El Senado intenta destrabar negociaciones para tercer plan de estímulo económico

El Senado intenta lograr un acuerdo bipartidista sobre un tercer plan de estímulo económico. La bancada demócrata insiste que la medida republicana favorece más a las grandes compañías y no da suficiente apoyo a trabajadores y sistemas sanitarios.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

El Senado intenta destrabar este lunes las negociaciones bipartidistas para un tercer plan de estímulo económico de dos billones de dólares, poco después de que Wall Street cerrara nuevamente a la baja pese medidas radicales anunciadas por la Reserva Federal para apuntalar a la economía.

Por ahora, los demócratas y republicanos intentan lograr un acuerdo sobre un proyecto de ley de cerca de dos billones de dólares, pero las agrias negociaciones causaron más nerviosismo en los mercados financieros, mientras avanza la pandemia del coronavirus. 

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ha liderado las negociaciones de la Administración Trump con los principales líderes demócratas y repubilcanos en el Senado para tratar de acercar posiciones.

Pero las recriminaciones mutuas han continuado a lo largo del día. 

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell,  acusó a los demócratas de querer introducir en el proyecto de ley cláusulas que favorecen a los sindicatos en detrimento de los empleadores y otras no relacionadas a la pandemia.

En respuesta, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, calificó de insuficientes las medidas republicanas para ayudar tanto a los trabajadores afectados por la pandemia, como a los trabajadores en el sector de salud. 

Mientras, la pandemia ha obligado a más gobiernos estatales a ordenar a sus habitantes a quedarse en casa y a restringir la actividad comercial.

Frágiles negociaciones

En medio de las agrias negociaciones, la bancada demócrata en el Senado bloqueó, por segundo día consecutivo desde el domingo,  un tercer plan de estímulo económico.

Ambos partidos han estado negociando el plan con urgencia desde la semana pasada, e intentan ahora destrabar las negociaciones.

En una votación de 49-46, la oposición demócrata bloqueó hoy la propuesta republicana, por considerar que, entre otros problemas, carece de suficientes controles para las corporaciones. 

Los republicanos necesitaban un mínimo de 60 votos para avanzar hacia el voto final de la medida, pero los demócratas insistieron en que el plan se inclina demasiado al beneficio de las grandes corporaciones.

Según explicó Schumer, el fondo de $500,000 millones que proponen los republicanos para ayudar a las industrias y grandes corporaciones debe incluir fuertes controles sobre el uso del dinero. 

"Estamos muy cerca de lograr un acuerdo, muy cerca. Nuestra meta es lograrlo hoy", djo Schumer, poniendo un pronóstico optimista a las acaloradas discusiones. 

Mientras,  la Bolsa de Nueva York ha sufrido otra caída este lunes pese a una enorme e histórica infusión económica anunciada por la Reserva Federal para ayudar a pequeñas y grandes empresas y a los gobiernos locales a afrontar la pandemia del coronavirus.

El promedio industrial de Dow Jones terminó a la baja en un 3%, es decir, con una caída de 583 puntos, mientras que el índice Standard & Poor 500 cayó en un 2.9%, lo que se sumó a su declive del 15% la semana pasada.  El índice de Nasdaq terminó con una caída del 0,3%.

El cierre a la baja de la Bolsa, que había empezado tambaleante tras la apertura esta mañana, se produjo poco después de que el Senado fracasara por segunda vez desde el domingo en las negociaciones. 

Intervención de la Reserva Federal

Por su parte, la Reserva Federal anunció hoy varias medidas radicales para ayudar a pequeñas y grandes empresas y a los gobiernos locales a afrontar la pandemia del coronavirus, una noticia bien acogida por los mercados financieros internacionales. 

No obstante, los mercados financieros permanecieron inestables, aunque con leves mejoras respecto a la semana pasada.

