Cervecerías hacen desinfectante y marcas de lujo cosen mascarillas: así reaccionan las empresas a la escasez por el COVID-19

Compañías de autos como Ford y General Motors han sido llamadas a fabricar respiradores para los pacientes de coronavirus en cuidados intensivos. Marcas de alta costura confeccionan mascarillas y batas de hospital. Conversamos con empresarios que se han reinventado para responder a la falta de insumos en la lucha contra el virus.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Por Jorge Carrasco

En las afueras de la cervecería Unbranded Brewing Co. —ubicada en la comunidad hispana de Hialeah, Florida— la línea de autos estacionados la tarde del viernes le daba la vuelta a la cuadra y seguía un poco más. Sin embargo, los cientos de residentes que llegaban al lugar no iban tras la cerveza artesanal del negocio, sino tras uno de los productos más escasos y perseguidos en los tiempos del coronavirus: el desinfectante para manos.

“Nuestras operaciones se vieron afectadas por el COVID-19 y aún nos quedaba un galón de isopropanol (un tipo de alcohol usado para esterilizar), así que decidimos darle un nuevo propósito”, cuenta a Noticias Telemundo Lance Aschliman, uno de los dueños del negocio.

[Así te contamos lo último sobre la pandemia del coronavirus] 

Él calcula que unas 1,000 botellas, de 12 onzas cada una, fueron entregadas gratuitamente ese día. Los propios trabajadores de Aschliman, ataviados en nasobucos, se acercaron a las ventanillas de los autos para repartir una por persona. La policía tuvo que estar presente, para evitar situaciones violentas como las que se han visto en establecimientos del país debido al acaparamiento y la escasez de ciertos productos de primera necesidad, a raíz de la pandemia.

La cervecería Unbranded Brewery de Hialeah, Florida, regaló unas 1,000 botellas de desinfectante para manos a los residentes ávidos que se acercaron al lugar. Cortesía de Unbranded Brewery

“El desinfectante de manos no es un producto difícil de producir. De hecho queremos hacer más, pero las materias primas escasean mucho por estos días”, dice el empresario. “De cualquier forma, estamos muy felices de haber podido contribuir con la comunidad”.

Este producto, que en condiciones normales se consigue por un par de dólares la botella, llegó a cotizarse por más de US$100 la unidad en sitios como Ebay y Amazon, donde los proveedores aprovecharon el aumento de la demanda para inflar los precios. El Fiscal General de Estados Unidos, William Barr, llegó a advertir que las autoridades federales “les tocarían la puerta” a quienes estuvieran acaparando o sacando ventaja de la crisis.

La cervecera de Hialeah no es el único negocio en el país produciendo insumos que no tienen relación alguna con su línea de trabajo, para enfrentar la escasez.

Compañías de autos como Ford y General Motors han sido llamadas a fabricar respiradores para los pacientes de coronavirus en cuidados intensivos. Conglomerados como LVMH (dueño de Louis Vuitton, Givenchy, Dior y otras marcas de alta costura) han convertido sus lujosas perfumerías en fábricas temporales de desinfectantes. Prada está haciendo decenas de miles de mascarillas de tela y batas de hospital. Y Pernord Ricard, el productor de conocidas bebidas alcohólicas como Absolut Vodka y Jameson Irish Whiskey también se han comprometido a la producción de desinfectantes de manos. La lista es mucho más amplia.

Incluso compañías de mercancía de lujo se han puesto a fabricar insumos como mascarillas, batas y guantes protectores, como el caso de la marca italiana Prada.AFP via Getty Images

Este lunes, un reporte de la oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés) corroboró las advertencias que han venido haciendo gobernadores de distintos estados y trabajadores de la salud sobre la poca preparación de los hospitales para combatir la pandemia, pues escasean kits de pruebas, implementos de protección personal, así como espacio para atender a un número cada vez más creciente de contagiados.

Se trata de la primera crítica pública de una instancia federal a la administración del presidente Donald Trump que, según el reporte, ha contribuido al caos desde su “inconsistente asesoramiento” y el discurso repetido de que los gobernadores están pidiendo más de lo que en verdad necesitan.

El documento, que se basa en entrevistas telefónicas a 343 hospitales en 46 estados, describe a trabajadores de la salud produciendo desinfectantes a partir de líquidos de hacer ultrasonidos, comprando mascarillas a talleres de mecánica y salones de belleza y teniendo que usar bolsas de basura a falta de batas médicas. Además de los insumos mencionados, los hospitales reportaron que no tienen suficientes postes para terapia intravenosa, ropa de cama, papel higiénico y comida.

