México, sumido en la desigualdad, intenta paliar el impacto económico del coronavirus

Ya se reportan saqueos y hay fuertes padecimientos para la sociedad mexicana, con el temor de que restringir más el movimiento devaste a quienes dependen de su día a día.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Por Marina E. Franco

CIUDAD DE MÉXICO.- México comienza a sentir los estragos más pronunciados del coronavirus COVID-19 conforme empieza una fase de contagio comunitario, con todo y saqueos en tiendas, mientras el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ahora sí acelera medidas para prevenir las infecciones y el pánico.

Su Gobierno anunció que a partir de este jueves la administración federal suspenderá labores no esenciales, como parte de la llamada Jornada Nacional de Sana Distancia.

El presidente López Obrador aclaró que seguirán trabajando sectores clave como hospitales públicos, fuerzas armadas y servicios sanitarios y de surtido de combustibles.

Las autoridades ya habían exhortado –no ordenado– el martes al sector privado suspender labores para quienes necesiten trasladarse a su empleo o estén en los grupos más vulnerables de contagio, exceptuando sectores “que resulten necesarios” como supermercados, farmacias, medios de información, hospitales o restaurantes. Varias empresas han adoptado el teletrabajo.

Sin embargo, muchísimas personas no pueden quedarse en casa en el país, donde abunda la economía informal de quienes trabajan en las calles o en sectores donde no se les otorgan seguridad social, beneficios o prestaciones.

"Al paralizarse la economía, están resultando muy afectados" quienes viven día a día, reconoció López Obrador este jueves.

[Toda la información sobre el coronavirus COVID-19 en el mundo]

Hasta la noche del miércoles, cuando se dio el último reporte oficial, había 475 casos de infección confirmados en México y se reportaban cinco fallecimientos a causa del COVID-19.

Personas con cubrebocas o mascarillas escarban en un basurero de Ciudad de México el 24 de marzo de 2020.AP / AP

Antes de esta semana, todos los contagios conocidos oficialmente habían sido de personas que viajaron a países con brotes más avanzados, pero ahora se reportan más de una decena de casos donde no se conoce el origen de la infección, por lo que se cree que pronto habrá más contagio comunitario directo ya en el país.

Según datos oficiales, quienes han fallecido tenían cuadros preexistentes de problemas de salud como hipertensión y diabetes (México es de los países con las mayores tasas de diabetes y sobrepeso en el mundo).

- Las desigualdades que desincentivan una cuarentena

López Obrador, apodado AMLO, adoptó el jueves un tono mucho más mesurado que en días recientes, cuando incluso llegó a bromear sobre que la gente debía seguirse abrazando y saliendo a la calle.

Urgió a los mexicanos varones a asumir más tareas de cuidado de las poblaciones vulnerables, tras decir que a los hombres se les ha permitido ser "más desprendidos", semanas después de ser criticado de esbozar dichos machistas y de un paro nacional de mujeres que exigió mayores acciones gubernamentales ante los feminicidios y la violencia de género.

AMLO aseguró que hay mucha solidaridad en general, pero que también "hay acaparamiento de los que tienen más posibilidades económicas", en referencia a la falta de insumos como cubrebocas o mascarillas y gel antibacterial.

Parte de la ciudadanía, en tanto, ha respondido con robos y saqueos en urbes de Oaxaca, Estado de México y partes de Ciudad de México.

Como en la gran mayoría de los países afectados, en México hay mucha preocupación por el impacto económico de los cierres para prevenir el contagio. El tipo de cambio de peso ante el dólar ha estado en sus peores niveles históricos en últimos días. De enero a febrero cayó la actividad económica en 0.8% y la tasa de desempleo aumentó a 3.6%, tres puntos porcentuales más, incluso antes de que se comenzaran a implementar las medidas de “fase dos”.

[Consejos para lavarse las manos para prevenir el coronavirus si no tiene agua potable]

Sin embargo, las personas en México están en especial precariedad. La mitad de la población vive en condiciones de pobreza y casi la mitad de las personas empleadas lo están de manera informal:  ya sea quienes dependen de sectores como puestos callejeros o quienes hacen trabajos sin que les den acceso a servicios sociales ni prestaciones de ley.

