IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Enferman de COVID-19 varios niños migrantes en refugios del Gobierno. Activistas piden que vuelvan con familiares

Sólo 23 de los 3,100 menores bajo custodia del Departamento de Salud han recibido la prueba del coronavirus. Entre los empleados que los cuidan hay una veintena de contagios.
/ Source: Telemundo

WASHINGTON.— Cinco niños migrantes que cruzaron solos la frontera se han contagiado con el coronavirus en albergues del Gobierno, y aún con las medidas adoptadas por el Departamento de Salud, de quien dependen, más menores están en riesgo y deben ser entregados a sus padres, según han denunciado activistas. 

[Nuestra cobertura completa sobre el coronavirus]

Al igual que ocurre en cárceles locales, estatales y federales, y en los centros de detención de inmigrantes, las condiciones de encierro en los albergues de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR, en inglés), que depende del Departamento de Salud, ponen en peligro la salud de los niños que llegan al país ilegalmente y sin ningún adulto acompañándoles.

Por ley, los niños que cruzan solos la frontera pasan a la custodia de ORR, que los coloca en su extensa red de más de un centenar de albergues del gobierno e instalaciones bajo contrato federal.

[Pesadillas, niños que mojan la cama y padres desesperados: las consecuencias de la separación de familias migrantes no han terminado]

El 72% de los menores no acompañados alojados en albergues del gobierno son jóvenes entre 15 y 17 añosFoto cortesía de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Recursos Humanos / Noticias Telemundo

Consultada por Noticias Telemundo, ORR dijo que, hasta la fecha, sólo ha administrado las pruebas de coronavirus a 23 niños no acompañados, de un total de aproximadamente 3,100 menores bajo su custodia.

Cinco han dado positivo o están posiblemente contagiados, según ORR, en dos instalaciones en Nueva York; otros 15 dieron negativo, y tres aún aguardan los resultados.

Los que no presentan síntomas de enfermedades respiratorias pero afrontan un mayor riesgo debido a sus lugares de procedencia son aislados y monitoreados durante 14 días, mientras que los que están enfermos son trasladados a áreas de aislamiento y sometidos a una prueba.

En general, los niños no acompañados que llegan por primera vez a los albergues reciben un examen físico y vacunas en un plazo de 48 horas, indicó ORR. 

Según la agencia, los niños reciben la prueba de diagnóstico sólo si un proveedor de salud o un departamento de salud pública la recomienda. En el supuesto de que un niño desarrolle síntomas, las autoridades lo aíslan del resto de los menores mientras aguardan los resultados.

Los niños no acompañados reciben un extenso examen médico al solo ingresar a los albergues del gobierno, según la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Recursos HumanosFoto cortesía de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Recursos Humanos / Noticias Telemundo

La agencia señaló que también hay 18 casos confirmados de empleados en programas de ORR en cuatro estados. 

No es lugar para niños 

Expertos consultados hoy por Noticias Telemundo coincidieron en que, aún con las medidas de protección, estos albergues encierran un alto riesgo de contagio, y no son lugar para niños.

John Sandweg, exdirector del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés), afirmó que, aunque las condiciones en los albergues son menos estrictas que en centros de detención, ORR "absolutamente" debe entregar a los niños a sus familiares siempre que sea posible.

"Es una situación complicada porque, si no hay patrocinadores disponibles, los niños permanecen en los albergues... allí tienen más libertad de movimiento, y más capacidad de distanciamiento social", pero siguen apartados de sus familias, enfatizó Sandweg, ahora director de asuntos migratorios en la firma Nixon Peabody.

Por su parte, Helena Olea, asesora de derechos humanos de Alianza Américas, dijo que, en el caso de los niños, "la alternativa a la detención es muy sencilla: dejarlos a cargo de sus familiares, porque el lugar de los niños es con sus familias”.

“Es importante recordar que las audiencias (para sus casos) están suspendidas, de manera que la detención se va a prolongar y los riesgos de contagio sólo aumentarán”, advirtió.

Krish O’Mara Vignarajah, presidenta de Lutheran Immigration and Refugee Service, una organización que administra programas para grupos de entre 10 y 20 niños, destacó la importancia de promover la reunificación familiar, y asegurar que los niños reciban acceso a servicios educativos, de cuidado médico y asistencia legal.

“Durante estos tiempos difíciles, creemos que el mejor lugar para los niños es un hogar donde reciben amor y están rodeados de sus amigos y familiares”, puntualizó.

Piden ayuda de las cortes 

El mes pasado, el Center for Human Rights & Constitutional Law urgió a un tribunal federal en Los Angeles (California) que ordene al Gobierno de Donald Trump dejar en libertad a niños no acompañados que lleven más de un mes en los albergues, o los transfiera a sitios donde sí se pueda practicar el “distanciamiento social”.

Varios estudios han demostrado que los niños no acompañados ya sufren problemas de salud física y mental al ingresar a sitios de confinamiento lejos de sus familias, que ahora los pondrían en mayor riesgo de contagio del COVID-19, según activistas.

Lo sensato en este caso, según el grupo defensor de los derechos humanos, es que ORR traslade a los niños a sitios más amplios donde puedan practicar aislamiento social o, de lo contrario, los entregue a padres o familiares que tengan en Estados Unidos.

Según estadísticas del Departamento de Salud en el año fiscal 2019, el 72% de los menores bajo custodia tienen entre 15 y 17 años. Un 12% son menores de 13 y 14 años; los bebés y niños hasta 12 años conforman el 16% restante.

Las autoridades afirman que los menores reciben horas de recreación al aire libre, atención médica y otros recursos, pero los activistas replican que éstos deben ser entregados a sus familiasFoto cortesía de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Recursos Humanos / Noticias Telemundo

Durante años, las autoridades han organizado giras de periodistas en los albergues pero no les permiten tomar fotos o videos ni hacer entrevistas con los niños y jóvenes, por lo que ORR provee su propio material gráfico. 

Suspenden ciertos traslados

Debido a la pandemia, ORR ha suspendido el traslado de niños no acompañados a sitios en California, Nueva York y Washington, los tres estados con los mayores brotes de COVID-19.

Cuando recibe nuevos casos de parte del Departamento de Seguridad Nacional, la agencia da prioridad al traslado de niños a sitios locales “para limitar los viajes aéreos cuando sean posible”.

 La ORR continúa entregando a los niños a sus padres y demás familiares en todo el país, con la excepción de Nueva Yorkaunque ha iniciado consultas con las autoridades sanitarias y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), para determinar los próximos pasos.

 Desde comienzos del mes pasado, los albergues han puesto en marcha diversas medidas para el manejo del COVID-19 y así limitar su propagación, por lo que los niños reciben un chequeo de temperatura dos veces al día.   

Si un niño registra una temperatura superior a 100 grados Fahrenheit, el albergue entonces debe reportar el caso a ORR. También se toma la temperatura a todas las personas que ingresan a las instalaciones, entre otras medidas de prevención.

Lea también: 

Los chicos están bien, pero encerrados

ICE alista la puesta en libertad de 600 inmigrantes vulnerables a la pandemia del COVID-19

"No puedo manejar esta situación". Doctores que tratan a migrantes en la frontera dejan sus empleos