La Casa Blanca propone dar dos cheques de 1,000 dólares a trabajadores afectados por pandemia del coronavirus

Trump presiona al Congreso para que apruebe un plan económico de un billón de dólares para responder al impacto del coronavirus sobre la economía y los ciudadanos.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Por María Peña

WASHINGTON.-- La Casa Blanca ha propuesto entregar 2,000 dólares a los trabajadores afectados por la pandemia del coronavirus, y unos $300,000 millones para ayudar a las pequeñas empresas a evitar una hemorragia de empleos.

Durante una rueda de prensa, el presidente, Donald Trump, afirmó que Estados Unidos tendrá que "hacer sacrificios", pero vaticinó una "completa victoria" frente al "enemigo invisible" del coronavirus. 

"Debemos hacer sacrificios porque estamos en esto juntos, y así lo superaremos. Es el enemigo invisible el enemigo más difícil, pero vamos a derrotar a este enemigo invisible. Creo que lo haremos más rápido de lo que pensábamos y será una completa victoria", enfatizó Trump, recurriendo a su conocido uso de superlativos.

Trump señaló que el monto de los cheques a los estadounidenses y de ayudas para el empresariado podrían cambiar,  porque se está negociando "con números grandes y muchos números pequeños también",  porque el objetivo es "ayudar a todo el mundo". 

"Esto no fue culpa de nadie, y desde luego ninguna de estas compañías (aéreas), que de repente se quedaron sin pasajeros, aviones sin pasajeros, cruceros sin pasajeros... queremos mantener a estas empresas dinámicas, porque habrá un retorno (económico) muy muy rápido", en cuanto pase la epidemia, vaticinó Trump.

Asimismo, Trump señaló que, entre otras medidas sobre la mesa,  el Departamento de Vivienda suspenderá temporalmente los embargos hipotecarios

Por otra parte, Trump se hizo eco de la advertencia que hiciera ayer el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en el sentido de que, sin la rápida acción del Congreso, la tasa de desempleo podría dispararse del 3,5%, en la actualidad, al 20%. Trump lo describió como "el peor escenario posible". 

El mandatario ha apostado por los logros de su agenda económica para lograr la reelección el próximo 3 de noviembre, y no está claro el impacto que la epidemia del coronavirus pueda tener en esa meta. 

Aritmética preliminar 

Según un documento del Departamento del Tesoro, adelantado al diario The Washington Post, y confirmado por Noticias Telemundo, el plan de un billón de dólares prevé dos rondas de desembolso de cheques de 1,000 dólares cada uno, entre abril y mayo próximo, para los trabajadores directamente afectados por la pandemia. 

Pese al anuncio, los mercados reaccionaron a la baja este miércoles, con una nueva jornada que debió ser suspendida 15 minutos por la caída de 7% del Dow Jones, que perdió toda la ganancia acumulada desde que Trump asumió en la Casa Blanca. 

Por ahora, el monto total para el desembolso de ayudas directas a los trabajadores es de $500,000 millones, divididos por partes iguales en dos rondas de cheques. La primera ronda se efectuaría a partir del 6 de abril, y la segunda, a partir del 18 de mayo.  

En el documento de dos páginas, el plan también propone la creación de una entidad para facilitar préstamos directos a la industria de aviación, sobre todo a las aerolíneas comerciales, por un monto de $50,000 millones. 

Según la Administración Trump, el Departamento del Tesoro determinará las tasas de interés y demás factores de los préstamos disponibles para las aerolíneas. 

También estipula ayudas por hasta $300,000 millones para que los negocios no tengan que hacer despidos masivos debido a la estrepitosa caída en la demanda, conforme buena parte de la población civil practica el "distanciamiento social" para reducir el riesgo del contagio. 

Hoy mismo la empresa automovilística, GM, anunció que cerrará todas sus plantas de ensamblaje en Norteamérica hasta el  próximo 30 de marzo, y se prevé que Ford y Fiat Chrysler tomen medidas similares. 

El plan también propone una partida de $150,000 millones para ayudar a negocios en el sector de servicios, en particular los hoteles, que han comenzado a reducir las jornadas de los empleos por la cancelación de reservas. 

¿Será suficiente?

Dos economistas consultados por Noticias Telemundo coincidieron en que el plan económico es apenas un primer paso para responder a la crisis del Covid-19, y destacaron la urgencia inmediata de ayudar a los trabajadores más afectados. 

