Estados Unidos asegura que la nueva regla de carga pública no se aplicará a los migrantes afectados por el coronavirus

USCIS pide que los que puedan no vayan al trabajo ni asistan a clases escolares presenciales y que tendrá en cuenta los documentos que prueben la necesidad de esas medidas.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

El Gobierno asegura que una nueva regla de carga pública que limita las posibilidades de obtener la green card a migrantes que se benefician de determinadas ayudas públicas no se aplicará a aquellos que hayan sido contagiados por el coronavirus o manifiesten síntomas relacionados con este patógeno y busquen atención médica pública.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) comunicó que este será su criterio el viernes por la noche: la decisión supone que solicitar tratamiento o atención preventiva por el coronavirus no afectará el estado de inmigración de individuos de acuerdo con la nueva regla. 

La agencia asegura que el mismo criterio será válido también en el caso de que en algún momento sea disponible una vacuna contra el mortífero virus (actualmente todavía inexistente), que ha provocado una alerta sanitaria en todo el mundo y más de 5,400 muertos a fecha de este sábado. Los síntomas habituales del COVID-19, la enfermedad desencadenada por este virus, son fiebre, tos y falta de respiración.

La nueva regla de carga pública está en vigor desde finales del mes pasado. Ha sido altamente criticada por activistas pro-inmigrantes, quienes mantienen que la norma castiga a extranjero que se encuentran en el país legalmente y que tienen acceso a algunos beneficios, como cupones de alimentos, para sus hijos, que pueden haber nacido en Estados Unidos. 

USCIS reconoció que algunos inmigrantes pueden tener miedo a buscar atención sanitaria por el virus debido a las posibles consecuencias negativas para su estatus migratorio, y dijo que "no considerará las pruebas, el tratamiento ni la atención preventiva" relacionada con este patógeno para determinar la idoneidad de alguien a la residencia permanente. 

Asimismo, la agencia pidió que los que puedan no trabajen ni asistan a clases escolares presenciales, y que tendrá en cuenta los documentos presentados por migrantes para probar que tuvieron que beneficiarse de ayudas públicas durante la epidemia y la fase de recuperación de sus efectos.

El anuncio se produjo después de que legisladores y grupos civiles de defensa de los migrantes instaran al Gobierno a suspender la regla durante la duración de la emergencia sanitaria. Los defensores dicen que han estado recibiendo llamadas de inmigrantes en pánico ante el posible impacto de la regla en su estado migratorio si buscan atención médica. 

Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Ángeles, dijo que su grupo y otros realizaron una conferencia de prensa instando a los inmigrantes a buscar atención si es necesario y recordándoles que su salud y la de sus familias es lo más importante.

"Las personas se preguntan sobre su vulnerabilidad tanto en términos de enfermedad como de vulnerabilidad en términos de estatus migratorio, en términos de ser descubiertos", dijo.

Salas dijo que no confía plenamente en la administración del presidente, Donald Trump, pero  sí en que las autoridades estatalesy locales apoyarán a los inmigrantes que buscan la atención médica que necesitan, independientemente de su estado migratorio.

El jueves, legisladores demócratas presionaron a Ken Cuccinelli, subsecretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, para que suspendiera o ignorara la norma durante el brote del virus. Cuccinelli dijo que las exenciones de salud pública escritas en la regla ya abordaban ese problema.

"¡Esta es una gran victoria para los inmigrantes”, comentó por Twitter la representante demócrata por Washington Pramila Jayapal después de la nota de USCIS de este viernes.