Estados Unidos está listo para firmar un acuerdo de paz si los talibanes cumplen con la promesa de reducir la violencia

Si el acuerdo se lleva a cabo sería un gran paso para poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

NOTICIAS TELEMUNDO

Estados Unidos y los talibanes están listos para cerrar un acuerdo para retirar las tropas estadounidenses y el inicio de las conversaciones de paz entre los insurgentes y el gobierno afgano. Pero el acuerdo se llevará a cabo solo si los talibanes cumplen con la promesa de reducir la violencia durante un período de siete días, según un funcionario occidental, un funcionario afgano y dos exfuncionarios estadounidenses que informaron sobre las conversaciones.

Las dos partes han revivido el mismo proyecto de acuerdo que estuvo a punto de firmarse el pasado septiembre, que exige un cronograma para la retirada de las tropas estadounidenses a cambio de que los talibanes acuerden cortar los lazos con los grupos terroristas y entablar conversaciones de paz con sus enemigos en el Gobierno afgano

Si el acuerdo se lleva a cabo, sería un gran paso que podría poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos al lanzar conversaciones de paz directas entre los talibanes y el gobierno afgano por primera vez.

Un acuerdo le daría al presidente Donald Trump un tema de conversación en su intento de reelección, permitiéndole argumentar que cumplió una promesa de campaña para sacar a Estados Unidos de guerras "interminables" en el extranjero.

El intento anterior se vino abajo el pasado septiembre, y no quedó claro si los talibanes estaban listos para negociar un acuerdo de paz genuino con un gobierno en Kabul que durante mucho tiempo rechazó ser un "títere" de Estados Unidos.

Desde que Estados Unidos y los talibanes reanudaron las discusiones en la Doha, capital de Qatar, a finales del año pasado, las conversaciones se han centrado en una demanda estadounidense de que los talibanes reduzcan sus ataques en todo el país como prueba de su compromiso para poner fin al conflicto. En una ronda anterior de negociaciones, los talibanes rechazaron la idea de un alto el fuego en toda regla y, como resultado, el enviado especial estadounidense Zalmay Khalilzad ha buscado un acuerdo para "reducir" la violencia, aunque los funcionarios estadounidenses aún no han explicado exactamente qué implicaría.

En las recientes conversaciones en Doha, Zalmay Khalilzad, un veterano diplomático que fue embajador en Kabul, propuso por primera vez una reducción más amplia del acuerdo de violencia que los talibanes rechazaron. Luego, los insurgentes regresaron con una propuesta más limitada, que los estadounidenses consideraron inadecuada pero que valía la pena seguir negociando, aclaró un exfuncionario estadounidense a NBC News.

En las últimas semanas, las dos partes han encontrado un terreno común en torno a un acuerdo de compromiso para reducir la violencia. "Es bastante específico y detallado sobre lo que se espera para cada lado", dijo el exfuncionario de Estados Unidos.

Los líderes afganos alcanzaron un tono inusualmente optimista en declaraciones públicas este martes, señalando que un avance podría estar en el horizonte. El presidente afgano, Ghani, publicó en Twitter que el secretario Mike Pompeo le informó que se habían logrado "progresos notables" en las conversaciones de paz y habló de una propuesta talibán para lograr "una reducción significativa y duradera de la violencia".

El presidente ejecutivo afgano, Abdullah Abdullah, también dijo que Pompeo había expresado optimismo sobre las discusiones y dijo que "una reducción de la violencia y el progreso con las conversaciones actuales podría conducir a un acuerdo que allanaría el camino para las conversaciones intra afganas que conduzcan a una paz duradera".

El Departamento de Estado declinó dar más detalles sobre los comentarios del líder afgano, pero un portavoz le dijo a NBC News que las conversaciones de Estados Unidos con los talibanes en Doha continúan centrándose en "los detalles de una reducción de la violencia".

El Pentágono declinó hacer comentarios

Según el Departamento de Defensa, la guerra en Afganistán es la más larga de los Estados Unidos, ya que ha durado 18 años y se ha cobrado la vida de alrededor de 2,300 soldados.

Desde enero de 2009, cuando Naciones Unidas comenzó la documentación sistemática de víctimas civiles, hasta el pasado septiembre, unos 34,000 civiles han sido asesinados durante el conflicto armado.

