Récord de más de 100 muertes en un día por el coronavirus en China: el presidente pide medidas "más fuertes"

Mientras tanto, las grandes ciudades chinas lucen desiertas. Sujetos con trajes anticontagio fumigan las calles y se llevan a la fuerza a personas en apartamentos. Aquí las imágenes.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

El presidente de China, Xi Jinping, ha formulado un dramático llamado a adoptar medidas "más fuertes" y "decisivas" para contener la epidemia de coronavirus que hasta este martes ya ha dejado más de 1,000 muertos en ese país, luego de que más de 100 personas fallecieran en las últimas 24 horas.

En las últimas 24 horas se reportaron 108 fallecimientos, informó la Comisión Nacional de Salud. Eso incrementó el total a 1.016 muertes, muy por encima de los que dejó el brote del síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés) de 2002-2003, el cual proviene de la misma familia de coronavirus que el actual, reportó la agencia de noticias The Associated Press.

En medio de la crisis sanitaria que tiene a más de 42,638 personas contagiadas, el presidente Xi visitó un hospital especial en Pekín para mostrarse al frente de los esfuerzos para contener le propagación de la epidemia.

El mandatario chino acudió a las instalaciones sanitarias portando en el rostro una máscara de protección, y en declaraciones a una red de televisión admitió que la situación en la ciudad de Wuhan, en la capital de Hubei, el epicentro de la enfermedad, es "muy grave".

Wuhan, una ciudad de casi 11 millones de habitantes, se encuentra bajo cuarentena y prácticamente aislada del mundo desde el 23 de enero.

En total, unos 56 millones de personas en toda la provincia de Hubei están impedidas de salir de la región.

Sin embargo, las autoridades son objeto de críticas por tardar en reaccionar a la epidemia y hasta haber sancionado inicialmente a personas que advirtieron sobre su peligro por "propagación de rumores", como fue el caso del médico Li Wenliang, quien falleció la semana pasada víctima del virus.

En el hospital que visitó, Xi se dejó tomar la temperatura con un termómetro electrónico, un gesto que se tornó cotidiano para millones de personas antes de ingresar a espacios públicos.

Posteriormente, Xi conversó con habitantes del barrio donde está instalado el hospital, aunque según pudo verse en imágenes de televisión el mandatario y sus interlocutores mantuvieron las máscaras cubriendo parcialmente el rostro.

“La punta del Iceberg”

Fuera de China continental, el nuevo coronavirus ya provocó la muerte de dos personas, una en Filipinas y otra en Hong Kong, y hay unos 320 casos confirmados de contaminación en una treintena de países.

El lunes, el gobierno británico clasificó al nuevo coronavirus como una "amenaza grave e inminente a la salud pública" y anunció cuatro nuevos casos confirmados, elevando a ocho el total en el país.

La clasificación permite al gobierno adoptar medidas excepcionales para evitar la propagación, como mantener por la fuerza en cuarentena a personas bajo sospecha de contaminación.

Y aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que hay señales de que la epidemia se está estabilizando, su director general advirtió que puede haber más casos en el extranjero de personas que nunca han viajado a China, reportó la agencia de noticias Agence France Press.

"Es posible que solo estemos viendo la punta del iceberg", dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Un equipo de expertos internacionales de la OMS, dirigido por Bruce Aylward, un veterano de emergencias sanitarias, partió el domingo por la noche a China.

En China, las medidas sin precedentes adoptadas por el gobierno han convertido las ciudades en pueblos fantasmas.

Pero algunas señales indican este lunes que el país vuelve a un amago de normalidad.

En las carreteras de Pekín y Shanghái hay bastante más tráfico que en los últimos días, aunque muchas tiendas siguen cerradas. La ciudad de Guangzhou (sur) informó que el transporte público se reanudará a partir del lunes.

Quienes regresan al trabajo tienen miedo. "Por supuesto que estamos preocupados", afirma un joven de 25 años apellidado Li en un centro de belleza de Pekín, que reabrió el lunes.

"Cuando entran los clientes, primero les tomamos la temperatura, después usamos desinfectante y les pedimos que se laven las manos", explica.

 La economía se ralentiza

China, la segunda economía del mundo, está paralizada en buena medida. Las personas trabajan desde casa si pueden, y los funcionarios no quieren reabrir las fábricas y las oficinas hasta no contar con planes detallados de salud. Las plantas de General Motors y de Iphones de Apple están paradas, reporta el diario The New York Times.

Fuera de la provincia en cuarentena, muchas compañías limitan el personal.

El gobierno de Shanghái ha sugerido reducir las concentraciones de personas con horarios de trabajo escalonados, cortar los sistemas de aire acondicionado, evitar las comidas en grupo y respetar una distancia de al menos un metro entre los colegas de trabajo.

La plataforma de comunicación empresarial en línea DingTalk señaló en Weibo la semana pasada que casi 200 millones de personas estaban usando la aplicación para el teletrabajo.

Una encuesta realizada por la Cámara de Comercio estadounidense en Shanghái revela que el 60% de sus compañías prevé el teletrabajo.

Los medios de comunicación públicos informaron que el número de pasajeros en el metro de Pekín este lunes es aproximadamente un 50% inferior al de un día normal de trabajo.

Varios centros comerciales en la capital estaban desiertos, y las tiendas vacías o cerradas.

El empleado de un banco de Shanghái contó a la agencia Agence France Press que iba a trabajar media jornada, y que otros irían por la tarde.  El resto del día, el personal recibe instrucciones de trabajar desde casa.

"Nos complica el trabajo porque necesitamos acceder a los sistemas en la oficina", comenta.

Otros, como el fabricante de automóviles Toyota, han retrasado la reincorporación laboral una semana más.

Los colegios y universidades de todo el país permanecieron cerrados.

Ver más: