Los migrantes en México piden acciones ante el riesgo de contagio de coronavirus

Personas retenidas en un centro migratorio del sur del país se amotinaron tras denunciar que están hacinados y en peligro; activistas advierten de la falta de medidas de protección.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Por Marina E. Franco y Diana Baptista

CIUDAD DE MÉXICO.- El virus SARS CoV-2 no discrimina: las personas menores de edad pueden contagiarse al igual que las de edad avanzada, y la nacionalidad no es barrera a prevenir la infección. Esa certeza está causando pavor también entre la población de personas migrantes en México.

Ahí los inmigrantes de por sí deben pasar largos ratos en estancias, centros y albergues desbordados y hacinados en la frontera mexicana sur y norte.

La situación se ha agravado ahora que Estados Unidos selló el paso fronterizo por COVID-19 incluso para solicitantes de asilo y que retornará a todas esas personas a esperar del lado mexicano. En la frontera con Centroamérica ha disminuido el flujo, pero el día a día se mantiene complicado para quienes ya estaban detenidos o albergados en instalaciones hacinadas.

[Todas las noticias sobre el coronavirus en el mundo]

El martes por la noche la preocupación de esas personas estalló cuando algunos varones migrantes retenidos en Tenosique, Tabasco, se amotinaron para pedir que los enviaran a casa en vez de mantenerlos en el centro.

Un hombre guatemalteco perdió la vida y 14 personas resultaron heridas después que alguien prendió fuego a un colchón en las celdas para intentar lograr que los encargados les dieran atención, de acuerdo con testimonios de los sobrevivientes que recabó Los 72, organización local de casa hogar.

“Rompimos puertas, porque la policía no llegó a abrir", relató Enemías Manuel al grupo Movimiento Migrantes Mesoamericano.

"Rompimos puertas para poder salir y librarnos de la muerte", agregó el hondureño, que dice que lleva 23 días en la estancia pendiente de un proceso de repatriación.

[Inmigrantes indocumentados, los más vulnerables en la crisis por el coronavirus]

Grupos como Los 72 acusan que la responsabilidad del fallecimiento recae en el Instituto Nacional de Migración de México (Inami).

El instituto migratorio mexicano no había contestado llamadas de Noticias Telemundo ni se había pronunciado hasta la tarde del miércoles sobre lo sucedido en Tabasco.

Algunas entidades gubernamentales han suspendido labores por la orden de emergencia sanitaria en México para mitigar los contagios, pero el Inami sigue operando y hasta el 31 de marzo continuaba emitiendo comunicados sobre “repatriaciones exitosas” a Honduras y El Salvador.

El organismo estatal aseguró a mediados de marzo que había reducido a la mitad la cantidad de gente en instalaciones migratorias y que todas las estancias tendrían “insumos necesarios y suficientes de higiene”, como le ordenó hacer la Comisión Nacional de Derechos Humanos en medidas cautelares.

Sin embargo, activistas y expertos advierten que las carencias se mantienen durante la crisis por el COVID-19, y que el Gobierno federal sigue sin anunciar protocolos para proteger a personas en lugares con alta concentración poblacional, como centros de detención o prisiones.

“Los migrantes no tienen condiciones de vida cuando están en México para poder implementar medidas preventivas básicas, como lavarse las manos, mantener distancia, ponerse un tapabocas”, indicó a Noticias Telemundo el encargado de Médicos Sin Fronteras para México y Centroamérica, Loïc Jaeger.

Personas migrantes en un albergue de Matamoros, en el norte de México, en noviembre. Hay pocas medidas sanitarias en este tipo de lugares.AP

Jaeger agregó que si algún centroamericano o migrante de otro sitio “se enferma en México, no puede acceder al sistema de salud nacional, o se le niega el acceso”, y que ahora especialmente “tienen mucho más miedo de acudir a consulta médica”.

Por tanto, dijo, “están en mayor riesgo de epidemias masivas como [la del] COVID”.

Hasta el miércoles, México registraba oficialmente 1,215 casos de contagio por el nuevo coronavirus, así como 29 defunciones y 3,511 casos sospechosos.

En el país hay muchísimos sectores vulnerables tanto al virus como al impacto económico que está teniendo la pandemia; no obstante, organismos internacionales piden que no se pierdan de vista la humanidad, los derechos humanos ni las necesarias medidas de protección de las personas que están en rutas migratorias.

"La presencia de migrantes no genera mayor riesgo de contagio”, advirtió Jordi Raich, el jefe de la delegación mexicana y centroamericana del Comité Internacional de la Cruz Roja. “Ellos están expuestos al virus de igual manera que los nacionales de cualquier país".