La candidatura del millonario Bloomberg sufre por una política racista contra latinos de cuando era alcalde de Nueva York

Un video del exalcalde defendiendo la política de 'stop-and-frisk’ le obliga a disculparse por una actividad policial cuyas consecuencias aún sufren hispanos y afroamericanos.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Por Juliana Jiménez

LAS VEGAS, Nevada.-- El exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg se ha disparado en las encuestas en la contienda por la nominación demócrata, tanto que ha logrado entrar a último minuto al debate de esta noche en Las Vegas. Por primera vez lo veremos debatir sus ideas, contra sus rivales y frente a la nación, en un estado con 30% de población latina.

Pero con su auge en los sondeos también ha llegado un mayor escrutinio: la semana pasada se difundió un video de 2015 en el que el exalcalde defiende la práctica de de stop-and-frisk, o en español, detener y registrar, que consiste en retenciones policiales de ciudadanos potencialmente sospechosos en las calles y que afectaron desproporcionadamente a latinos y negros.

En el video, de hecho, Bloomberg asegura que puso a “todos los policías” en barrios de minorías porque “allí es donde está todo el crimen”.

“El 95% de los asesinatos, asesinos y víctimas de asesinatos, cumplen con una descripción", dijo, "puedes tomarla, fotocopiarla y repartírsela a los policías. Son hombres, minorías, de 16 a 25 años. Eso es cierto en Nueva York y es cierto en prácticamente todas las ciudades. Y allí es donde está el crimen de verdad… Pon a esos policías donde está el crimen, o sea, en barrios de minorías”.

“Entonces uno de los efectos secundarios es que la gente dice, ‘Dios mío, estás arrestando niños por marihuana que son todos de minorías’. Sí, es verdad. ¿Por qué? Porque ponemos a todos los policías en los barrios de minorías. Sí, es verdad. ¿Por qué lo hacemos? Porque allí es donde está todo el crimen. Y la manera de quitarle a los niños las armas es tirarlos contra una pared y requisarlos… Y luego dicen, ‘Ay, yo no quiero que me atrapen’. Entonces ya no vuelven a traer armas”. 

Activistas por la igualdad racial, por la reforma al sistema penal, y sobre todo miles de negros e hispanos en Nueva York y otras ciudades le reclaman a Bloomberg por sus políticas que – como él mismo lo ha admitido – le han hecho un daño inmenso e irreparable a las comunidades de color en la ciudad. Tuvo que salir a tratar de arreglar los daños, emitió un comunicado y se disculpó.

“Estabamos enfocados en salvar vidas”, dijo en un discurso en una iglesia en una comunidad negra en Brooklyn, “pero el hecho es este: demasiadas personas inocentes fueron detenidas”.

¿Qué es Stop-and-Frisk o ‘Detener y requisar’?

Esta política que se llevó a cabo en Nueva York durante el mandato de Bloomberg le permite a la policía detener a alguien, interrogarlo y registrarlo en la calle si hay una sospecha "razonable” de que la persona es “peligrosa”, según lo define el código del estado de Nueva York.

Los oficiales deben tener una creencia razonable de que la persona está, ha estado o está a punto de estar involucrada en un delito. Si los oficiales creen que el detenido está armado, pueden requisarlo pasándole las manos sobre la ropa.

Hasta ahí bien, pero los problemas surgen cuando queda al criterio del oficial de policía definir qué es “una sospecha razonable” y cómo se define una persona “peligrosa”. Y los problemas, por supuesto, surgieron.

La mayoría de los detenidos eran latinos o negros: un 90% de ellos en 2017, hombres de 14 a 24 años. A comparación, 54% de la población de Nueva York en el censo de 2010 era hispana o negra.

Y la mayoría, 70%, luego fueron encontrados no culpables, según datos de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU). Estos encuentros con la policía sin embargo quedaban en su récord criminal, les dificultaba conseguir trabajos o becas, y sin hablar de la experiencia traumática de ser forcejeado, muchas veces insultado, golpeado o manoseado por la policía, sin ningún control o posibilidad de reportarlo. Era la ley.

