Esta solicitante de asilo trans sufrió agresiones sexuales en una prisión de ICE, según grupos que la defienden: ahora piden su libertad

Alejandra Alor Reyes sufrió terribles discriminaciones y violencia en México por ser transexual, según contó. Lo mismo le pasó bajo custodia de la Migra, dicen sus defensores. Ahora espera obtener asilo.
Activistas protestan en defensa de las personas transexuales bajo custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), en una imagen de archivo.
Activistas protestan en defensa de las personas transexuales bajo custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), en una imagen de archivo. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Grupos de defensa de los derechos de los migrantes piden que una joven solicitante de asilo transgénero quede en libertad de una prisión del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) al denunciar que sufrió allí agresiones sexuales y mientras intenta obtener asilo en Estados Unidos. 

La razón principal por la que estas organizaciones piden que Alejandra Alor Reyes, una mexicana de 24 años, obtenga este beneficio mientras espera que se resuelva la apelación de su caso de asilo es que sufre de trastorno de estrés postraumático por la violencia que sufrió.

Entre los grupos que apoyan su causa está la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) de Arizona, Trans Queer Pueblo y Detention Watch Network. Ahora la joven está detenida en La Palma, Arizona, explica ACLU en un comunicado

Este grupo asegura que lo que sufrió Reyes cuando todavía estaba en México, antes de pedir asilo en Nogales, Arizona, fue “horrible”. La mujer fue víctima de acosos y amenazas por ser trans, también por parte de miembros de cárteles, cuenta la organización. Hasta que uno de ellos llegó a amputarle parte de un pulgar. Además, la joven tuvo que vivir en la calle durante durante muchos años, según Cyrina King, una defensora de inmigrantes. 

Tras cruzar la frontera y pedir asilo en el pasado mes de junio, fue detenida por ICE en Arizona, en la prisión de Eloy.  

Allí, Reyes fue encerrada en el sector masculino, donde sufrió agresiones sexuales y acoso a manos de otras personas detenidas, asegura ACLU. Tras este incidente, los guardias la mantuvieron en confinamiento solitario durante más de un mes, agrega la organización, que detalla además que la joven fue víctima de una segunda agresión similar a la anterior y puesta en confinamiento solitario durante nueve días después de este episodio. 

ACLU y los otros grupos que defienden a Reyes sostienen que ICE ha violado sus propias políticas al aislar a Reyes en solitario durante más tiempo del que debería, y que su caso es una indicación más de que los inmigrantes transgénero enfrentan condiciones de vulnerabilidad y que ninguno está retenido con miembros del género con el que se identifican.

"ICE sigue sin atender sus necesidades y la perjudica aún más al mantenerla bajo custodia", declaró Yvette Borja, abogada de ACLU Arizona, en referencia a Reyes. 

La agencia federal dijo que había ofrecido transferir a Reyes a una vivienda para detenidos transgénero en agosto, pero ella se negó. "ICE se compromete a mantener un sistema de detención de inmigrantes que prioriza la salud, la seguridad y el bienestar de todas las personas bajo su cuidado y custodia, incluidas las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales", escribió el portavoz de la agencia Yasmeen Pitts O 'Keefe, según recoge The Associated Press.

Esta agencia de noticias afirma sin embargo que el único lugar para tal fin gestionado por el sistema migratorio estadounidense, ubicado en Nuevo México, cerró en enero en medio de acusaciones de larga data de que allí la atención médica era inadecuada y había situaciones de maltrato contra las personas recluidas allí.

En ese lugar estuvo recluida en 2018 la hondureña Roxana Hernández, solicitante de asilo trans de 33 años, quien murió en un hospital mientras estaba bajo custodia de ICE. La autopsia realizada tras su fallecimiento mostró que Hernández murió de un trastorno raro que se desarrolló por el SIDA. Los activistas que la apoyaron dijeron que no recibió la atención médica necesaria cuando enfermó. 

Los grupos defensores de Reyes estiman que actualmente hay alrededor de 90 migrantes trans detenidos, todos mantenidos bajo custodia junto a personas que se identifican como de género diferente respecto al suyo.

Según la versión de estos grupos, ella está en peligro mientras esté detenida. “Nos preocupa su salud mental porque le han diagnosticado TEPT (trastorno de estrés postraumático). Si no la dejan libre, su salud mental sufrirá un deterioro", dijo Borja.

Editado por Francesco Rodella con información de AP.