Estados Unidos, el país con más casos de coronavirus en el mundo, ya cuenta casi 400,000 contagios y más de 11,000 muertes, según el conteo de NBC News.

Un país no preparado

Otro negocio en el sur de Florida, una compañía de uniformes llamada ICO Uniforms y que emplea fundamentalmente a latinos, dejó de fabricar la ropa de clientes como Marriott y otros en el sector hotelero y corporativo para poner a sus costureros a coser mascarillas protectoras de algodón y poliéster.

“La fabricación de uniformes está completamente varada, pues nuestros principales clientes han dejado ir a la mayoría de sus trabajadores. En este momento lo único que confeccionamos es mascarillas”, comenta a Noticias Telemundo Diana Patiño, la directora de diseño de esta empresa con sede en Miami.

ICO es una empresa de uniformes en el sur de Florida que por estos días solo fabrica mascarillas. La demanda ha sido tan alta que tienen una lista d eespera. Cortesía de ICO Uniforms

Hace apenas una semana pusieron el nuevo producto en su página web para probar la demanda y, como si se tratara de la edición limitada de un auto de lujo, ahora la empresa tiene incluso una lista de espera para estas mascarillas.

“Hacemos unas 1,000 al día, pero no son suficientes”, dice Patiño. La empresa vende un paquete de tres por US$30. Los paquetes incluyen cinco filtros que van incorporados en un bolsillo de la máscara y que, según recomendaciones de amigos en el sector de la salud, proveen una mayor protección.

Los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC) recomendaron al público general el uso de cualquier trozo de tela para prevenir contagios, pero sobre todo como forma de reservar las mascarillas especiales quirúrgicas y N95 para el personal médico.

Decenas de médicos entrevistados por NBC News en marzo dijeron que los CDC han relajado las recomendaciones sanitarias ante la escasez, lo cual pone en mayor riesgo la vida de enfermeras, médicos y otros. Muchos de ellos han sido orientados a reusar estos y otros implementos de protección personal como batas, guantes y lentes de seguridad.  

Más de 150 médicos y enfermeras entrevistados por NBC News dijeron estar preocupados por su seguridad, pues la escasez de implementos de protección los expone al contagio cuando tratan con pacientes infectados.NBC News

El tema de los respiradores artificiales ha tenido un lugar especial en la crisis, pues tampoco hay suficientes. La escasez de estos artefactos incluso ha desatado pleitos políticos entre Trump y líderes estatales como el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien solicitó al gobierno federal unos 40,000 para hacer frente al aumento de contagios en la ciudad más infectada del país. Trump desestimó la preocupación y le respondió que no creía que fueran a necesitar tantos.

La realidad es que, aunque hubiera sido voluntad del gobierno federal enviar los respiradores, el país no tenía tantos: Estados Unidos no estaba preparado para una pandemia como la actual en muchas otras áreas. Solo meses antes de que el brote fuera importado de China a finales de diciembre, Trump despidió a casi la mitad del equipo de respuesta a emergencias de salud de la Casa Blanca.

Un reporte de esta semana también dejó al presidente expuesto, pues se supo que uno de sus principales asesores, Peter Navarro, le había enviado un memo donde advertía que "la falta de protección inmune o de una cura o vacuna dejaría a los estadounidenses indefensos en el caso de un brote de coronavirus en suelo estadounidense". Días después el mandatario seguía insistiendo en que la enfermedad era “una nueva farsa de los demócratas”.

Otro reporte de la semana pasada, elaborado por la agencia The Associated Press, muestra que las primeras alarmas de que un brote viral en China podría desencadenar una pandemia sonaron a inicios de enero, pero el gobierno tardó casi dos meses en reforzar su reserva de suministros y equipos médicos críticos para salvar vidas estadounidenses.

Desde Ralph Lauren hasta Tesla: estas empresas se apresuran a fabricar insumos para salvar vidas

La Sociedad Estadounidense de Medicina Crítica estima que 960,000 pacientes de cuidados intensivos necesitarán un respirador artificial en algún momento durante el brote de coronavirus en el país. La enfermedad respiratoria ataca los pulmones en los casos más severos, por lo que muchos pacientes necesitan respiración asistida.

