"No tenemos los implementos adecuados": médicos y enfermeras describen las carencias del sistema de salud de EE.UU. para tratar a los enfermos de coronavirus

Más de 250 trabajadores de salud contestaron una encuesta de NBC News sobre lo que significa estar en la primera línea de respuesta frente al coronavirus.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Por Hannah Rappleye, Andrew W. Lehren, Laura Strickler y Sarah Fitzpatrick - NBC News

Una enfermera de un hospital en Michigan asegura que ella y sus colegas han considerado llevar cloro al trabajo para confeccionar sus propias toallitas desinfectantes. Otra enfermera embarazada en Ohio dice que no ha tenido más remedio que atender a pacientes contagiados en estado crítico sin una mascarilla especial N95. Mientras un trabajador de la salud en Georgia ha recurrido a la visita de ferreterías locales en un esfuerzo por conseguir mascarillas protectoras.

Estas son solo algunas de las historias contadas a NBC News por más de 250 proveedores de atención médica que trabajan en la primera línea de respuesta a la pandemia de coronavirus, incluyendo muchos que trabajan en los hospitales más grandes del país.

[Así te contamos lo último sobre la pandemia del coronavirus

La encuesta, publicada en redes sociales, incluyó preguntas sobre el acceso al Equipo de Protección Personal (EPP), un término amplio que se refiere a implementos como mascarillas, anteojos, batas y respiradores que los trabajadores de la salud deben usar para protegerse de la transmisión de gérmenes.

Casi todos los que respondieron testificaron que existe una escasez de EPP en los hospitales, clínicas ambulatorias y oficinas donde trabajan.

Muchos informaron haber sido obligados a racionar o reutilizar suministros, incluyendo las mascarillas quirúrgicas y N95, por temor a quedarse sin ellas. Otros dijeron que enfrentan escasez de suministros sanitarios básicos, como desinfectantes para manos y toallitas sanitarias.

NBC News no pudo verificar de forma independiente las cuentas de cada persona que respondió al cuestionario, pero en todos los casos que fue posible, se contactó a las instalaciones médicas y se les dio la oportunidad de responder.

Los médicos dijeron estar preocupados por su propia seguridad, pues la escasez de implementos de protección los expone al contagio cuando tratan con pacientes infectados. NBC News

La enfermera de Michigan, que reside en Flint y trabaja principalmente con pacientes inmunocomprometidos, dijo que a las enfermeras de su hospital se le racionó una máscara N95 a cada una y se les exige que las guarden en una bolsa y las reutilicen, siguiendo las pautas del fabricante. Las enfermeras en su piso, agregó, tampoco han podido acceder a suficientes toallitas desinfectantes.

"Pedimos cinco paquetes el otro día y solo obtuvimos uno", dijo. "Un paquete de toallitas con cloro para 42 camas". Al igual que muchos profesionales médicos que hablaron con NBC News, ella pidió permanecer en el anonimato por temor a perder su trabajo.

"No siento que mi hospital nos esté fallando", dijo. "Es todo el sistema el que nos está fallando".

"Ciertamente no le pediríamos a un bombero que luche contra un incendio con una pistola rociadora", comentó Deborah Burger, presidenta de National Nurses United, el mayor sindicato de enfermeras del país. Burger, quien ha trabajado como enfermera registrada durante 45 años, dijo que ni el gobierno ni el sector privado están actuando lo suficientemente rápido para proporcionar suministros esenciales a quienes los necesitan.

"Es una obligación moral de nuestro gobierno y nuestros empleadores proporcionar equipos de seguridad a aquellos de nosotros en la primera línea de respuesta", dijo.

Los CDC relajan sus normas por faltante de equipos

La gran mayoría de los profesionales médicos de todo el país que respondieron a la encuesta de NBC News expresaron su preocupación por la falta de máscaras N95, que ofrecen más protección que las máscaras quirúrgicas.

Un trabajador de la salud en un hospital de Indiana describió este escenario kafkiano: el personal médico solo puede obtener las máscaras cuando un paciente ha dado positivo al virus, sin embargo el centro no tiene forma de confirmar los casos.

"Hay muchas posibles formas de exposición (a la enfermedad) en mi hospital, pero no estamos equipados con los dispositivos de prueba para confirmar los casos", escribió el trabajador. "Entonces no se nos permite usar el equipamiento adecuado porque los pacientes no son oficialmente positivos y porque nuestro hospital tiene pocos recursos de este tipo. También se nos dice que se espera que conservemos las máscaras N95 durante varios días, que las usemos con varios pacientes y que se pueden desinfectar con toallitas Sanicloth ".

"No tenemos máscaras N95, por lo que se nos pide intubar a los pacientes (lo que nos expone completamente por la vía aérea) con máscaras normales", escribió la enfermera embarazada de Ohio. “Es inaceptable. Se supone que debemos tratar a todos los pacientes como sospechosos positivos, pero no podemos protegernos ".

Las mascarillas N95 filtran las partículas en el aire y los aerosoles. Según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), ni estas ni las quirúrgicas deben usarse más de una vez. Pero en respuesta a la creciente escasez de EPP, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han relajado sus pautas sobre el uso y la reutilización adecuada de las mascarillas. El jueves, la agencia informó que los trabajadores de la salud podrían usar pañuelos y bufandas en lugar de estas.

"El hecho de que una recomendación como esa venga de los CDC me parece alucinante", dijo Adam Friedlander, un médico de emergencias que trabaja en Atlanta. “Sabemos que estas recomendaciones son el resultado de la desesperación, luego de reconocer que estos suministros no están disponibles".

