Dos precandidatos demócratas no recuerdan el nombre del presidente de México. Solo Buttigieg lo logra

En entrevista con Telemundo, ni Amy Klobuchar ni Tom Steyer fueron capaces de nombrar a Andrés Manuel López Obrador como el mandatario de México, un país vecino con cuyas deterioradas relaciones tendrán que lidiar de llegar a convertirse en presidentes.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Amy Klobuchar y Tom Steyer, dos de los precandidatos del Partido Demócrata, fueron incapaces de nombrar al presidente de México el jueves por la noche durante una entrevista con Noticias Telemundo, en la que sólo Pete Buttigieg contestó el nombre de Andrés Manuel López Obrador.

Los tres candidatos fueron entrevistados por el periodista Guad Venegas tras participar en el foro organizado por Telemundo y LULAC (la Liga de Ciudadanos Latinamericanos Unidos) en Nevada, estado donde el 22 de febrero se celebrará un caucus y donde al menos 28% de la población es latina.

Klobuchar, senadora por Minnesota, que llegó de tercera en New Hampshire, no puedo responder la pregunta de Venegas. Decidió terminar la entrevista antes de tiempo, y cuando Venegas le recordó que aún quedaban preguntas, ella dijo, "No, no más preguntas". Klobuchar se fue tan abruptamente que se llevó consigo el micrófono asegurado en su cuerpo, que luego devolvió.

Una hora después regresó, tras haber hablado en entrevista con la filial de Telemundo en Las Vegas, a quienes sí les dijo el nombre del presidente de México. 

Entonces, Klobuchar volvió y se acercó a Venegas y le dijo, "Para que veas que sé más de lo que crees". 

Steyer, un activista multimillonario que llegó sexto en New Hampshire pero que está cuarto en las encuestas en Nevada, tampoco pudo citar el nombre del mandatario del país vecino.

En el momento en que no pudo contestar la pregunta sus publicistas se taparon la cara, Steyer comenzó a sudar y fue un momento bastante "incómodo", según describió Venegas, incluso para el mismo reportero. Steyer también se paró y se fue después de esto. 

Todo esto a pesar de que Estados Unidos y México comparten una frontera de 3,200 kilómetros y tienen una estrecha relación comercial que ha estado en el centro de la política de Donald Trump, con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y por sus intenciones de levantar un muro en la zona limítrofe. 

A la pregunta de si sabe quién es el presidente de México, Buttigieg –exalcalde de la pequeña localidad de South Bend– contestó: "Sí, el presidente López Obrador". Añadió que uno de sus primeros viajes bilaterales de llegar a la presidencia sería a México. El actual presidente Donald Trump no ha viajado al país vecino, en cambio, lo ha atacado desde su campaña.

El exalcalde se notaba bien preparado, dijo el reportero, tranquilo y cortés. Entró en más detalle respecto a cómo cambiaría las políticas fronterizas: implementaría mejoras al sistema de visas, usaría tecnología de punta (no un muro) y entrenaría mejor a los agentes.

Buttigieg incluso anticipó una de las preguntas que Venegas le iba a hacer, sobre la disparidad salarial entre las mujeres latinas que ganan hasta 55 centavos por cada dólar que ganan los hombres blancos angloparlantes en el país. Antes de que Venegas hiciera la pregunta, Buttigieg mencionó la estadística.

Su conocimiento de la región era evidente. Añadió que le gustaba lo que estaba haciendo el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, aunque no ahondó en qué políticas de ese mandatario le gustaban. Buttigieg dijo que le inspiraba ya que es un presidente joven de 33 años y él mismo cuenta con 38.

El exalcalde pasó de ser un desconocido de la política nacional en Estados Unidos a uno de los delanteros en la contienda demócrata. Quedó segundo en la primaria de New Hampshire y encabezó por un estrecho margen los caucus en Iowa.