La administración Trump aplaza las audiencias para los migrantes que esperan asilo en México

Los solicitantes con comparecencia en la corte ya fijada pueden ir ese día a un puerto fronterizo establecido y pedir una nueva cita, según explicó el Departamento de Seguridad Nacional.
Solicitantes de asilo en el cruce fronterizo entre Matamoros, México, y Bownsville, Texas.
Solicitantes de asilo en el cruce fronterizo entre Matamoros, México, y Bownsville, Texas.AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Por Francesco Rodella

La administración del presidente, Donald Trump, anunció este lunes por la noche que aplaza las audiencias previstas hasta el 22 de abril para los solicitantes de asilo que esperan la resolución de sus casos en México por el programa 'Remain in Mexico'. 

La suspensión de las audiencias se debe a la emergencia provocada por la pandemia del coronavirus, afirma en un comunicado del Departamento de Seguridad Nacional al que ha tenido acceso NBC News.

El departamento asegura que ni el programa, puesto en marcha por el Gobierno Trump a principios de 2019 y criticado duramente por defensores de los dererchos de los migrantes, ni las audiencias se cancelan. Los migrantes afectados por la decisión de aplazarlas, agrega la nota, pueden obtener una nueva cita en la corte si se presentan en un puerto de entrada en la frontera el día en que estaban llamados a comparecer. 

Allí, recibirán los papeles necesarios para obtener la nueva cita. 

El programa federal denominado Migrant Protection Protocols (MPP) o Remain in Mexico (Quédate en México, en español) obliga a los solicitantes de asilo que presentan su petición de protección internacional en la frontera sur, salvo excepciones como los menores no acompañados u otras personas consideradas en posición especialmente vulnerable, a esperar en el país vecino la resolución de sus casos. 

El grupo humanitario Human Rights First calcula que el programa ha obligado a unas 60,000 personas a esperar en el lado mexicano por una cita en los tribunales de Inmigración.

Cerca de 25,000 migrantes se encuentran actualmente en el norte de México a la espera de saber si su solicitud de asilo en Estados Unidos tendrá éxito, según estimó el Gobierno a principios de este mes. Muchos de ellos viven en campamentos y otros refugios improvisados en ciudades y localidades de esta área del país consideradas altamente peligrosa por la presencia del crimen organizado y otras amenazas contra ellos. 

Hace dos semanas, la Corte Suprema determinó que el programa puede continuar pese a que una corte de apelaciones de California hubiera ordenado suspenderlo. 

La decisión de aplazar las audiencia llega tres días después de que el Gobierno aplicara importantes restricciones en la frontera que solo permiten el acceso a Estados Unidos al tráfico esencial. La administración Trump también aseguró que devolvería de inmediato a cualquier migrante que cruce la frontera de forma ilegal. 

México, por su lado, ha dicho que solo aceptaría hacerse cargo de ciudadanos propios y de migrantes centroamericanos que no estaban previamente bajo custodia de las autoridades migratorias estadounidenses, y que tampoco recibiría a menores de edad y persona mayores. No quedó claro de inmediato qué ocurriría para los migrantes que sean de otros países. 

La semana pasada, la Oficina Ejecutiva para Revisión de Inmigración (EOIR, por sus siglas en inglés) anunció que todas las audiencias migratorias previstas para extranjeros que no están bajo custodia de las autoridades federales se suspendieron hasta al menos el 10 de abril por el coronavirus.

Por su lado, los Servicios de Ciudadanías e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) suspendieron hasta el día 1 de abril sus servicios presenciales, según anunció esta agencia. Se mantendrán activos los servicios no presenciales y, en algunos casos, servicios de emergencia.

Los profesionales que trabajan en las cortes de inmigración (fiscales, jueces y abogados) llevaban días pidiendo el cierre de los tribunales, considerados lugares donde la propagación del virus puede facilitarse debido a que muchas veces son pequeños y acogen la reunión de muchas personas a la vez.

Richard Newman, un abogado de inmigración, dijo a la cadena CBS que el anuncio del lunes de aplazar también las audiencias para los solicitantes de asilo que esperan en México fue una buena decisión desde una perspectiva de salud pública. También destacó que los migrantes a los que representa sufren por la incertidumbre en la que viven, agravada ahora por esta situación. “Están atrapados en una situación horrible en México”; dijo.