Se espera un cierre parcial de la frontera sur: Estados Unidos y México negocian acuerdo ante propagación del coronavirus

Trump ya ordenó el cierre parcial de la frontera con Canadá, pero aún no ha invocado el estatuto federal que le permitiría frenar el ingreso a Estados Unidos de migrantes indocumentados, tengan o no casos de asilo desde México. Una fuente confirmó a la cadena NBC tan pronto como este viernes se esperan restricciones que permitirán sólo los "viajes esenciales".

Por María Peña

WASHINGTON.— Las autoridades de Estados Unidos y México se acercan a un acuerdo para limitar los cruces en la frontera común, similar al pactado el miércoles con Canadá, como parte del combate a la propagación del coronavirus.

Una fuente de la Administración, que pidió el anonimato, confirmó a la cadena NBC que las restricciones permitirían sólo los "viajes esenciales"  y el paso de personas y vehículos por los puntos de entrada a Estados Unidos, aunque no afectarían el intercambio comercial por rieles y camiones. 

En todo caso, el acuerdo, que podría ser anunciado mañana, solo cubre el tránsito en los puertos de entrada oficiales, y sería aparte del plan de la Administración de bloquear el ingreso al país de los inmigrantes indocumentados. 

Por su parte, el secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf,  también ha dejado entrever este jueves que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS,  por su sigla en inglés), se prepara para el cierre parcial de la frontera con México y otras medidas.

En una declaración escrita enviada a Noticias Telemundo, Wolf defendió las acciones y medidas que ha ordenado el presidente, Donald Trump, “para proteger al pueblo estadounidense del coronavirus”, que ha supuesto una “emergencia de salud pública sin precedente” en el país.

“La introducción y propagación del coronavirus en la Patrulla Fronteriza e instalaciones de detención presentan un grave peligro para los extranjeros, nuestros agentes y oficiales en primera línea, y el pueblo estadounidense”, señaló Wolf.

El DHS “implementará de forma agresiva nuevas medidas para proteger al pueblo estadounidense y su fuerza laboral como sea necesario”, puntualizó Wolf.

El secretario de Seguridad Nacional no precisó cuándo ocurriría el cierre parcial de la frontera sur, o el freno total a la inmigración ilegal. 

Según Wolf, en la actualidad, los agentes fronterizos arrestan a extranjeros de más de 120 países, muchos de los cuales no portan documentos de identidad, ni de viaje o documentos médicos, lo que aumenta el riesgo para la salud pública.  

En paralelo a las discusiones sobre los cruces fronterizos, el Departamento de Estado emitió hoy su alerta "nivel cuatro" –la más grave– en la que instó a los estadounidenses a postergar viajes al exterior. Esta restricción también aplica a la franja fronteriza, según confirmó a Noticias Telemundo una fuente legislativa. 

El viernes pasado, el mandatario declaró una emergencia nacional que incluyó una moratoria de vuelos desde Europa.

Trump anunció ayer, miércoles, un acuerdo con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, para el cierre parcial de la frontera de más de 5,000 millas entre Estados Unidos y Canadá a viajes considerados no esenciales.  Bajo ese acuerdo, las autoridades permitirán el libre paso de bienes esenciales, como fármacos, alimentos y combustible. 

De esta forma, Estados Unidos se sumó a la creciente lista de países que han sellado sus fronteras, de forma parcial o completa, para dar un frenazo a la propagación del coronavirus, que en este país ya ha infectado a casi 9,000 personas y ha causado la muerte de otras 149.

Una treintena de países, principalmente en Europa y Asia, han cerrado por completo sus fronteras, incluyendo Alemania, Arabia Saudita, Dinamarca, España, Hungría, Polonia, y las Filipinas. En las Américas, lo han hecho Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, y Perú.

Preguntado sobre si hará lo mismo con México, Trump dijo que invocaría un estatuto federal que le permite restringir el acceso a EE.UU. de personas que supongan un riesgo para la salud pública.

Una vez implementada, la restricción bloquearía el acceso de todos los inmigrantes indocumentados, tengan o no casos de asilo. Esto sería en paralelo al programa 'Quédate en México', que obliga a los solicitantes de asilo que se presentan en la frontera sur a esperar en México sus audiencias, y demás trámites a la espera de una resolución de sus casos.

Las restricciones no afectarían a ciudadanos estadounidenses, residentes legales y extranjeros con visas temporales.

Aunque el medio conservador OANN dijo hoy en Twitter que Trump anunciará mañana, viernes, el cierre parcial de la frontera sur, el mandatario aún no ha invocado el estatuto federal.

La Casa Blanca no ha querido hacer comentarios al respecto. 

México quiere cooperación

Esta mañana, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que los funcionarios de la Administración Trump han tenido “un trato respetuoso” con su país y “no han tomado una medida unilateral de cierre de fronteras”.

“Ayer mismo, y lo celebro, el presidente Trump habló de no cerrar la frontera con México. Esto se agradece, porque además no ayuda; al contrario, podría perjudicar”, subrayó López Obrador, al indicar que ambos países continúan negociando “medidas conjuntas”.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, lidera las discusiones y, según AMLO, éstas van bien, “cuidando no tomar medidas apresuradas y separar la parte política de este asunto que debe de tratarse con mucha responsabilidad”.

Por su parte, Ebrard dijo en su cuenta en Twitter que le propuso al secretario de Estado, Mike Pompeo, que las medidas en ciernes contra el Covid-19 "no  paralicen la actividad económica y la frontera continúe abierta al comercio y al trabajo. Encontré buena disposición. Mañana informaré detalle de avances".

 Una fuente allegada a las conversaciones, que pidió el anonimato por no estar autorizada para hablar con la prensa, dijo a Noticias Telemundo que las conversaciones continúan, con el entendimiento de que la prioridad “es cuidar la salud de las personas en ambos países.”

“Queremos que se reconozca la peculiaridad de la frontera bilateral, y que se minimicen los daños. Esperamos que cualquier anuncio refleje la cooperación”, subrayó la fuente.

La frontera se prepara 

El cierre parcial de la frontera sur de más de 2,000 millas, aunque sea sólo para viajes no esenciales, podría tener secuelas económicas, tomando en cuenta que millones de habitantes en ambos lados de la frontera cruzan a diario para hacer negocios, realizar compras o visitar a familiares.

Por ahora, no está claro cómo se definirían los "viajes esenciales" en una de las regiones fronterizas más dinámicas y transitadas del mundo. 

Por ello, dos congresistas por Texas, la demócrata Verónica Escobar y el republicano Will Hurd, junto con líderes locales y estatales, instaron hoy a las autoridades de Estados Unidos y México a que elaboren juntos "planes de contingencia para minimizar el impacto" del contagio del coronavirus. 

 "Tras la restricción temporal de viajes no esenciales en la frontera de EEUU y Canadá debido a la pandemia del coronavirus, urgimos a la región de El Paso y Juárez a que preparen planes de contingencia en anticipación de que se adopten medidas similares" en la frontera sur, indicaron. 

Según Escobar, la cooperación bilateral debe incluir esfuerzos para resguardar la seguridad de la cadena de suministros de bienes, la facilitación de viajes esenciales, y la entrega de ayuda a refugiados y otros migrantes. 

Lea también: 

Trump promete nuevas ayudas económicas contra el coronavirus: “Tenemos que ganar esta guerra”

Trump afirma que una medicina antimalaria puede combatir los síntomas del coronavirus. La FDA lo está probando en casos muy graves