Una isla caribeña es la puerta trasera de ICE para deportar a venezolanos

Sin vuelos directos a Venezuela ni relaciones diplomáticas con Caracas, el servicio de Inmigración (ICE) busca maneras para seguir deportando a venezolanos. Hay casi 4,000 con orden de deportación final. Pese que el gobierno de Trump considera que en Venezuela hay dictadura, al menos 130 nacionales fueron retornados este año fiscal a través de terceros países.
Dos gobiernos en Venezuela y la falta de vuelos desde EE.UU. sitúan a los inmigrantes con órdenes de deportación en un complicado limbo.
Dos gobiernos en Venezuela y la falta de vuelos desde EE.UU. sitúan a los inmigrantes con órdenes de deportación en un complicado limbo.Juliana Jiménez

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Por Damià Bonmatí y Belisa Morillo / Noticias Telemundo Investiga

MIAMI, Florida. – ‘Carlos’ llevaba más de un año entre rejas, arrastraba una orden de deportación y sabía que no había vuelos a Caracas para devolverlo a su país. Se negó a firmar cualquier documento para repatriarlo, pero las autoridades lograron la manera de hacerlo. Está de vuelta en Venezuela, después de tomar cuatro vuelos y atravesar tres países.

Hay casi 4,000 venezolanos en Estados Unidos con órdenes de deportación a su país, según el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE). La mayoría llegaron en búsqueda de un asilo que los proteja del gobierno autoritario de Venezuela, que Estados Unidos considera una “dictadura corrupta y violenta”. Pero la misma administración Trump los tiene en la lista de deportaciones pendientes y admite que busca maneras para seguir repatriando.

Sin vuelos directos a Venezuela ni relaciones diplomáticas con Nicolás Maduro, esos inmigrantes con órdenes de deportación quedan en un complicado limbo. Algunos de ellos se mantienen en centros de detención por más tiempo del legalmente permitido y otros han sido liberados con permisos de futuro incierto. Incluso ICE deporta a algunos de ellos por ‘la puerta trasera’: por otros países.

Por ejemplo, una pequeña isla caribeña. Noticias Telemundo Investiga habló con dos venezolanos, ‘Carlos’ y ‘Jesús’, quienes fueron devueltos a Venezuela este año a través de Trinidad y Tobago. Y también con otros todavía en detención de ICE que han recibido solicitudes de visa para viajar a esta isla situada a 470 millas de la costa de Venezuela. 

"Rellénelo dos veces": esta fue la solicitud de visa a Trinidad y Tobago que Braylon Gallardos recibió de manos de los agentes de ICE estando en detención en Mississippi.Damià Bonmatí/Noticias Telemundo

Entre la comunidad venezolana corren rumores de que ya no hay más deportaciones. El representante especial de Trump para Venezuela, Eliott Abrams, dijo que son “extremadamente bajas”. Sin embargo, según datos facilitados a Noticias Telemundo Investiga, en el año fiscal 2019 ICE deportó una media de un venezolano al día y este año fiscal ya repatriaron a 130 más.

El Servicio de Inmigración confirmó cómo lo hace: usa vuelos comerciales a países terceros para deportar a Venezuela aunque, por motivos de seguridad, no detalló las rutas ni el número de estados que ayudan.

“Los agentes de ICE llevaban su ropa civil”

‘Carlos’, quien no quiso publicar su nombre real por temor a represalias, fue enviado de vuelta a Venezuela en enero de 2020. Su deportación empezó en un centro de detención en Mississippi, donde oficiales de ICE le entregaron una solicitud de visa a Trinidad y Tobago.

“Yo me negué a firmar ese documento. No sabía si me podían dejar tirado en Trinidad”, relata al teléfono desde Venezuela. “Al negarme, ya empezaron a presionarme para que firmara, pero al final nunca firmé”.

Sin embargo, un viernes de enero, ‘Carlos’ fue trasladado desde su centro de detención en Mississippi al aeropuerto de Alexandria, Louisiana, para luego volar a Houston, Texas, y de allí a Miami con una aerolínea comercial, según su relato. Iba acompañado por agentes de ICE “con su ropa civil”. Esa misma noche aterrizaron en Puerto de España, la capital de Trinidad y Tobago.

Aunque él asegura que nunca firmó la petición, allí se le entregó un visado de Trinidad y Tobago con su nombre. “Estamos complacidos de informarle que su solicitud de visa ha sido aprobada”, se lee en el documento firmado por el consulado trinitense en Miami. ICE dijo que se ocupa de pedir esos visados de tránsito a los consulados, pero la cónsul en Miami dijo no tener tiempo para hablar sobre el asunto.

Pero en ese viaje ‘Carlos’ necesitó un documento más para que se ejecutara la deportación: al no tener pasaporte venezolano y al ser imposible ahora mismo renovarlo para los nacionales en el exterior, necesitaba un salvoconducto de viaje que acreditara su nacionalidad.

