Trump aprobará un número récord de visados temporales ante la necesidad "desesperada" de trabajadores

El presidente prepara nuevos permisos laborales para atraer a mucamas, meseras, cocineros y otros empleados extranjeros, mientras negocia con el Congreso una reforma migratoria.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

El Gobierno que preside Donald Trump planea aprobar la concesión de 45,000 visados adicionales para trabajadores temporales, según ha informado el diario The Wall Street Journal, una decisión que será anunciada la próxima semana por el Departamento de Seguridad Nacional y que supondrá el mayor aumento de permisos laborales de este tipo de este mandato presidencial.

El programa de visas H-2B permite a las compañías estadounidenses solicitar hasta 66,000 visas para trabajadores extranjeros de temporada (mucamas, meseros, cocineros, jardineros, etcétera). La mitad sirven del 1 de octubre al 31 de marzo, y la otra mitad del 1 de abril al 30 de septiembre.

No están incluidos aquí los visados temporales para trabajadores agrícolas, que se rigen por el programa H-2A (hay más permisos, hasta 250,000, y tienen una duración de un año prorrogable).

La ley federal permite sin embargo al Congreso autorizar al Departamento de Seguridad Nacional para aumentar en hasta 64,000 más el número anual de visas H-2B.

En su primer año de mandato, Trump elevó el número total en 15,000 hasta un total de 81,000. En su segundo año, lo elevó en 30,000 hasta un total de 96,000. Así, el aumento previsto de 45,000 sería el récord de su mandato.

Pese a su agresiva retórica anti-migrante, Trump se ha beneficiado personalmente de este tipo de visas. Su complejo turístico de Mar-a-Lago (Florida), como otros de sus hoteles y campos de golf, han solicitado permisos para decenas de trabajadores extranjeros (cocineros, meseros, etcétera).

El Gobierno es consciente, porque así se lo han trasladado numerosas organizaciones profesionales, de la necesidad de trabajadores extranjeros, máxime en una situación de pleno empleo (sin apenas parados).

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, dijo este miércoles que la economía nacional precisa de “más inmigrantes” para seguir creciendo, según una grabación publicada por el diario The Washington Post: “Estamos desesperados, desesperados, por más gente, se nos está acabando la gente para alimentar el crecimiento económico que hemos tenido en los últimos cuatro años”.

El yerno y asesor de Trump, Jared Kushner, lucha desde hace meses por lograr el apoyo del Congreso para su reforma migratoria, que tiene en contra a figuras clave de la Casa Blanca como el asesor presidencial  Stephen Miller, y no ha recabado ni siquiera el respaldo de los republicanos que controlan el Senado.

Esta reforma permitiría pivotar el sistema migratorio estadounidense para aceptar menor número de recién llegados por motivos familiares (pedidos por residentes y ciudadanos por sus vínculos personales) para atraer a más trabajadores cualificados (usando un sistema de puntos para conceder permisos, valorando educación, experiencia laboral, conocimiento del inglés, etcétera).

En paralelo, la Casa Blanca negocia en el Senado una legislación menos ambiciosa que permitiría crear nuevas categorías de empleo temporal, más allá de los visados H-2A y H-2B ya existentes, así como extender su duración.