Una enfermera que trabaja en un importante hospital de Massachusetts y habló con NBC News bajo condición de anonimato, dijo que el personal médico recibió instrucciones de reutilizar sus máscaras N95 cinco veces antes de solicitar una nueva. "Da miedo tener que reutilizar la máscara", declaró.

"Un problema nacional"

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos dijo en un comunicado esta semana que la agencia ha estado desarrollando de manera constante EPP en áreas necesitadas de la Reserva Nacional Estratégica (SNS en inglés), la base nacional de suministros farmacéuticos y médicos, destinados a ser utilizados durante emergencias de salud pública.

"Hemos sido transparentes en cuanto a que se necesitan más suministros, de ahí la solicitud al Congreso de fondos adicionales para que podamos obtener más y ampliar la producción", dijo el comunicado. "El papel del SNS es llenar el vacío temporalmente hasta que los estados y localidades que trabajan con el sector privado puedan responder a las necesidades estatales y locales".

Las respuestas de la encuesta revelan el alcance de la escasez, ya que muchos profesionales médicos pidieron al gobierno que intensifique la entrega de suministros.

"No tenemos los implementos adecuados", escribió un encuestado que trabaja en un hospital en la ciudad de Nueva York. "Se nos dice que vengamos a trabajar incluso si estuvimos expuestos al coronavirus. Este sistema está condenado al fracaso sin la ayuda inmediata de los militares". Necesitamos respiradores, personal, más camas de hospital, más pruebas".

Mientras tanto, los sistemas de atención médica y el personal se ven obligados a improvisar.

Un médico, que trabaja en una clínica de salud rural en Virginia, aseguró que a las clínicas se les pide cada vez más llenar ayudar a llenar el faltante enviando sus propios suministros a los hospitales, donde la necesidad es mayor. Eso, por supuesto, deja expuestos a las clínicas y sus pacientes.

"Simplemente no hay suficientes recursos almacenados", dijo el médico, quien habló bajo condición de anonimato. “No tenemos mascarillas N95 ni batas. Las máscaras quirúrgicas son limitadas. Este es un problema a nivel nacional, incluso en el lado privado", agregó. "Ninguna clínica u hospital en este país tiene suficiente equipo".

El suministro limitado de implementos ha obligado a algunos hospitales a dar el paso extraordinario de pedir ayuda a la comunidad. El Hospital de Niños de Seattle en Washington recibió miles de equipos de protección donados y actualmente está aceptando la entrega de mascarillas, batas y guantes adicionales.

"Gracias a los miembros de la comunidad local e internacional, hasta la fecha hemos recibido 15,100 mascarillas de aislamiento, 1,200 mascarillas N95 y 400 quirúrgicas como donación", dijo un portavoz del hospital.

“Nos preguntamos cuál de nosotros morirá”

Tres encuestados informaron que se les pidió que trabajaran con pacientes que dieron positivo al virus sin el equipo de protección adecuado. Otros informaron que enfrentaron medidas disciplinarias por usar implementos de protección fuera de circunstancias específicas.

Un memorando distribuido esta semana al Campus Sur del Centro Médico Monmouth en Nueva Jersey, parte de los Centros de Salud RWJ Barnabas, informó al personal que se debe usar implementos en todas las habitaciones que contengan individuos con casos sospechosos o confirmados, pero que el personal podría ser disciplinado por usar máscaras, guantes y batas fuera de las habitaciones de los pacientes.

"Las instalaciones de salud de RWJ Barnabas, incluido el Campus Sur del Centro Médico Monmouth, están preocupadas por la posibilidad de una posible escasez de mascarillas, protectores oculares y batas", dijo un portavoz. “Estamos administrando cuidadosamente el inventario actual de artículos para asegurar un suministro adecuado de materiales para proteger a nuestro personal y la comunidad”.

Robert Morin, un cirujano plástico que trabaja en salas de emergencia en los principales hospitales de la ciudad de Nueva York y Nueva Jersey, dijo que tales políticas, implementadas en respuesta a la escasez, ponen en riesgo a los trabajadores de la salud. "No necesitamos que los administradores del hospital hagan todo lo posible para enfermarnos", dijo.

Morin agregó que ha estado expuesto a pacientes positivos mientras trabajaba en una sala de operaciones sin el equipo adecuado. "No siento que estemos recibiendo el apoyo que necesitamos. Con el caos, la falta de suministros y la falta de equipos, los números seguirán subiendo".

Algunos encuestados y otras personas que hablaron con NBC News informaron que buscaron implementos en tiendas locales o en sitios web, como Ebay. Una doctora en Filadelfia, que está casada con un médico que trabaja en un importante hospital de la ciudad, dijo que su esposo buscó una mascarilla N95 en cuatro ferreterías antes de su turno ayer, pero no pudo encontrar ninguna.

"Él dice que es su deber", dijo. “Está orgulloso de hacer todo lo que puedea, de lo que también estoy orgullosa, pero estoy muy asustada. Apenas puedo hablar del tema".

Nivedita Lakhera, doctora en San José, California, dijo que su hospital está trabajando arduamente para obtener mascarillas N95 para todos los médicos, pero son escasas. Ella compartió mensajes con NBC News de médicos que conoce, y quienes están preocupados por su propia seguridad.

"Los médicos están hablando de hacer testamentos en vida y de lo que sucederá cuando nos enfrentemos a esto", dijo. "Todos nos preguntamos cuál de nosotros morirá".

Lee también: 

El Senado y la Casa Blanca alcanzan un acuerdo para un robusto plan de ayudas a empresas y familias por el coronavirus

Los 10 cambios migratorios de emergencia por la pandemia de coronavirus