A finales de marzo, Trump ordenó al gigante automotriz General Motors que fabricara miles de estos artefactos. Para eso invocó la Ley de Producción de Defensa, que permite a un presidente obligar a las empresas a fabricar productos para la defensa nacional, en situaciones de emergencia. El presidente dijo que la compañía solo había entregado 6,000 de los 40,000 que se le pautaron y que estaba pidiendo demasiado dinero por ellos.

El gigante automotriz General Motors producirá miles de respiradores para la venta. AFP via Getty Images

General Motors se asoció con el fabricante de dispositivos médicos Ventec Life Systems para construir los respiradores en la planta del fabricante de automóviles en Kokomo, Indiana. El compromiso ha sido entregar 10,000 respiradores por mes, y la posibilidad de seguir escalando la producción. Ambas compañías también dijeron que confeccionarán unas 50,000 máscaras o más al día.

Además de esta empresa, te presentamos una lista con algunas de las que ya fabrican otros insumos necesarios en Estados Unidos y fuera, ya sea en forma de donaciones o para la venta:

Tesla

El director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, anunció que la compañía de automóviles eléctricos había comprado cientos de respiradores de China y los había enviado a Estados Unidos.

"China tenía un exceso de oferta, por lo que compramos 1,255 respiradores ResMed, Philips y Medtronic aprobados por la FDA", dijo. Agregó que habían sido enviados a Los Ángeles y que la fábrica de la compañía en Buffalo, Nueva York, abrirá "tan pronto como sea humanamente posible" para producir más ventiladores allí.

Apple

El gigante tecnológico dijo que fabricará y donará millones de mascarillas a los trabajadores de la salud del país. 

Su director ejecutivo, Time Cook, anunció en Twitter su compromiso de entregar 20 millones, el doble de la cantidad que había anunciado en un inicio. 

Ralph Lauren

Ralph Lauren es una de decenas de empresas de ropa que usarán sus factorías para coser mascarillas y batas de hospital. Getty Images

La compañía de moda con sede en Nueva York dijo que fabricará 250,000 mascarillas y 25,000 batas médicas de aislamiento, además de hacer una donación caritativa de US$10 millones como contribución al alivio de la pandemia.

Gap

Gap, Inc., el propietario de marcas como Gap, Old Navy, Athleta, Banana Republic y otras, con sede en San Francisco, aseguró que fabricará mascarillas, batas y exfoliantes en sus fábricas asociadas. Planean entregar millones de Equipos de Protección Personal (PPE, en inglés) en California.

Brooks Brothers

El compromiso de esta empresa de ropa masculina de lujo ha sido producir 150,000 máscaras al día.

La empresa está en el proceso de usar sus fábricas de Nueva York, Carolina del Norte y Massachusetts en las que se confeccionan corbatas, camisas y trajes, para hacer mascarillas y batas de hospital.

Ford 

Ford es uno de los tantos fabricantes de autos alrededor del mundo que han sido llamados a la producción de respiradores para pacientes en estado crítico. dpa/picture alliance via Getty I

Como otros tantos fabricantes de autos, Ford ha sido llamado a la elaboración de respiradores artificiales para el creciente número de pacientes en cuidados intensivos que necesitan respiración asistida.

La compañía espera poder entregar 1,500 respiradores para fines de abril, 12,000 para fines de mayo y 50,000 para julio, aumentando a una capacidad de 30,000 por mes.

Nike

A finales de marzo, el director ejecutivo de la marca, John Donahoe, anunció que estaban creando prototipos de protectores faciales para ayudar a los profesionales de la salud.

La compañía ha donado unos US$17 millones para ayudar a organizaciones locales a satisfacer necesidades inmediatas, como asistencia alimentaria y atención médica.

Inditex (Zara)

Inditex, la compañía propietaria de la marca de ropa española Zara, anunció que donará mascarillas a pacientes con coronavirus y funcionarios de salud en España.

El gigante de la moda dijo que también está buscando poner sus fábricas a fa confeccionar batas de hospital.

Vea también: 

ICE promete liberar a migrantes tras denuncias de ocultamiento de contagios en sus cárceles

Ya hay más de 300,000 recuperados del coronavirus alrededor del mundo

Por qué los electores de Wisconsin tuvieron que arriesgarse a salir en medio de la pandemia de coronavirus para votar