Estados Unidos confirma 34 casos de coronavirus y asegura que seguirá tomando "medidas agresivas" de protección

La principal autoridad sanitaria del país advirtió este viernes que se esperan más casos y que el virus "representa una tremenda amenaza para la salud pública".

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Estados Unidos tiene 34 casos confirmados de coronavirus y toma precauciones ante la posibilidad de una pandemia mundial, informaron los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Del total, 13 casos fueron diagnosticados en el país y otros 21 entre repatriados que volvieron de viaje.

"Este nuevo virus representa una tremenda amenaza para la salud pública", dijo en conferencia de prensa la Dra. Nancy Messonnier, directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de los CDC. "Ahora estamos tomando y seguiremos tomando medidas agresivas sin precedentes para reducir el impacto de este virus en las comunidades de Estados Unidos".

Los 13 casos estadounidenses incluyen siete en California, uno en Massachusetts, uno en el estado de Washington, uno en Arizona, dos en Illinois y uno en Wisconsin. En dos casos se produjo la transmisión del virus Covid-19 de persona a persona: una vez en Illinois y otra en California.

Los 21 repatriados incluyen 18 pasajeros contagiados del crucero Diamond Princess que estuvo atracado en cuarentena en Japón, más tres que habían sido evacuados previamente de China.

Algunos estadounidenses que estuvieron a bordo del Diamond Princess permanecen hospitalizados en Japón y están "gravemente enfermos", señaló Messonnier.

Hasta ahora solo ha muerto un estadounidense a causa del virus; un ciudadano de 60 años que enfermó en Wuhan, epicentro del brote.

La cifra de enfermos estadounidenses puede aumentar pues hay otros 10 pasajeros entre los evacuados de Diamond Princess que dieron positivo por el virus en Japón. Estados Unidos debe confirmar los resultados de la prueba japonesa.

Además, los CDC esperan que haya más personas infectadas del crucero que podrían haber estado asimtomáticas cuando regresaron a territorio estadounidense.

Messonnier dijo que no se conoce con certeza el origen del virus y que aún no existe vacuna ni tratamiento específico.

"No estamos viendo la propagación dentro de las comunidades aquí en los Estados Unidos, todavía, pero es muy posible, incluso probable, que eventualmente suceda", advirtió la experta.

Los CDC están trabajando con los departamentos de salud estatales y locales así como con socios de la cadena de suministro, hospitales, farmacias y fabricantes para comprender qué se necesita para preparar a la fuerza laboral de salud pública “para responder a los casos locales y ante la posibilidad de que el brote se convierta en una pandemia", agregó.

"Esto ayudará a los CDC a comprender cuándo es posible que debamos tomar medidas más agresivas para garantizar que los trabajadores de atención médica en la primera línea tengan acceso a los suministros que necesitan", precisó.

También dijo que Estados Unidos podría adoptar medidas de cuarentena y cierre de centros públicos tal como ha hecho China.

Los evacuados estadounidenses del brote de coronavirus en China abordan un autobús después de llegar en avión a Eppley Airfield en Omaha, Nebraska, el viernes 7 de febrero de 2020. (AP/Nati Harnik)AP / AP

La funcionaria rechazó reportes de prensa de que los CDC se opusieron a la decisión del Departamento de Estado de repatriar a 300 estadounidenses del crucero Diamond Princess junto a algunos que estaban enfermos. “Somos un solo gobierno, trabajando en conjunto”, aseguró.

Desde su aparición a fines del año pasado en la provincia china de Wuhan, el Covid-19 ha enfermado a más de 76,000 personas en todo el mundo y le ha causado la muerte a más de 2,200.

El letal virus se ha detectado ya en varios países. Irán ha sido el último en sumarse, con 18 casos detectados y 4 muertes en apenas dos días, una situación que ha sido de “gran preocupación” para la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Editado por Ivette Leyva