Estados Unidos tiene entre 12,000 y 13,000 tropas en Afganistán, pero en diciembre tres funcionarios actuales y anteriores de Estados Unidos declararon a NBC News que la administración Trump estaba a punto de retirar aproximadamente a 4,000.

Las conversaciones se rompieron entre EE. UU. y los talibanes el pasado septiembre, cuando las dos partes se estaban acercando a un acuerdo. Con un borrador de acuerdo ya elaborado, Trump propuso en el último minuto invitar a los talibanes y al presidente afgano Ghani a la retirada presidencial de Camp David para sellar el acuerdo. Los talibanes rechazaron la idea de volar a EE. UU. a menos que el acuerdo ya se hubiera anunciado.

En una serie de tuits, Trump dijo que suspendió las reuniones de Camp David porque un soldado estadounidense había muerto en un atentado suicida en Afganistán.

Pero Trump autorizó a Khalilzad a revivir las negociaciones tras la liberación de los rehenes occidentales por parte de los talibanes, el estadounidense Kevin King y el australiano Timothy Weeks, y las conversaciones comenzaron en serio enl pasado diciembre. "Los talibanes quieren llegar a un acuerdo y nos estamos reuniendo con ellos", confirmó Trump durante un viaje no anunciado a Afganistán en noviembre.

Los detalles de cualquier "reducción de la violencia" o la retirada de las tropas estadounidenses son importantes solo si los talibanes cumplen su promesa de iniciar conversaciones directas con el gobierno afgano y otras figuras políticas afganas, dijo Laurel Miller, un exalto funcionario estadounidense que participó. en un intento previo de negociaciones de paz durante la administración de Obama. "Ese es el verdadero negocio. Todo lo demás es solo puero escaparate", señaló Miller, ahora con el grupo de expertos International Crisis Group.

Informe de víctimas

Más de 2,200 personas murieron y unas 3,000 resultaron heridas en tareas de reconstrucción en Afganistán desde 2002, según un informe oficial estadounidense divulgado este martes. 

En ese país asiático, donde este martes un atentado suicida en Kabul dejó al menos cinco muertos, 2,214 personas perdieron la vida durante misiones de reconstrucción entre abril de 2002 y diciembre de 2018. 

El presidente Donald Trump, a la izquierda, y el Jefe de Estado Mayor del Ejército, general James C. McConville, saludan mientras un equipo de transporte del Ejército mueve el ataud que contiene los restos del sargento de Primera Clase Antonio Rey Rodríguez, el lunes de esta semana, en la Base Dover de la Fuerza Aérea, en Delaware.AP Photo/Steve Ruark / AP

El presidente Donald Trump, a la izquierda, y el Jefe de Estado Mayor del Ejército, general James C. McConville, saludan mientras un equipo de transporte del Ejército mueve el ataud que contiene los restos del sargento de Primera Clase Antonio Rey Rodríguez, el lunes de esta semana, en la Base Dover de la Fuerza Aérea, en Delaware. AP Photo/Steve Ruark

John Sopko, el Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR, por sus siglas en inglés), dijo que durante años se ha calculado el costo financiero de la reconstrucción y estabilización de Afganistán, pero hasta ahora no se tenía una noción clara del "costo humano". "Esto ha dejado a quienes elaboran las políticas con una imagen incompleta del verdadero costo de nuestros esfuerzos en Afganistán", dijo. 

En su mayoría, las muertes corresponden a afganos que trabajaban en la reconstrucción de su país: 131 soldados y 1,447 civiles. Entre las víctimas mortales se incluyen al menos a 284 estadounidenses, entre ellos 68 civiles. 

Este informe es el primero que se enfoca exclusivamente en las operaciones de reconstrucción y no toma en cuenta misiones contra los talibanes ni otros grupos yihadistas, tampoco los ataques contra bases estadounidenses o blancos civiles, dijo Sopko. Tampoco están computadas muertes por accidentes o causas naturales.

Los ataques violentos registraron una escalada hasta niveles récord en el último trimestre de 2019, a pesar de que Washington y los talibanes intentan dar los primeros pasos para un posible acuerdo de paz que significaría el retiro de las tropas estadounidenses. 

Editado por Pelayo Escandón con información de NBC News y AFP.

Lea también:

EE. UU. retirará unos 4.000 soldados de Afganistán a la espera de conversaciones con el Talibán para reducir la violencia

Trump visita a las tropas en Afganistán y anuncia nuevas negociaciones de paz con los talibanes