Durante la apertura, el promedio de Dow Jones bajó más de 270 puntos, es decir un 1,4%, mientras que el de S&P 500 bajó en casi un 3%, y el Nasdaq descendió 0,1%.  Los mercados europeos, por su parte, redujeron sus pérdidas. 

La pandemia, que ha generado más de 339,000 casos confirmados en todo el mundo -más de 35,000 en EE.UU., según el Centro John Hopkins-, continúa desatando restricciones de viaje, e interrupción y cierre de negocios en Estados Unidos, al igual que despidos y reducción de horas para los trabajadores.

Pese al optimismo que intentan proyectar los legisladores, no está claro si el Senado logrará avanzar hoy en el proyecto de ley de estímulo económico por la emergencia del coronavirus.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, (tercero de la izquierda), y el director de asuntos legislativos de la Casa Blanca, Eric Ueland, izquierda, continúan las negociaciones de un tercer plan de estímulo económico con líderes demócratas y republicanos en el Senado hoy lunes, 23 de marzo de 2020. (AP Photo/Andrew Harnik)AP / AP

En su esfuerzo más audaz para proteger a la economía estadounidense del coronavirus, la Reserva Federal dijo que comprará toda la deuda del Gobierno que considere necesaria y comenzará a dar préstamos a pequeñas y grandes empresas y gobiernos locales para ayudarlos a superar la crisis.

El anuncio de la Fed elimina cualquier límite en dólares de sus planes para apoyar el flujo de crédito en una economía destrozada por el brote viral. El esfuerzo absoluto del banco central ha ido más allá incluso del extraordinario impulso que hizo para rescatar a la economía de la crisis financiera de 2008.

Tras empezar mal el lunes, las bolsas europeas se recuperaron en consecuencia de la Reserva Federal. Y los índices que preanuncian como se abrirá la jornada en Wall Street subieron por la misma razón.

De momento, trabajadores y empresas grandes y pequeñas se quedan sin las ayudas previstas, que incluyen cheques para particulares y estímulos para las empresas. 

Mientras tanto, no solo aumentan los enfermos, sino también los despidos y las dificultades económicas para muchos negocios, en medio de una tormenta financiera que sigue afectando a los mercados bursátiles.

La principal traba en el Senado es que los demócratas insisten en que la medida ponga más énfasis en los trabajadores y garantice que las corporaciones no aprovecharán la pandemia para beneficio propio.

Estos argumentaron que la medida estaba demasiado sesgada a favor de las grandes corporaciones y que desprotegía a los trabajadores y proveedores de servicios de salud. 

Según Schumer, la medida ofrece "enormes cantidades de fondos de rescate corporativo sin restricciones o sin supervisión"; ayuda insuficiente para hospitales, enfermeras, mascarillas de protección y demás suministros médicos, y poca ayuda para los gobiernos locales y estatales. 

Por su parte, McConnell acusó a los demócratas de "obstruir" el proceo.  

"Aquí se está jugando con las emociones del pueblo estadounidense, con los mercados, con nuestro sistema sanitario. El pueblo estadounidense espera que actuemo" pronto, se quejó McConnell.

La parte central del paquete de ayudas prevé hasta 350,000 millones de dólares para que las pequeñas empresas sigan pagando las nóminas mientras los trabajadores se ven obligados a quedarse en casa por las medidas sanitarias necesarias para intentar poner freno a la pandemia. 

También se pretende el desembolso de cheques de aproximadamente 1,200 dólares por persona, o 3,000 dólares para una familia de cuatro miembros, así como la extensión de subsidios de desempleo.

La semana pasada, el presidente, Donald Trump, firmó un paquete de alivio económico que garantiza dos semanas de días de enfermedad con goce de sueldo a trabajadores afectados por la pandemia del COVID-19. 

El Congreso ya había aprobado sendas medidas para paliar la crisis: una partida inicial de unos $8,300 millones a principios de mes, y otra de $100,000 millones la semana pasada.

 

Editado por Francesco Rodella con información de NBC News y AP.