Michael Hicks, un economista de la Universidad estatal Ball, en Indiana,  señaló  que Estados Unidos tiene 2,6 millones de meseros y, conforme se deteriora la economía, “casi todos perderán sus empleos” esta semana.

Por ello, Hicks, director del Centro para Investigación Empresarial y Económica, vaticinó que el informe de desempleo del próximo 3 de abril “será el peor informe mensual, individual, en la historia de EEUU”. 

La pérdida récord de 1,96 millones de empleos ocurrió en septiembre de 1945, después de la retirada de Japón de la Segunda Guerra Mundial, recordó.

Hicks no pudo precisar si mil dólares a cada trabajador sería suficiente, pero advirtió que la pandemia afectará con más dureza a hispanos con salarios bajos, menos ahorros, y altos gastos en casa.  Además, muchos no pueden darse el lujo de quedarse en casa o pagar una niñera con el cierre de escuelas. 

"Esta caída económica reducirá las oportunidades educativas para familias de bajos recursos si no hacemos algo con urgencia ahora", señaló Hicks, cuyo equipo calcula que uno de cada seis estadounidenses resentirá los efectos del “distanciamiento social”.

Según su análisis, alrededor de 28 millones de empleos requieren un alto nivel de cercanía física con clientes y trabajadores, y estos empleos -buena parte de ellos en el sector de servicios- pagan en promedio $32,774 al año.  

La Administración Trump aún no ha detallado a cuántos y a quiénes beneficiará el desembolso de cheques, ni los requisitos para recibirlos.  

Pero, según Andrés Vinelli, vicepresidente de política económica del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP), la Administración debe enviar cheques "a todos los estadounidenses, incluyendo hogares con niños".

"Lo poco que sabemos del impacto económico es por anécdotas, no hay nada oficial. Muchos latinos trabajan en el sector de servicios, en el de comida, y los dos están muy golpeados. Hay mucha improvisación (en esta respuesta) pero, ante despidos y recortes de horarios, también hay mucha urgencia de alivio", enfatizó Vinelli. 

"Nosotros creemos que es necesario levantar las restricciones para acceder a los subsidios de desemplo y mejorar el beneficio de días de enfermedad con goce de sueldo", porque la medida ante el Congreso solo aplicaría para empresas con menos de 500 empleados, explicó. 

Un plan "a lo grande"

Trump ha dicho que quiere un plan "grande y audaz" y el que propone ahora su gobierno compite con el que el Congreso invirtió en la economía para paliar la "Gran Recesión", entre diciembre de 2007 y junio de 2009. 

En esa ocasión, el Congreso inyectó al menos $2,8 billones para ayudar a las empresas al borde de la quiebra y estimular el consumo y la creación de empleos. 

Al igual que entonces, el plan definitivo saldrá de las negociaciones en curso entre demócratas y republicanos. El Congreso prevé someter a voto el plan tan pronto como esta misma semana. 

Preguntado sobre el plan, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo que la Cámara Alta permanecerá en sesiones para ultimar los detalles del texto legislativo y preparar su voto. 

"El Congreso tiene un enorme papel en la respuesta a este reto, y estamos decididos a cumplir con esa obligación", subrayó McConnell. 

El plan surge en paralelo al voto que el Senado prevé realizar hoy para el paquete de alivio económico que aprobó la Cámara de Representantes la madrugada del sábado pasado, por unos $100,000 millones. 

Además, la bancada demócrata en el Senado también adelanta su propio plan de $750,000 millones, aunque no está claro que logre suficientes votos para su aprobación. 

La Administración Trump ha sido blanco de críticas por su manejo de la crisis, tomando en cuenta la postura cambiante del presidente, Donald Trump.

Hace 56 días, poco después del primer caso de coronavirus confirmado en EE.UU., Trump negó que hubisese una crisis, minimizó el riesgo del contagio, y acusó a los demócratas y a la prensa de "exagerar". 

Ahora, frente a la amenaza de una recesión, Trump presiona al Congreso a que inyecte masivas cantidades de dinero a la economía. 

Lea también: 

EE.UU. y Canadá cerrarán su frontera al tráfico no esencial de forma temporal para frenar la pandemia

Creo que tengo coronavirus. ¿Ahora qué debo hacer?