El coronavirus alimenta estafas pero también rumores falsos sobre robos que amplifican el miedo

Departamentos de policía han alertado sin fundamento sobre personas con trajes de protección que visitan puerta a puerta prometiendo pruebas para el virus con la intención de robar en viviendas.
Una persona entrega bolsas en una vivienda en medio de la pandemia por el coronavirus en una imagen creativa.
Una persona entrega bolsas en una vivienda en medio de la pandemia por el coronavirus en una imagen creativa.Getty Images

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

La preocupación creciente de millones de personas en todo el país por la pandemia de coronavirus y sus consecuencias en la salud y la economía se puede ver agravada por la difusión de información falsa y por las estafas, engaños y robos que se sirven en ocasiones de forma fraudulenta de servicios públicos.

[El Senado y la Casa Blanca alcanzan un acuerdo sobre el plan de ayudas para empresas y familias]

Un engaño que se ha extendido a través de medios de comunicación, redes sociales e incluso advertencias policiales en varios países es la advertencia contra supuestos estafadores que llaman a la puerta para ofrecer supuestamente pruebas de coronavirus, a veces enfundados en trajes para evitar contagios, con la intención última de entrar a robar en esas viviendas.

La cadena NBC News ha contactado a varios departamentos de policía que emitieron advertencias a este respecto: ninguno dijo haber confirmado informes de tal actividad, pero dijeron haberse sentido presionados a responder por la creciente preocupación en las redes sociales.

Hay otros engaños que sí circulan en redes sociales, y responden casi siempre a los mismos parámetros: los estafadores se hacen pasar por funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), de la Cruz Roja o de otros servicios de salud pública para, mediante técnicas de phising, ganar acceso a las computadoras y cuentas de las víctimas.

[Nuestra cobertura completa sobre el coronavirus]

Estafas similares, incluso anteriores a la propagación masiva del COVID-19, se han vinculado también a la campaña del Censo de 2020.

Claire Wardle, directora ejecutiva de First Draft, una organización sin ánimo de lucro dedicada a abordar la información errónea, ha asegurado que las agencias gubernamentales, incluidos los departamentos de policía, deben “verificar tres veces” la información que divulgan para evitar erosionar la confianza pública.

Muchos de los engaños actuales del coronavirus se basan en argumentos falsos muy similares, añadió: “Estamos viendo muchos engaños en este momento. Si funcionaron en el pasado, ¿por qué crear uno nuevo?”.

El Departamento de Policía de Piscataway (Nueva Jersey) fue uno de los primeros en advertir en su página de Facebook, el 10 de marzo, de que “los representantes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades no van de puerta en puerta para luchar contra el contagio del coronavirus”.

Reconoció que no se habían reportado incidentes en el área, pero dijo que estaba respondiendo a publicaciones en redes sociales sobre ese particular engaño.

Departamentos de policía de Nueva York, Texas, California, Ohio, Florida y Arkansas emitieron advertencias similares que fueron recogidas por medios locales y que en su mayoría se referían a los CDC; alguno, como uno en el condado de Kent (Michigan), dijeron que los estafadores fingían ser de la Cruz Roja.

La Oficina del Sheriff del Condado de Palm Beach en Florida tuiteó una "alerta de estafa" el jueves en la que advertía de "las personas con batas blancas de laboratorio, máscaras y guantes que están tocando puertas indicando que son del Departamento de Salud de los CDC". La policía de la ciudad de Palm Beach emitió una advertencia similar el viernes.

"No tuvimos ningún incidente de que alguien fuera a estafar a la gente, pero queríamos advertir al público en lugar de esperar", según Michael Ogrodnick, oficial de información pública de la policía de Palm Beach.

Ese mismo día, la fiscal general de Nueva York, Letitia James, publicó una declaración en la que se refería a "informes de residentes del condado de Otsego" que fueron blanco de estafadores.

Una portavoz del Departamento de Salud de Otsego confirmó a NBC News que no había recibido llamadas del público sobre la estafa, pero que había escuchado que había publicaciones en las redes sociales al respecto.

Joan Donovan, director del Proyecto de Tecnología y Cambio Social en el Centro Shorenstein de la Universidad de Harvard, advirtió sobre un "efecto mediático" que podría aumentar el miedo a un rumor sin fundamento cuando la información confiable es más importante que nunca en momentos de una crisis sanitaria histórica.

"Con este rumor, hay intrusos invisibles, junto con los temores del siguiente nivel sobre quién podría ser portador y quién no", dijo Donovan, "estos rumores se vuelven peligrosos con ese miedo y sospecha".

Al respecto de estas publicaciones fraudulentas y otros engaños, el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, urgió a la ciudadanía a denunciar cualquier tipo de fraude en relación a la pandemia, como entidades que se hacen pasar por los CDC o la OMS, donaciones a portales benéficos falsos o inexistentes, pruebas falsas de detención del virus y sobre todo sitios de web que vender productos falsos para curar el coronavirus.

“La pandemia es lo suficientemente peligrosa sin que los malhechores busquen beneficiarse del pánico público y este tipo de conducta no puede ser tolerada”, lamentó Barr en un comunicado, en el que insta a la población a reportar los casos a la línea gratuita (866) 720-5721, por correo electrónico al disaster@leo.gov o al Negociado Federal de Investigaciones (FBI) en tips.fbi.gov.