hidroxicloroquina para combatir el coronavirus en el sitio web de la agencia, ya no ofrece recomendaciones para la dosificación. Los CDC también han eliminado información sobre esos primeros estudios del medicamento.

Lo que dice la ciencia

Uno de los primeros estudios que analizó la hidroxicloroquina como un posible tratamiento para la pandemia salió de China a principios de febrero. Ese estudio analizó cómo se comportaba el medicamento a nivel celular, pero no examinaba cómo funcionaría en los pacientes.

Pequeños estudios de China y Francia más tardíos insinuaron que el medicamento puede ser efectivo en el tratamiento de pacientes con COVID-19. Sin embargo, la revista que publicó el estudio francés comunicó más tarde que el artículo no cumplía con el estándar esperado.

Pero "esos informes hablaban de pacientes que recibieron un medicamento en particular y luego mejoraron. Sabemos que la mayoría de las personas con COVID-19 mejoran por sí mismas", dijo el Dr. Wesley Self, médico de emergencias del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en Nashville. , Tennessee, que estudia el fármaco.

"Si tomas a esas mismas personas y no les das medicamentos, muchos de ellos ofrecerían tasas similares de recuperación", afirmó Self. En otras palabras, es posible que esos pacientes hayan mejorado clínicamente, tanto si obtuvieron hidroxicloroquina o no.

Además, esos estudios se publicaron en línea antes de someterse a lo que se llama revisión por pares, lo que significa que otros científicos no tuvieron la oportunidad de analizar los datos y señalar posibles fallos. La revisión por pares se considera esencial para la investigación de calidad.

"La gente toma estos pequeños estudios y los cita como si fueran el Evangelio", se lamentó Lyn-Kew. "Necesitamos ciencia real detrás de esta enfermedad", agregando que los médicos están "desesperados por encontrar algo que ayude a la población".

La ciencia por venir

Los médicos de todo el país están investigando, en tiempo real, para ver si el medicamento podría ser beneficioso para tratar casos graves o incluso prevenir infecciones por coronavirus.

Investigadores del centro médico neoyorquino NYU Langone y el Centro Médico de la Universidad de Washington en Seattle están reclutando a 2,000 personas que han estado en contacto con pacientes infectados pero que no han desarrollado síntomas. Los participantes recibirán hidroxicloroquina o vitamina C todos los días durante dos semanas, y se someterán a pruebas periódicas para detectar la enfermedad.

El estudio "podría proporcionar respuestas para el verano sobre si una dosis preventiva del medicamento es segura y efectiva", según un comunicado de prensa publicado por el NYU Langone. "Si es así, la estrategia podría dar a los funcionarios de salud un impulso muy necesario para desacelerar la transmisión de persona a persona".

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, declaró el lunes pasado que los médicos del estado están avanzando con las pruebas de hidroxicloroquina para pacientes con COVID-19 porque "ha habido evidencia superficial de que es prometedor".

Pero hasta que haya una investigación definitiva y sólida sobre el tema, los médicos tienen pruebas muy vagas sobre la efectividad de la hidroxicloroquina. Algunas detalles sugieren un beneficio, otros no.

Self, de Vanderbilt, lidera un ensayo clínico aleatorio que investiga el medicamento. Los pacientes serán seleccionados al azar para recibir hidroxicloroquina o un placebo. Ni los pacientes, ni los médicos, ni las personas que evaluarán los resultados al final del proyecto sabrán qué pacientes recibieron la medicación real y qué pacientes recibieron una pastilla falsa.

Diez pacientes han sido inscritos en los últimos cuatro días. Pero "es demasiado pronto para saber si el medicamento está funcionando o no", recordó Self.

Potencial de daño y esperanza

Todos los medicamentos tienen posibles efectos secundarios. La hidroxicloroquina no es diferente. El medicamento puede provocar latidos cardíacos irregulares, que pueden ser mortales en algunos pacientes. Las personas muy enfermas en las unidades de cuidados intensivos pueden correr un riesgo particular porque tienden a ser más susceptibles a los efectos secundarios de los medicamentos en general, según Self. "Tenemos que entender si los efectos secundarios de este medicamento son peores que cualquier mejora que pueda aportar", apuntó Self.

Debido a que se cree que el medicamento podría funcionar mejor desde el principio, el estudio de Vanderbilt solo está inscribiendo a pacientes dentro de los 10 días primeros días de desarrollo de síntomas de la enfermedad, como tos, fiebre, fatiga extrema o falta de aliento.

La hidroxicloroquina "claramente promete". dijo Self. "Pero necesitamos los datos de los ensayos clínicos para comprender qué está haciendo en nuestros pacientes. Tenemos el deber de saber eso antes de comenzar a recetarselo a miles y potencialmente millones de personas", concluyó.

Lea también:

¿Cuánto cuesta recuperarse del coronavirus en Estados Unidos?

Autoridad sanitaria alerta contra el uso de la cloroquina para prevenir y tratar el coronavirus. Un hombre murió por ello