Carteles, insultos y acoso: el coronavirus dispara los incidentes de odio racista contra los asiáticos

"Usted dejó caer su coronavirus", le dijo un hombre a una mujer en un video compartido en Instagram. Es sólo uno de muchos incidentes registrados por la epidemia.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Desde Nueva York a Los Ángeles, y en ciudades de todo el mundo, personas de ascendencia asiática han documentado incidentes xenófobos en redes sociales tras el brote de coronavirus, ahora llamado COVID-19, que se registró inicialmente en China y ha provocado en apenas un mes la muerte de más de 1,100 personas, fundamentalmente en ese país.

La cadena NBC ha rastreado las denuncias en internet sobre casos de acoso dirigido a las comunidades asiáticas a nivel mundial a medida que el número de casos confirmados de coronavirus se propagaba (en Estados Unidos hay 13).

En Los Ángeles, Tanny Jiraprapasuke, de 44 años, dijo que un hombre que viajaba en transporte público le protestó enojado sobre el coronavirus mientras viajaba a casa con un amigo la noche del sábado.

Jiraprapasuke dijo que al principio no le prestó mucha atención al hombre, que estaba gritando en el tren. Sin embargo, se preocupó cuando se dio cuenta de que su arrebato era específicamente sobre el coronavirus.

Como se ve en el video que Jiraprapasuke grabó del incidente, se puede escuchar al hombre gritando blasfemias, culpando a China como la fuente del coronavirus y haciendo otras afirmaciones de odio sobre los estadounidenses de origen chino.

Jiraprapasuke dijo que, como la única asiática estadounidense en el tren, se sentía muy sola en ese momento.

"Ni siquiera soy china... Realmente me está atacando por mi apariencia", dijo Jiraprapasuke, que es tailandesa-estadounidense, "entonces pensé: 'Dios mío, mi comunidad está bajo ataque".

Jiraprapasuke afirmó que compartió el video en Facebook con la esperanza de crear conciencia y evitar que otros generen información sensacionalista sobre el virus. Ella dijo que no denunció el incidente a la policía.

En un ejemplo en Canadá, Ingrid Chang, de 22 años, compartió un video tomado por su hermana en el área de Columbia Británica. Muestra a un hombre que dice: "Usted dejó caer su coronavirus" a una mujer joven y a su madre. Su hermana luego lo confrontó, tomando un video del encuentro; el hombre respondió que hizo el mismo comentario a otras 10 personas, y se rió como si fuera una broma.

"Es difícil para mí saber si es una persona racista o si sus intenciones eran racistas, pero lo único que sé es que nos hizo sentir incómodos a mí y a mi familia", señaló Chang, cuya familia es canadiense-taiwanesa.

En Europa, usuarios de redes sociales compartieron un letrero publicado en la entrada del Hotel Relais Fontana di Trevi en Roma que prohíbe la entrada a las personas de China.

Los medios italianos informaron que un portavoz y subdirector del establecimiento defendieron el letrero, desestimando cualquier acusación de racismo: "No es en contra de las personas de nacionalidad china. De hecho, el letrero especifica claramente que la entrada está prohibida para las personas que han venido de China", declaró el portavoz al periódico italiano Il Messaggero.

Las señales que prohíben a los chinos también han aparecido en Tailandia. Un turista que visitaba la isla de Phuket publicó fotos en Twitter de carteles afuera de un restaurante en la playa de Ao Sane culpando a la prohibición del coronavirus.

En Nueva York, una mujer con una máscara alegó que fue agredida recientemente en el metro. La unidad de delitos de odio del Departamento de Policía de Nueva York alentó a la víctima a denunciar el incidente después de ver el video del ataque.

"Hemos visto muchas inquietudes de la gente en la comunidad", afirmó a NBC News Marian Guerra, subdirectora de personal de Margaret Chin, miembro del Consejo de la Ciudad. 

El alcalde de Toronto, John Tory, abordó la discriminación contra la comunidad china de Canadá en una conferencia de prensa el 29 de enero: "Apoyando a nuestra comunidad china contra la estigmatización y la discriminación, y recordando a los residentes que, como nos han informado nuestros profesionales de la salud, el riesgo de coronavirus para nuestra comunidad sigue siendo bajo. No debemos permitir que el miedo triunfe sobre nuestros valores como ciudad".

El jueves, el alcalde de Philadelphia, Jim Keeney, junto con miembros del Consejo de la Ciudad, visitaron el histórico barrio chino de la ciudad para comer dim sum.

Esta no es la primera vez que una enfermedad ha generado temores y xenofobia contra grupos étnicos específicos. Un brote de tifus y cólera en la década de 1880 condujo a la discriminación contra los inmigrantes judíos rusos, y un brote de peste bubónica a principios de la década de 1900 condujo a la discriminación contra la comunidad de Chinatown en San Francisco. Las comunidades chinas también fueron estigmatizadas durante el brote de SARS en 2003, según un estudio de 2004 publicado en la revista Emerging Infectious Diseases.

"Oportunidad" de controlar la crisis

El número de personas contaminadas en China ya asciende a 44,653, en su mayoría en la provincia de Hubei, el epicentro de la epidemia. En tanto, en Ginebra, la Organización Mundial de la Salud (OMS) inició una reunión excepcional con la presencia de unos 400 científicos de todo el mundo para discutir la epidemia con el nuevo coronavirus.

En la apertura de los trabajos, el secretario general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que la epidemia era una "amenaza muy grave", pero en una conferencia de prensa admitió que había a la vista una "oportunidad" de controlar la crisis.

"Si invertimos ahora tenemos una oportunidad realista de detener esta epidemia", declaró, para posteriormente expresar su esperanza de que la reunión de científicos termine con una "hoja de ruta" en materia de investigación sobre la epidemia.

"Con el 99% de los casos en China, (la epidemia) sigue constituyendo una verdadera emergencia para este país, pero es también una amenaza muy grave para el resto del mundo", alertó Ghebreyesus.

Editado por Pelayo Escaldón con información de NBC News y AFP.

Lea también: 

Último paciente diagnosticado con coronavirus en EE.UU. fue dado de alta por error y volvió a ser puesto en cuarentena

Récord de más de 100 muertes en un día por el coronavirus en China: el presidente pide medidas "más fuertes"