Un feminicidio especialmente cruento sacude a México entre el desdén de AMLO y burlas de los tabloides

La sociedad mexicana pide #JusticiaParaIngrid en momentos en que el presidente pide no enfocarse en el problema nacional del feminicidio.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Por Marina Franco

Ingrid Escamilla, de 25 años, era ingeniera y tenía una maestría. El domingo fue asesinada por su pareja, en un caso que ha sacudido a la sociedad mexicana por la brutalidad de la muerte y debido a que sucede justo cuando el Gobierno federal está reconsiderando la valía de tener el feminicidio como un delito individual en el Código Penal.


En México son asesinadas 10 mujeres al día, según las Naciones Unidas y la Comisión Nacional de Derechos Humanos. El año pasado, sólo 976 de las muertes reportadas fueron registradas como feminicidio.


Expertas y académicas sostienen que la cifra real es mucho mayor, pues hasta el 90% de los delitos no son reportados, la mayoría por desconfianza de que se vaya a investigar y resolver. Hay análisis académicos que indican que en 2019 fueron asesinadas más de 3,800 mujeres.

La muerte de Escamilla ha destacado en esta estadística por su naturaleza cruenta, y se ha convertido en tema de conversación en las redes sociaes. 

Su marido, identificado como Erick Francisco Robledo y ya detenido por las autoridades, ha sido acusado de matarla con un cuchillo y desollarla, para intentar luego esconder el hecho metiendo parte de las vísceras de la mujer en una bolsa de basura y deshaciéndose de otra parte por el desagüe.


Vecinos de la pareja, en la alcaldía de Gustavo A. Madero de la Ciudad de México, han comentado a medios que conocían de las frecuentes peleas entre Escamilla y Robledo, pero que no pensaron en llamar a la policía por ello.


La jefa de gobierno capitalino ha dicho que se buscará la máxima condena por el caso, que es de hasta 60 años de prisión.


Hay reportes de que el asesinato sucedió ante los ojos del hijo del presunto asesino, y de que Ingrid Escamilla había presentado una denuncia por violencia doméstica siete meses antes de su homicidio. 


Denuncias de negligencia


La aparente omisión para investigar esa denuncia ha sido equiparada con el caso reciente, también en Ciudad de México, de Abril Pérez Sagaón.

Pérez fue asesinada poco tiempo después de que un juez permitiera a su exmarido salir de prisión preventiva, a pesar de que ella lo había denunciado por tentativa de homicidio porque la atacó con un bate a la mitad de la noche. El hombre es el principal sospechoso del crimen, pero logró huir de México antes de ser detenido.


"Fiscalías que no hacen su trabajo. Jueces que toman decisiones opacas y arbitrarias. Casos como los de Abril e Ingrid muestran que el camino de acceso a la justicia para las mujeres en México está lleno de obstáculos", indicó Ana Pecova, directora de Equis Justicia, grupo que promueve mejoras para que las mexicanas tengan mejores resultados cuando acuden al sistema penal.


El escándalo público por este caso se ha incrementado porque las fotografías del cuerpo masacrado de Ingrid y otras imágenes de la escena del crimen fueron filtradas a medios sensacionalistas, que decidieron publicarlas fotografías con encabezados burlones, como "La culpa la tiene Cupido", en referencia a una canción popular de un artista adolescente.


Una protesta en agosto de 2019 para exigir más medidas para remediar la violencia contra las mujeres, en Ecatepec, Estado de México.AP / AP

Las autoridades también filtraron un video en el que cuestionan a Robledo, quien admite que cometió el hecho y que todo empezó con una discusión en la que Escamilla le recriminó lo alcoholizado que estaba.
 Esta filtración podría poner en peligro el proceso judicial. 

El presidente pide que feminicidio "no sea el tema"

Lo sucedido con Ingrid Escamilla coincide con un debate entre ramas del gobierno sobre posibles reformas penales que incluirían desaparecer el delito de feminicidio.


En vez de existir como delito aparte, con castigo propio, la Fiscalía General de la República quiere que sólo se considere un elemento agravante de un homicidio general.
 Varias legisladoras del partido gobernante han criticado la propuesta.

El fiscal Alejandro Gertz Manero ha declarado que la intención es que "no sea más complicada" la judicialización, es decir, el perseguir un caso de feminicidio y presentarlo ante jueces. Legisladoras y académicas critican que se postula la eliminación del feminicidio como delito aparte en vez de promover que los Ministerios Públicos estén mejor capacitados para invesitgar esos crímenes.


"Encontramos que, en la tipicidad de ese delito, que es la forma como está presentado y los elementos que se tienen que dar para poder judicializar, había una serie de obstáculos que nosotros consideramos que debían de superarse", declaró Gertz Manero en conferencia de prensa. 


El fiscal dijo que en los últimos cinco años los homicidios reportados han aumentado en 35%, mientras que los feminicidios lo han hecho en 137%, y que cree que eso se debe a que logran investigar mejor los primeros tipos de crimen.


En la misma conferencia de prensa en la que Gertz Manero fue cuestionado sobre el tema, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, opinó, en un tono fastidiado, que no quería "que el tema sea nada más lo del feminicidio". Indicó que lo que él quería destacar más era su propuesta de rifar dinero para con él presuntamente comprar equipo médico que escasea y deshacerse del avión presidencial.


Estas declaraciones de AMLO fueron hechas la mañana del lunes, un día después del hallazgo del cuerpo de Ingrid Escamilla.


Un graffiti de protesta en el monumento al Ángel de la Revolución, en Ciudad de MéxicoAP / AP

El feminicidio es el hecho de matar a una mujer por su calidad de serlo o identificarse como tal, y su inclusión como delito penalizado es promovido alrededor del mundo para visibilizar las violencias relacionadas que contribuyen a esos homicidios, como el acoso. 


En México el feminicidio se investiga a partir de causantes como si hubo violencia sexual antes del asesinato o si el homicida tenía una relación familiar o sentimental con la mujer asesinada.


El gobierno incluyó el feminicidio como delito tipificado en 2012, después de que se lo exigiera la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el fallo apodado Campo Algodonero, que surgió de la oleada de asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez.


La situación también ha resultado en que varios estados, incluida la capital, han declarado alerta por la violencia de género en un intento de atajarla.


Un análisis reciente confirma que solo uno de cada cinco asesinatos de mujeres fueron tipificados como feminicidios en el país, a pesar de que todos deben primero ser investigados de inicio como delitos por razón de género.


Lea más:


La Fiscalía General de México quiere 'simplificar' cómo define el feminicidio

Más de 23,000 huérfanos: las otras víctimas de los feminicidios en México

Cientos y cientos de zapatos rojos: así es la nueva protesta en México contra los feminicidio