Tres hombres son hallados responsables de la muerte del niño refugiado sirio en Turquía: reciben condenas de 125 años de cárcel

El pequeño Alan Kurdi fue encontrado sin vida en una playa de Turquía en 2015. La imagen de su cuerpo abandonado se convirtió en un símbolo del drama que viven los migrantes en fuga de guerras y violencia.
Un graffiti en Frankfurt, Alemania, recrea la desgarradora fotografía que muestra el cuerpo del niño sirio Alan Kurdi, de 3 años, después de ahogarse en el Mediterráneo en 2015.
Un graffiti en Frankfurt, Alemania, recrea la desgarradora fotografía del cuerpo del niño sirio Alan Kurdi, de 3 años, después de ahogarse en el Mediterráneo en 2015.AP

Por Francesco Rodella

Tres hombres considerados involucrados de forma culpable en la muerte de un niño migrante sirio en 2015 en la costa de Turquía recibieron el viernes una condena a 125 años de cárcel cada uno, según la agencia de noticias estatal turca

La foto del cuerpo del pequeño Alan (o Aylan, según la grafía turca) Kurdi, abandonado en una playa de Turquía occidental antes de que autoridades locales lo rescataran, dio la vuelta del mundo y generó una ola de indignación y conmoción por el sufrimiento que vivían cientos de miles de migrantes en fuga de la guerra en Siria y que intentaban encontrar refugio en Europa tras pasar por Turquía. 

El niño tenía tres años cuando perdió la vida en 2015, según la agencia estatal turca Anadolu, dos para otros medios.

Alan murió ahogado junto a su hermano Galip, de 5 años, su madre Rihan, y otros dos refugiados cuando un bote que transportaba a 14 migrantes hacia la isla griega de Kos volcó cerca de la costa turca, según recuerda The New York Times. De sus familiares cercanos, sobrevivió solo el padre.

En 2016, dos ciudadanos sirios, Muwafaka Alabash, de 36 años, y Asem Alfrhad, de 35, fueron condenados a más de cuatro años de cárcel por tráfico de refugiados en relación con este caso. 

Uno de los sirios arrestados en Turquía a principios de marzo, bajo sospecha de haber causado la muerte de cinco refugiados, incluyendo a Alan Kurdi. Getty Images

Los tres hombres condenados el viernes estaban entre los organizadores de la red de trata de personas de la que fueron víctimas el pequeño Alan y sus compañeros de viaje. Los tres estaban fugados de la justicia durante el proceso que llevó a la condena a penas de cárcel de otras personas involucradas en la misma trama.

Los tres fueron capturados en los días previos al dictamen de la sentencia en su contra de este viernes, según la agencia Anadolu. 

Muchos pueden haber recordar la imagen desgarradora del cadáver de Alan cuando otra fotografía terrible dio la vuelta del mundo el verano pasado: en este caso se trataba de los cuerpos de un hombre salvadoreño y su hija de menos de dos años ahogados en el Río Grande, en la frontera entre México y Estados Unidos. 

 

 

Después de que en 2015 el área del Mediterráneo viviera una crisis migratoria sin precedentes por las proporciones del drama que vivieron los refugiados en fuga del conflicto sirio, Turquía y la Unión Europea firmaron el año siguiente un acuerdo para frenar el flujo incesante de migrantes desesperados por huir de esa infernal guerra.

Los términos de ese trato preveían que Turquía se comprometiera a retener a cientos de miles de refugiados en su territorio a cambio de dinero europeo.

Pero recientemente el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, decidió abrir la frontera de su país con Grecia, un país de la Unión Europea (UE), lo que dio a miles de migrantes vía libre para intentar ingresar allí, lo que desencadenó una nueva crisis migratoria, además de política entre su Gobierno y las naciones que componen la UE.  

El mandatario turco hizo ese paso tras quejarse de la falta de respaldo de Europa a la presencia militar de su país en la región siria de Idlib, ubicada cerca de la frontera común con Turquía y ahora asediada por las fuerzas del régimen sirio, enemigo de este país y respaldado por Rusia. Erdogan acusó a la UE de no cumplir su parte del acuerdo de 2016, incluido desde el punto de vista económico.

Los países europeos enviaron a la frontera griega fuerzas policíacas especiales y adoptaron otras medidas de contención para intentar frenar esta presión migratoria en fuerte aumento en el límite oriental de la zona UE. 

Con información de AP.