“¿Saben quién está pagando el muro?”, pregunta Trump. Su respuesta es (de nuevo) falsa

El presidente asegura que hay 27,000 soldados mexicanos en la frontera entre ambos países, y mantiene que es "la redención" de los migrantes lo que está pagando el muro. Pero ¿qué es eso?

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El presidente, Donald Trump, ofreció este lunes una nueva versión sobre quién está sufragando la construcción de la barrera en la frontera con México: “¿Sabéis quién está pagando el muro? Redención, de los extranjeros ilegales que entran”, dijo en un acto electoral en New Hampshire, “el dinero de la redención está pagando el muro”.  

Varios expertos consultados por la cadena CNN han asegurado no tener ni idea de a qué se puede estar refiriendo el presidente cuando habla de “redención”.

Nunca he escuchado la palabra usada en ese contexto antes”, ha resumido Stephen Yale-Loehr, profesor de la Universidad de Cornell, una opinión compartida por cuatro investigadores del Instituto de Políticas Migratorias.

La portavoz de este organismo, Michelle Mittelstadt, aventuró que el presidente podía estar refiriéndose a las remesas (en inglés, “remittances”, similar a “redemption”, redención en español), una teoría que comparte Theresa Cardinal Brown, directora de políticas migratorias del Centro de Políticas Bipartidistas.

“En cualquier caso”, concluye Yale-Loehr, “el presidente está equivocado, lo que está pagando el muro es el dinero designado por el Congreso y el dinero redirigido del Departamento de Defensa, no los migrantes”.

Trump ha prometido construir 450 millas de muro fronterizo antes del final de su mandato en enero de 2021; hasta ahora lleva 120 millas, pero la mayoría corresponden a la reconstrucción de la barrera ya existente.

El año pasado, el presidente solicitó al Congreso 5,000 millones de dólares para el muro, lo que desencadenó un pulso político (pese a que ambas cámaras estaban controladas por los republicanos) que llevó al cierre del Gobierno federal durante cinco semanas por falta de presupuesto. Finalmente logró 1,375 millones.

Este año, ha solicitado 2,000 millones para levantar 82 millas, contando, como hizo el año pasado tras la negativa del Congreso, con sacar el resto del dinero del presupuesto del Ejército. En 2019 obtuvo así 6,200 millones adicionales, que en principio estaban destinados a programas militares, y este año podría lograr hasta 7,200, según el diario The Washington Post.

Anteriormente, Trump había prometido que el muro lo pagaría México.

“Construiré un gran, gran muro en la frontera sur, y haré que México pague por él”, prometió Trump en junio de 2014. En julio de 2015, repitió: “Construiré un muro y México lo va a pagar y estará contento de hacerlo”. En esa ocasión añadió: “Y toda esa gente diciendo, ‘oh, no van a pagar, no van a pagar’, ellos no saben nada de cómo negociar, créeme, México pagará”.

En la primavera de 2016, desveló en su programa electoral cómo lograr que México pagará su muro en sólo tres días. El primer día propondría una regla para prohibir a los mexicanos en Estados Unidos enviar remesas (sólo en 2017 mandaron 26.200 millones de dólares) si no probaban antes no ser indocumentados. El segundo día, México protestaría. El tercer día, Trump ofrecería eliminar esa regla a cambio de hasta 10.000 millones de dólares.

Tras tomar posesión como presidente, Trump cambió de estrategia y empezó a presionar al Congreso para que, con dinero de los contribuyentes, financiara la construcción del muro. Primero requirió sin éxito 25.000 millones de dólares para levantar a lo largo de una década su muro, del que hizo construir varios prototipos de cemento en California. Luego pidió, también sin éxito, 5.700 millones para, entre otras medidas, levantar 234 millas de valla de acero.

Pero no logró el dinero requerido del Congreso, por lo que optó por declarar el estado de emergencia nacional en la frontera para poder usar fondos militares para construir el muro.

Ahora dice que se está sufragando con el dinero de “la redención”. Y no es la única falsedad en su discurso: también el lunes, afirmó: “Sabéis, México ha sido estupendo, tenemos a 27,000 soldados mexicanos en nuestra frontera, y las cifras [de inmigrantes interceptados] han bajado un 87% este año”.

México no ha enviado a soldados a la frontera con Estados Unidos, aunque sí ha desplegado a la Guardia Nacional en su frontera sur con Guatemala.

A continuación, en ese acto electoral, Trump recitó de nuevo la canción en la que compara a los migrantes con serpientes.