Un coro de voces en su contra

Miles en las redes criticaron la política desde un lugar personal: hablaron de la humillación, la confusión y la impotencia que sintieron al ser detenidos y requisados sin razón cuando eran jóvenes en barrios como Harlem, de 22% latinos y 63% negros. El hashtag #MyBloombergStory se convirtió en tendencia.

El artista y educador boricua Andrew Padilla contó como cuando tenía 18 años y caminaba de noche con sus amigos cerca a la Universidad de Columbia oyó que gritaban “¡Hey!”. Resultó ser un policía que les apuntaba una pistola a la columna vertebral. Padilla le preguntó al oficial por qué los había detenido. Él le respondió: “Porque llenaban la descripción”. Minutos después los dejó ir.

El columnista del diario del diario The New York Times Charles Blow habló de su propio terror como padre de hijos negros: “Desearía poder transmitirles el terror de criar adolescentes en la ciudad de Nueva York cuando Bloomberg se jactaba de fotocopiar la descripción de niños de minorías y de arrojarlos contra las paredes… Estaban siendo cazados. Morir era posible”.

La congresista latina Alexandria Ocasio-Cortez, quien nació y creció en el Bronx, y ahora apoya al senador Bernie Sanders como candidato demócrata, criticó duramente a la política y a Bloomberg: “¿Se eliminarán los registros criminales de las personas? ¿Recuperarán sus vidas los jóvenes absorbidos por la telaraña del encarcelamiento? A menos que haya justicia restaurativa, nada de eso de "superar" a Stop & Frisk. Esto es solo un multimillonario que intenta encubrir una política autoritaria y racista”.

Continuó: “Fue una de las políticas más racistas que he vivido y que impactó profundamente a toda la ciudad”.

Entre quienes lo defienden están el vocero del la policía neoyorquina durante el mandato de Bloomberg, Paul Browne; el comisionado,  Raymond Kelly; y el candidato a la presidencia en septiembre de 2016 y hoy presidente Donald Trump.

Trump dijo que los asesinatos incrementaron después de que detuvieran la práctica, lo cual no es cierto: bajaron y mucho.

Ni siquiera funcionaba

Aunque el crimen sí bajó durante el mandato de Bloomberg, muchos factores determinan las tasas de crimen, no solo lo que hace la policía.

Cuando salió Bloomberg y llegó el actual alcalde Bill de Blasio en 2013, en su primer año las detenciones se redujeron 76%, de 46,000 a 12,000. Y al mismo tiempo, el crimen bajó “a niveles que no se veían desde la década de 1950”, menos de 300 al año en los dos últimos años, reporta The New York Times. Esto descarta que hubiera sido esta política la responsable de bajar el crimen.

En total, más de cinco millones de personas fueron detenidas durante el mandato de Bloomberg, quien no solo heredó la política, como ha dicho: tras asumir la alcaldía en 2002 las detenciones de latinos y negros se dispararon 426%, de 160,851 en 2003, según datos de la NYCLU, hasta alcanzar 685,000 en su punto más alto en 2011.

Desde el 2012, varios policías han declarado bajo anonimato que el NYPD los incentivaba a hacer estas detenciones basándose en la raza.

¿Cómo acabó?

NYCLU, la organización LatinoJustice PRLDEF, y The Bronx Defenders demandaron a la policía y a la ciudad de Nueva York en una demanda conjunta que llegó hasta una corte federal.

La práctica fue declarada inconstitucional en agosto de 2013 y la ciudad fue ordenada a ser más estrictos y minuciosos detallando las razones por las detenciones.

Sin embargo hasta hace tan solo un año Bloomberg seguía defendiéndola.

Los efectos los siguen sintiendo los latinos y negros

La ley dictó que se sellaran los registros de los arrestos que resultaron de ‘Detener y requisar’ que fueron anulados o desechados por las cortes. Pero la información personal de esos reportes, fotos, detalles de la apariencia de la persona y sus direcciones, permanecen en las bases de datos de la policía.

Esos registros se han usado para agravar cargos contra quienes luego fueron arrestados por crímenes no relacionados, y la policía los sigue usando para sus bases de datos de reconocimiento facial para rastrear sospechosos, egún argumenta una demanda del grupo The Bronx Defenders interpuesta en septiembre de 2019.