ICE ignora los pedidos de liberar por el coronavirus a detenidos hacinados y desprotegidos en sus centros

El Servicio de Inmigración y Aduanas se niega a poner en libertad a inmigrantes sin antecedentes criminales o solicitantes de asilo, pese a crecientes denuncias de hacinamiento y otros problemas que propician el contagio del COVID-19.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: Telemundo
Por María Peña

WASHINGTON.— El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) corre el riesgo de convertir sus centros de detención en “trampas de muerte” por coronavirus, y los gobiernos en 15 estados deben obligar a la agencia a soltar a cerca de  6,000 inmigrantes bajo su custodia, afirmaron este viernes activistas de los derechos humanos.

[Nuestra cobertura completa sobre el coronavirus]

La pandemia de coronavirus ya llegó a varias de las instalaciones de ICE, infectando tanto a empleados como a detenidos, lo que ha provocado huelgas de hambre en varios centros en las últimas semanas. 

ICE ha ignorado la campaña de presión de grupos cívicos y de los propios detenidos, que han denunciado que afrontan hacinamiento, mala higiene, desprotección y escaso acceso a cuidado médico, todo un cóctel de condiciones para propagar el coronavirus.

Durante una conferencia telefónica con periodistas, los activistas destacaron la urgencia de poner en libertad si no a todos los detenidos –porque existen alternativas a la detención– al menos a los que han solicitado asilo.

“Por cada día que pasa sin que el Departamento de Seguridad Nacional ni las autoridades estatales tomen medidas, aumentan los riesgos de que los centros de detención de inmigrantes se conviertan en trampas de muerte”, advirtió dijo Ranit Mishori,  asesora médica senior del grupo Physicians for Human Rights.

Mishori, también profesora de medicina familiar de la Universidad de Georgetown, dijo que grupos como el suyo continuarán los litigios para conseguir la puesta en libertad de detenidos a través de las cortes.

Por su parte, Silky Shah, directora ejecutiva de Detention Watch Network, dijo que ICE podría poner en libertad “de inmediato” a los aproximadamente 6,000 inmigrantes que, como parte de sus trámites, han demostrado “miedo creíble” a la persecución si son deportados.

“Existen alternativas, opciones comunitarias no punitivas con las que la gente pudiera cumplir con sus audiencias de inmigración… ICE tiene toda la discreción del mundo para poner en libertad a todos”, subrayó Shah.

Decisiones “caso por caso”

Consultada por Noticias Telemundo, una portavoz de ICE, que pidió el anonimato, dijo que la agencia no ha hecho ningún cambio en su política y toma decisiones respecto a los detenidos “caso por caso”, con apego a las leyes y los reglamentos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés).  

La decisión depende de factores como el historial criminal y migratorio de los detenidos; sus vínculos comunitarios; riesgo de fuga, y si representan o no una amenaza a la seguridad pública. También evalúa alternativas a la detención y otros programas de vigilancia.

Es, en resumen, la política que ha mantenido desde que estalló la pandemia en Estados Unidos, y no prevé la puesta en libertad masiva que piden los activistas.

Por otra parte, la portavoz de ICE dijo que ha habido seis casos confirmados de coronavirus entre los detenidos, aunque no precisó cuántos de ésos puso en libertad por órdenes judiciales. También tuvo cinco casos confirmados entre empleados de ICE en los centros de detención.

Según el diario L.A. Times, sin embargo,  292 empleados del DHS han dado positivo al COVID-19, y  8,524 está en cuarentena o en "monitoreo" por posible exposición al coronavirus, dificultando las operaciones de respuesta a la pandemia.

Para el pasado 28 de marzo, el número de inmigrantes bajo custodia de ICE totalizó 35,671, de los cuales 5,991 pasaron la prueba de “miedo creíble” a la persecución o tortura si son deportados, durante el año fiscal 2019.

ICE tiene más de un centenar de centros de detención en el país, muchos de los cuales están administrados por empresas privadasFoto cortesía de "Lutheran Immigration and Refugee Service" / Noticias Telemundo

La portavoz de ICE enfatizó que, el pasado 18 de mayo, la agencia indicó que, en respuesta a la pandemia, centraría sus operativos policiales en criminales e inmigrantes que son una amenaza para la seguridad pública.

La agencia ha impuesto reglamentos de distanciamiento social “conforme sea algo práctico”, espaciando los tiempos de comida y recreación para limitar el número de detenidos congregados en un solo sitio, explicó.

Durante una audiencia el pasado 11 de marzo, el director interino de ICE, Matt Albence, precisó que, en 2019, durante otro brote de enfermedades contagiosas, como paperas o sarampión, la agencia puso en cuarentena a entre 4,000 y 6,000 detenidos.

Los activistas replican que es imposible practicar “distanciamiento social” en cárceles hacinadas, además de que ICE tiene un historial de negligencia médica, pobres condiciones higiénicas, y suministros inadecuados de productos básicos como el jabón en varios centros de detención.

Posibles hervideros del COVID-19

En una carta dirigida a 15 gobernadores, divulgada este viernes, los activistas les pidieron que tomen pasos “de inmediato” para reducir la población en los centros de detención de ICE y otras instalaciones federales.

Según los activistas, las autoridades estatales han estado a la vanguardia de la respuesta a la pandemia, al emitir órdenes de distanciamiento social; cierre de escuelas y negocios “no esenciales”; prohibición de congregaciones públicas y cuarentena domiciliar.

De esa misma manera, deben echar mano de su autoridad respecto a temas de salud pública y la certificación de permisos en los inmuebles para ordenar una reducción sustancial en los centros de detención de ICE, subrayaron.  

Los grupos precisaron que la puesta en libertad de los detenidos “es tan necesaria como legalmente autorizada”, porque las leyes, regulaciones y las propias guías de ICE, le dan el poder de otorgar la libertad condicional.

Eleanor Hacer, directora del programa de Protección de Refugiados de “Human Rights First”, dijo que ICE implementó guías que privan a inmigrantes indocumentados y solicitantes de asilo de visitas de sus familiares y mantenerlos en cautiverio es “receta para un desastre de salud y de derechos humanos”.

ICE ha explicado que aísla a los que presenten síntomas leves del COVID-19 y despacha a hospitales a los que desarrollan complicaciones.

Sin embargo, según Hacer, eso agudizaría los problemas del atribulado sistema de salud, cuando lo correcto sería reducir la población de detenidos.

Josiah Rich, epidemiólogo de la Universidad Brown, señaló que muchos centros de detención de ICE están ubicados “en el medio de la nada”,  lejos de hospitales pequeños o regionales que, de todos modos, atienden a vastas poblaciones y carecen de capacidad para responder a la pandemia.

“Tenemos una pequeña ventana de oportunidad para evitar estos problemas”, puntualizó Rich.

En declaraciones a Noticias Telemundo, Krish O’Mara Vignarajah, presidenta del grupo “Lutheran Immigration and Refugee Service”, afirmó por separado que la respuesta de ICE a la pandemia “ya borda en negligencia criminal”, porque crea una situación que “básicamente es una sentencia de muerte sin el debido proceso”.  

“Al continuar estas condiciones peligrosas, desafiando incluso las guías de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, ICE está poniendo en peligro la vida de miles de personas, aún cuando existen alternativas humanas”, subrayó.

Su grupo ha lanzado una campaña de apoyo a los inmigrantes con el mensaje de que “la esperanza no se puede dejar en cuarentena”.

Lea también:

Oscuro panorama en los campos agrícolas del sur de la Florida