Un hombre de Arizona muere tras ingerir cloroquina, el fármaco contra la malaria que Trump ha promovido contra el coronavirus

“No crean en nada de lo que dice el presidente”, advirtió la esposa del hombre que falleció. Ella también estuvo a punto de morir tras envenenarse con el fármaco. La pareja lo usaba para limpiar su pecera.
Un empleado verifica la producción de fosfato de cloroquina en una compañía farmacéutica en Nantong, China, el 27 de febrero de 2020.
Un empleado verifica la producción de fosfato de cloroquina en una compañía farmacéutica en Nantong, China, el 27 de febrero de 2020.Barcroft Media via Getty Images

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Por Juliana Jiménez J.

Un hombre de Arizona murió tras ingerir cloroquina, el químico al que el presidente Donald Trump se ha referido al decir que podría ser una cura para el coronavirus, aunque no cuente con la evidencia científica necesaria para asegurarlo.

El fallecido y su esposa, quien también estuvo a punto de morir por el envenenamiento causado por el químico, ingirieron la cloroquina porque oyeron a Trump recomendarla, según lo aseguró la mujer en entrevista a Vaughn Hillyard de NBC News.

"Es que, seguían diciendo que estaba aprobado para otras cosas y, sabes, Trump seguía diciendo que era básicamente una cura", dijo la mujer de 60 años, cuya identidad está protegida por leyes de privacidad médica.

La pareja no tenía síntomas de coronavirus, pero tomaron el fosfato de cloroquina como medida preventiva pues temían contagiarse.

"Este es el día más horrible de mi vida", dijo. "Y se siente como si mi corazón se hubiera roto y que nunca se va a reparar. Simplemente está roto, muerto. Como mi esposo".

Los contagios del COVID-19 pasaron de 200,000 a 300,000 en apenas cuatro días, alertó la Organización Mundial de la Salud. Más de 100 millones de estadounidenses están bajo cuarentena para intentar reducir la expansión del virus. Ya hay más de 41,000 casos en el país.

"No crean en nada de lo que dice el presidente"

"Vimos a Trump en la televisión, en todos los canales, y a todos sus amigos, (diciendo) que esto era seguro y que, sabes, está bien tomarlo. Y eso puede ser cierto, pero no sabíamos la dosis adecuada ni nada. Y nosotros simplemente... no teníamos idea. Y pensamos que nos aislaríamos del coronavirus al hacer esto. Eso fue lo que paso".

La pareja mezcó una cucharadita de fosfato de cloroquina, el cual usaban para limpiar su pecera, "con soda para beber", dijo la mujer.

A los 20 minutos, se enfermaron de gravedad, dijo. Se sintieron mareados, con calentura, ella comenzó a vomitar violentamente y su esposo a tener problemas para respirar. Ella se estaba tambaleando y llamó al 911 aunque casi no podía hablar.

La ambulancia los llevó al hospital más cercano, del grupo Banner Health, reportó The Hill.

El esposo falleció poco después en la sala de emergencias, en una habitación separada, dijo ella.

"¿Cuál sería su mensaje para el público estadounidense?", le preguntó Hillyard de NBC a la mujer. "Dios mío. No tomen nada. No crean en nada. No crean en nada de lo que dice el presidente y su gente porque no saben de qué están hablando. Y no tomen nada, tengan mucho cuidado y llamen a su médico. Este es un dolor en el corazón que nunca superaré".

El médico forense del condado de Maricopa llevará a cabo una toxicología el martes del cuerpo del hombre.

 ¿Qué es el fosfato de cloroquina?

El fosfato de cloroquina –un medicamento para el tratamiento de la malaria, el lupus, y la artritis reumatoide– ha demostrado cierta eficacia y seguridad aceptable contra la neumonía asociada al COVID-19 en ensayos clínicos, según la prensa china.

El presidente Trump ha dicho en conferencias de prensa y en su cuenta de Twitter que la hidroxicloroquina junto con un antibiótico se podría usar como cura para el coronavirus. 

Trump tuiteó que esto podría ser "uno de los mayores avances en la historia de la medicina" y debería "ponerse en uso de inmediato". Citó un estudio francés de seis pacientes.

Pero la evidencia de que pueden ayudar es escasa y las drogas tienen efectos secundarios importantes, una razón por la cual los científicos se han abstenido de recomendarla aún, incluso en esta emergencia. 

Ahora que el presidente está promocionándola, su demanda se ha disparado. Eso está complicando el acceso para las personas que los necesitan para la artritis reumatoide o el lupus.

El Dr. Daniel Brooks, del centro de envenenamiento de Banner Health Care en Phoenix, instó a las personas a no automedicarse.

"Lo último que queremos en este momento", le dijo a The Associated Press, "es inundar nuestros departamentos de emergencia que creen que encontraron una solución vaga y arriesgada".

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha estado trabajando estrechamente con otras agencias gubernamentales y centros académicos que están investigando el uso de la cloroquina para determinar si se puede usar para tratar a pacientes con síntomas leves de COVID-19.