Y allí entra en juego la embajada, que en el caso venezolano abre una caja de truenos legal y política. El único embajador venezolano que reconoce Estados Unidos es Carlos Vecchio, el representante en Washington del líder opositor Juan Guaidó. La embajada de facto, sin servicios consulares en funcionamiento, se encuentra en un edificio militar de Venezuela en la capital estadounidense.

Tras meses de duras sanciones económicas contra el gobierno de Nicolás Maduro, el presidente Donald Trump reconoció en enero de 2019 al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Desde entonces, Estados Unidos mantiene sus relaciones diplomáticas con Guaidó, aunque el poder ejecutivo con poder real en Venezuela sea de Maduro.

Carlos Vecchio dijo a Noticias Telemundo que la embajada entrega esos documentos para que el servicio de inmigración pueda deportar: “Cuando ICE nos ha pedido algún documento, por ejemplo, porque existe un caso de una persona que fue deportada por temas criminales y necesitaba una autorización para poder salir, nosotros hemos emitido lo que se llama travel documents”.

A dos millas de la embajada histórica, este edificio en Washington DC ejerce de embajada del país desde que el agregado militar de Venezuela se alineó con Juan Guaidó.Damià Bonmatí/Noticias Telemundo

Pero, según su relato, ‘Carlos’ aterrizó en Caracas y los oficiales, que dependen del gobierno de Nicolás Maduro, no dieron validez a esos documentos emitidos por la embajada de Guaidó. “No lo aceptan porque no tiene legitimidad para este gobierno de aquí”, explica. Lo dejaron entrar en el país con su cédula venezolana.

Noticias Telemundo pidió a tres oficiales de prensa del gobierno de Nicolás Maduro información al respecto, pero no ofrecieron una respuesta. La administración de Trump mantiene que, para que produzca una deportación, necesita un país que esté aceptando a los repatriados. 

Ahora, ‘Carlos’ vive en Caracas con el temor de ser atacado o extorsionado como deportado que viene de Estados Unidos. Otro compañero suyo de un centro de detención, “Jesús”, fue repatriado por la misma ruta en febrero. En su caso, guarda un documento de Trinidad y Tobago, el mismo país que le aprobó el visado, expulsándolo del país el mismo día de su llegada. El documento está sellado por un oficial de inmigración trinitense. 

El billete de abordaje, desde Puerto España a Caracas, de un venezolano deportado a través de Trinidad y Tobago.Noticias Telemundo

En ambos casos tenían antecedentes penales en Estados Unidos, ‘Carlos’ por manejar ebrio y “Jesús” por huir de las autoridades.

“No voy a firmar la solicitud”

Esa solicitud de visa a la isla caribeña les ha llegado a otros venezolanos con orden de deportación. Dubraska González oyó a su pareja, Braylon Gallardos, al teléfono desde el centro de detención y sabía que algo iba mal:

– Me dice: “Amor...”. Yo cuando escucho la voz: “¿Pasa algo?”. “Me acaban de traer una petición de visa a Trinidad y Tobago...”.

La pareja quedó en shock. Se vieron por última vez en junio de 2019 en la frontera de Estados Unidos con México. Ella estaba embarazada de tres meses, se entregaron a la Patrulla Fronteriza en búsqueda de asilo y los separaron en la detención. Dubraska, sin recursos y acogida en casas de amigos y conocidos, vivió el embarazo y el nacimiento sola.

Braylon Gallardos y Dubraska González antes de llegar a Estados Unidos en búsqueda de asilo.Cedida a Noticias Telemundo

El papá, Braylon, lleva más de nueve meses en detención. Sin defensa legal, perdió su caso de asilo y solo conoce a su hija a través de unas fotos de recién nacida. Les sale demasiado caro enviar más fotografías de la pequeña. Hablamos con él al teléfono sobre la solicitud de visa:

– ¿Usted qué va a hacer?
– No pienso llenar esa aplicación porque no sé qué es lo que quieren hacer conmigo, si es completamente legal o si quieren mandarme ilegalmente a Venezuela. 

Es un documento que pide desde la información básica del viajero y la foto, hasta los ingresos anuales y la dirección permanente.

Un compañero de celda de Braylon también recibió ese documento. Los familiares, desde fuera, se preguntan por qué algunos sí y por qué otros no. No todos los casos comprobados por Noticias Telemundo Investiga tenían antecedentes penales, pero la mayoría sí estaba detenida en Mississippi.

“Su deportación ocurrirá en un razonable futuro”

ICE tenía a 3,791 venezolanos con orden de deportación en sus listas a finales de febrero y, sin vuelos directos a Venezuela, no pueden legalmente quedarse en detención de manera indefinida.

De hecho, abogados y juristas subrayan que es inconstitucional. La Corte Suprema resolvió en 2001 que un extranjero con orden de deportación final no debe quedarse privado de libertad por más de seis meses. Eso sitúa a centenares de venezolanos en detención en un limbo y pone a ICE en la encrucijada de buscar la manera de deportarlos o de ponerlos en libertad dentro de Estados Unidos.