La filial mexicana del banco BBVA advirtió este jueves en un reporte que el efecto económico del coronavirus posiblemente será mayor al de la recesión de 2009 y que la duda es más bien “cuán profunda será y qué tanto durará”. Pidió estímulos fiscales directos para las poblaciones más vulnerables.

En medio del problema, tampoco se ha puesto suficiente foco en el impacto de la pandemia entre los niños y niñas mexicanos, opinó Jorge Cardona, abogado español y exintegrante del Comité para los Derechos del Niño de la ONU.

“Serán las más afectadas por este tiempo de desastre”, indicó Cardona. “El impacto económico además será mayor”.

Por ejemplo, las familias en las que de por sí escasean recursos y cuyos niños ahora no tienen escuela por la suspensión de clases, sin que sus padres puedan quedarse con ellos para fomentar la crianza. O infantes que padezcan abuso dentro de sus hogares que ahora no tienen posibilidad de alivio.

En México, además, hay millones de menores de edad que por sus circunstancias socioeconómicas se ven forzados a trabajar en vez de estudiar y decenas de miles que viven en situación de calle, según la Unicef.

[Cómo hablarle a los niños y adolescentes sobre la pandemia del coronavirus]

- Microcréditos y solidaridad social

El Gobierno mexicano admite que en parte por todas estas carencias en la población no conviene implementar medidas mucho más restrictivas que eviten rigurosamente la movilización de personas.

“Desde hace muchos años tenemos una profunda desigualdad social y económica”, dijo este jueves el subsecretario para la Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, médico epidemiólogo que es la figura clave de la respuesta a la pandemia en México.

“En una sociedad tan desigual”, explicó López-Gatell, “uno no puede restringir tanto la actividad social y la actividad económica, porque entonces causaría uno un daño posiblemente irreparable para una gran cantidad de” familias, comerciantes, profesionistas y más.

El subsecretario pronosticó que, aún si se aplana la curva de contagios en México, las infecciones alcanzarían su punto más álgido hacia agosto. En ese sentido, dijo López-Gatell, lo importante es que sí mantengan una sana distancia y sí se queden en su casa todos los mexicanos que pueden hacerlo desde ya.

Así que los espacios públicos en urbes como Ciudad de México comienzan a vaciarse. Personas que laboran de manera ambulante han prendido entonces la alarma en días recientes por las pérdidas económicas.

Un locatario callejero en México espera a que haya clientes el 24 de marzo de 2020, después de ordenarse la suspensión de labores no esenciales a nivel nacional.AP / AP

La administración de López Obrador ha prometido que habrá más "tandas", apoyos de tipo crédito, y ha exhortado al sector privado a no despedir a la gente durante este periodo. Aunque ha rechazado promover estímulos fiscales; el Servicio de Administración Tributaria (SAT) también se ha rehusado extender el plazo para declarar impuestos, con fecha límite este abril, como el IRS aplazó el pago en Estados Unidos.

Las autoridades de algunos estados han prometido ayudas adicionales, como microcréditos sin tasas de interés para pequeños y medianos negocios en Ciudad de México o en Jalisco.

También han surgido iniciativas ciudadanas locales para asegurar el bienestar de pequeñas empresas, especialmente restaurantes de tipo fonda, para que estas no tengan que cerrar por completo o puedan seguirle pagando a sus empleados si es que deben bajar temporalmente la cortina.

Por medio de la etiqueta #ConsumeLocal en Twitter o Facebook, por ejemplo, se comparten listas de lugares que harán entregas especiales a domicilio o para llevar en distintos barrios. Eso incluye a los tianguis y mercados callejeros, que pueden inscribirse en un listado de la Secretaría de Desarrollo Económico capitalina para que los asistan a poder hacer entregas a domicilio.

La iniciativa El Día Después también está compartiendo con el hashtag #MiBarrioMeRespalda maneras de asistir a grupos y asociaciones civiles abocadas a ayudar a niños que viven en la calle, personas sin techo, trabajadoras sexuales y más.

"Esta es una batalla en la que todos tenemos responsabilidad", indicó Cardona, el experto en niñez.