México ante el coronavirus: bromas del presidente, cumbias y preocupaciones económicas

El Gobierno instaló una "jornada de sana distancia" con caricaturas, mientras AMLO manda mensajes contradictorios. Negocios y personas toman medidas por cuenta propia pese a la incertidumbre económica.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Por Marina E. Franco

CIUDAD DE MÉXICO.- Partes de la capital, una de las urbes con mayor tráfico, ruido y población del mundo, han amanecedo casi vacías la mañana del lunes, conforme la gente ha empezado a quedarse en casa y ciertos negocios cerraron temporalmente sus puertas por temor al contagio de coronavirus.

El gobierno federal había postergado adoptar medidas más contundentes con declaraciones en tono bromista de su presidente; pero este lunes recomendó, mas no obligó, suspender actividades no esenciales hasta el 19 de abril.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, continúa enviando mensajes confusos para la población, a veces en tono de broma. 

Ha exhortado a la gente a seguir saliendo, les está dando la mano y besos de cachete a personas en sus giras y mítines, o presumiendo que se siente protegido contra el contagio del virus porque carga con escapularios en su billetera.

Un grupo de más de 200 científicos y expertos ha pedido públicamente hacer muchísimo más a las autoridades de todos los niveles para reducir los posibles contagios.

"Nuestro sistema nacional de salud tiene un personal altamente calificado y una infraestructura considerable. Sin embargo, el reto gigantesco que representa la pandemia del coronavirus requiere la colaboración entre el sistema de salud, las universidades, las cámaras empresariales y los movimientos ciudadanos.", indicaron en una carta dirigida a las autoridades.

Autoridades locales han ido más lejos que las autoridades federales.

En la capital, Claudia Sheinbaum ordenó dejar de dar misas, cerrar gimnasios, museos, cines, teatros, zoológicos, centros nocturnos y más; en Monterrey, también se ha decretado el cierre de bares, casinos y otros establecimientos comerciales, a pesar de reconocer el impacto económico que eso conlleva.

“El objetivo es que haya el menor número de contagios”, destacó Sheinbaum, la jefa de gobierno de Ciudad de México, al hablar de cómo otros países y ciudades habían implementado protocolos similares antes. “Estamos a tiempo”, aseguró.

[Cómo lavarse las manos para protegerse del coronavirus si no tiene agua potable]

En México había hasta el domingo 316 contagios y 793 casos sospechosos del coronavirus SARS-CoV2, según los datos oficiales. Dos personas han fallecido debido al COVID-19.

Las autoridades sanitarias aseguran que no es necesario todavía ser más estridentes en su mensaje porque, según dicen, todavía no hay contagios locales, solamente importados. Hasta ahora únicamente se habían suspendido las clases durante un mes, a partir del pasado viernes 20 de marzo.

Así que hasta este lunes entraron en vigor medidas de distanciamiento social que muchos gobiernos alrededor del mundo habían puesto en marcha desde hace semanas o días.

El Gobierno de López Obrador inauguró su llamada Jornada Nacional de Sana Distancia, campaña para promover mantener distancia, cuidar a personas adultas y posponer eventos masivos.

[Qué significa que México y Estados Unidos cierren la frontera y quiénes pueden cruzar]

Parte de la campaña involucra una figura caricaturesca llamada Susana Distancia, que tiene cuentas en redes sociales donde publica misivas y recomendaciones oficiales en tono jocoso.

En semanas anteriores músicos habían hecho otras cumbias sobre el coronavirus, para exhortar a lavarse las manos y estornudar con cuidado.

[Toda la información sobre el coronavirus COVID-19 en el mundo]

En México hay precedente histórico para que la sociedad civil asuma tareas o tome acciones cuando hay tardanza del Gobierno; famosamente, en los terremotos de 1985 y de 2017 que devastaron a la capital, fueron grupos de civiles quienes formaron redes para de inmediato ayudar en los rescates y en el reparto de víveres para personas desamparadas.

En esta ocasión, además de compañías que ya tienen esquemas de trabajo en casa aunque todavía no lo pida el Gobierno, algunos individuos han empezado a colaborar para, por ejemplo, asegurar el surtido del supermercado para quienes necesitan recluirse.

Tal parece que el mensaje de #QuédateEnCasa empieza a calar entre algunos mexicanos pese a los mensajes confusos del presidente.

“Me da gusto que ahora sí anden haciendo caso a los cierres, porque yo veía a mares y mares de personas por la calle y eso luego asusta si es algo contagioso, ¿no?”, indicó a Noticias Telemundo María Elena Gómez, mujer que trabaja como peluquera en el sur de Ciudad de México.

- La incertidumbre económica

Aun así, en las calles se mantienen abiertos muchos negocios, sobre todo de comerciantes pequeños temerosos del efecto que tendría en su cartera dejar de laborar.

“Sí he visto muchísima menos gente, y eso afecta, preocupa”, dijo a Noticias Telemundo Toño Rodríguez, el dueño de un puesto callejero de jugos y licuados. “Porque uno necesita los insumos”, agregó.

A nivel nacional el peso mexicano ha subido a su peor récord histórico de tipo de cambio frente al dólar. Desde antes de la pandemia el producto interno bruto (PIB) se encontraba estancado y casi en recesión técnica.

Hay una “crisis económica que se está avizorando”, reconoció el domingo López Obrador.

Andrés Manuel López Obrador (izq.) y el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell durante una conferencia sobre la situación del COVID-19 en México, el 19 de marzoAP

Las autoridades aseguran que tienen un plan para paliar las pérdidas, aunque no han detallado bien de qué consta ese plan más allá de un primer paso, ayudas monetarias a personas de la tercera edad.

“Para proteger la economía popular primero, hay que atender la salud, blindar a los débiles y vulnerables, en este caso adultos mayores”, dijo López Obrador el lunes. A esas personas se les “entregarán cuatro meses de pensión por adelantado”, aseguró.

Dijo que “en su momento” se darán a conocer más acciones económicas.

Algunos negocios de nueva cuenta se han adelantado a lo hecho por el Gobierno. Restaurantes pequeños han dicho que redirigirán los fondos que tienen a asegurar que los trabajadores sigan recibiendo un pago por encima de pagar impuestos o la renta.

[Despidos por el coronavirus: qué ayudas puede solicitar]

Otros establecimientos se han ganado críticas por sus reacciones a la contingencia. Alsea, el grupo que en México maneja las franquicias de Burger King, Starbucks, Chili’s y otras, anunció que les dará la oportunidad a sus empleados de dejar de laborar “voluntariamente”, pero que no les pagará si deciden hacerlo.

Alsea “está respondiendo con el mayor nivel de responsabilidad del que somos capaces”, aseguró en un comunicado.

Por lo pronto, muchas personas en México están eligiendo ser optimistas respecto a la reacción del Gobierno, como Karla Ramírez, quien dirige un restaurante pequeño.

"Ya si veo a AMLO preocupado, me preocupo más yo", dijo.