“No puedo ignorar el peligro al que expongo a mi familia”: así la lucha contra el coronavirus impacta en la vida del personal de salud

Médicos, enfermeros y otros profesionales sanitarios se enfrentan a riesgos para su propia salud y la de sus seres queridos, la necesidad de extremar las precauciones y las consecuencias de ser los primeros testigos de un drama que afecta a miles de personas.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: Telemundo

Por Francesco Rodella

La batalla diaria de miles de profesionales sanitarios en la emergencia global por la pandemia de coronavirus no se libra solo en hospitales, centros médicos y ambulancias. Médicos, enfermeros y otros trabajadores en primera línea en esta crisis sanitaria también sufren un impacto directo en sus vidas familiares y personales, así como por los peligros para la salud a los que se exponen ellos mismos y cómo eso podría afectar a sus seres queridos. 

Joe Pinero, un médico que trabaja en una sala de emergencias en Nueva Jersey, contó a NPR que se siente “contento” de poder ejercer ese trabajo y “estar allí para las personas en una época de crisis”, pero también preocupado: “es imposible ignorar el peligro al que expongo a mi familia entera”, afirmó. 

La esposa de este doctor dio a la luz justo el pasado viernes al segundo hijo de ambos, y él tuvo que asistir al nacimiento del bebé solo bien resguardado desde atrás de una mascarilla protectora

Algunos tienen a hijos con problemas de salud previos que pueden hacerlos más vulnerables si son contagiados con el coronavirus, pese a que por lo general este patógeno provoca en los más pequeños síntomas más leves que en adultos. 

Es el caso de Jessica Kiss, quien trabaja en California y cuya hija tiene asma, según reporta USA Today. Por ello, como otros muchos compañeros de trabajo lo primero que hace cuando regresa a casa esta doctora es irse directo a la ducha a cuidar su higiene. 

Hay también quien ha decidido aislarse de sus hijos para evitar contagiarlos. Así lo hizo Dara Kass, médica en Nueva York, quien resultó ser infectada por el coronavirus, cuenta NPR. Ya se está recuperando, pero sus tres pequeños aún están lejos de ella, contó. “Los extraño”, escribió en Twitter.

Trabajar duramente durante muchas horas en medio de pacientes en grave estado por el virus, y posiblemente sin el material suficiente para enfrentar esta crisis (lo que ya ha ocurrido en algunas partes de Estados Unidos, según reflejaron distintos medios de comunicación), es una prueba difícil para estos profesionales sanitarios también en términos psicológicos. 

<"Médicos y enfermeras describen las carencias del sistema de salud de EE.UU. para tratar a los enfermos de coronavirus>

Una enfermera que trabaja en Chicago dijo a la cadena CNN que le costó mucho ver lo que tienen que sufrir las familias que no pueden visitar a sus seres queridos enfermos en el hospital por las medidas anticontagio. "Es extremadamente desgarrador”, afirmó esta trabajadora sanitaria, quien accedió a hablar solo bajo condición de anonimato. 

Cory Deburghgraeve, anestesiólogo en la misma ciudad, contó que él tiene que instalar los respiradores a los pacientes graves a través de una maniobra definida intubación. Se trata de un procedimiento de alto riesgo porque para realizarla hay que estar muy cerca de los enfermos, expuestos a posibles secreciones. 

Según contó a CNN, se quedó impactado por el hecho de que varios entre sus pacientes tenían entre 30 y 50 años.  "Lo que es devastador para mí es que algunas personas que conocemos no sobrevivirán", dijo, "y dado que no se les permite recibir visitas, las mías pueden ser la última cara que ven y la última voz que oyen”. 

Por eso, agregó, intenta mostrar “conexión humana” con ellos pese a la difícil situación. 

Los profesionales en primera línea también pueden temer por la vida de sus propios compañeros de trabajo. “Es nuestro peor miedo y nuestra nueva realidad al mismo tiempo”, escribió en Twitter Kass al comentar un hilo en la red social publicado por un usuario que se describe como también médico, quien contó que acababa de intubar a un colega “joven y sano”.