Aunque hay excepciones que permiten tener a un inmigrante indefinidamente tras las rejas: “Personas que tienen el récord criminal y presentan un riesgo para la sociedad”, explica el abogado Gerardo Zadra, quien atiende sobre todo a clientes venezolanos en Miami.

Noticias Telemundo Investiga encontró varios casos de venezolanos –con y sin antecedentes penales– en detención por más de seis meses pese a tener una orden de deportación final. Según documentos entregados a los inmigrantes, ICE entrega cada tres meses un documento a los reclusos para extender su tiempo privado de libertad.

“Su deportación ocurrirá en un razonable futuro próximo. A la espera de ello, usted va a mantenerse en custodia de ICE”, se lee en la carta. El texto dice que el detenido queda privado de libertad tras revisar “su historial personal y/o una entrevista”.

El abogado Zadra dice que “esta es una práctica muy común” para prolongar la detención 90 días adicionales.

Francis Gil es una de las venezolanas que recibió el documento varias veces. Cumplió una condena por felonía en una prisión federal y ahora se sabe de memoria los días que lleva detenida con orden de deportación a su nombre: 267 días en su conversación más reciente con Noticias Telemundo.

Su voz suele sonar cansada desde el centro de detención de Louisiana. Dice que es por los medicamentos que le entregan para la ansiedad y la depresión, pero no sabe exactamente cuáles son. Para Gil, su única aspiración es que la deporten, para salir de detención, y pide rutinariamente novedades a los agentes de ICE.  “Me dicen que mi caso está pendiente en Washington”, cuenta por teléfono.

El venezolano Danilo Joves se reencuentra con su hermana y conoce a su sobrina tras ser liberado por ICE.Damià Bonmatí/Noticias Telemundo

“Ni yo mismo sé qué estatus tengo”

– Me toca la puerta el deportador. Y me dice: “Tú tienes mucho tiempo detenido”. Digo: “Sí, ¿no lo había notado?”.

Danilo Joves llevaba exactamente 281 días con una orden de deportación final y entre rejas, más de cien días más de lo legalmente permitido.

ICE lo liberó a mediados de febrero. Le tomó por sorpresa y un vecino de Mississippi le dejó llamar a su hermana para poder comprar un billete de autobús rumbo a Florida. En la estación, lo esperaban su hermana Danieli y la sobrina, una bebé que nació mientras Danilo estaba en detención.

Se abrazaron entre lágrimas de felicidad, pero lo que no sabía su hermana es que Danilo salía con una orden de deportación a sus espaldas.

– ¿Usted salió de detención pero en qué condiciones está ahora?
– Ni yo mismo sé cómo estoy, para ser sincero. Ni yo mismo sé qué estatus tengo – responde Joves en un apartamento en el sur de Florida.

Es uno más entre decenas de venezolanos que ICE liberó en las últimas semanas y que, según abogados, quedan en libertad con la condición de que se presenten periódicamente en la oficinas de ICE hasta que el gobierno estadounidense decida qué hacer con ellos.

"Estuve en cuatro detenciones diferentes": Danilo Joves, de 33 años, nos recibe días después de salir en libertad pese a tener una orden de deportación.Damià Bonmatí/Noticias Telemundo

Varios abogados consultados en el sur de Florida ven en el limbo venezolano similitudes con la situación de los cubanos cuando no había deportaciones a La Habana. “Si tuvieran otra nacionalidad, con deportación, ya los hubieran repatriado a su país respectivo”, dice el licenciado Gerardo Zadra.

El embajador venezolano reconocido por Estados Unidos, Carlos Vecchio, ha explicado a detenidos y familiares venezolanos que está trabajando con el gobierno de Donald Trump para que no haya “ninguna deportación” a Venezuela.

Desde finales de 2019, Vecchio ha realizado dos visitas a centros de detención en Texas y Florida y se ha reunido con abogados probono de inmigración, incluido el del militar Hugo Parra, quien se rebeló para apoyar al opositor Juan Guaidó y lleva más de un año en detención de ICE con la esperanza de lograr asilo en Estados Unidos.

Dubraska González con su bebé en el sur de Florida.Jorge E. Vásquez / Noticias Telemundo

El representante de Guaidó admite que “el tema migratorio es uno de los temas más regulados acá”.

Por ahora, 130 compatriotas han sido deportados este año. Los casos de asilo de venezolanos pendientes en corte crecieron casi un 2,000% en los últimos cinco años, según datos del gobierno recogidos por la Universidad de Syracuse. Y las cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) muestran que las llegadas de venezolanos marcaron un máximo en 2019.

Si usted es o conoce a venezolanos con orden de deportación o en custodia de ICE, puede hablarnos de manera confidencial por email. Escribanos a damia.bonmati@nbcuni.com

La periodista Diana Baptista colaboró en el reporteo de esta nota, y Elena González y Eulimar Núñez en la edición.