Muere el primer estadounidense contagiado por el coronavirus, que ya superó las muertes que provocó el SARS

La víctima tenía alrededor de 60 años, según la embajada de Estados Unidos en Beijing. Los muertos por la enfermedad sobrepasan los 900.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Noticias Telemundo

Una persona con ciudadanía estadounidense murió del nuevo coronavirus en el epicentro de la epidemia en China, que este domingo llegó a 902 muertos y más de 40,000 infectados a nivel mundial, superando las víctimas fatales que causó el Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS), según informaron las autoridades.

"Podemos confirmar que un ciudadano estadounidense de unos 60 años declarado portador del coronavirus murió en un hospital de Wuhan, en China, el 6 de febrero", declaró a la AFP un portavoz de la embajada estadounidense. "Presentamos nuestras más sinceras condolencias a la familia", dijo y añadió que no se harán más comentarios para preservar la privacidad de sus familiares.

No estuvo claro de inmediato si para esta persona se barajó la posibilidad de repatriarla de China, como ocurrió en el caso de otros estadounidenses.

El anuncio de otros 91 fallecidos en la provincia de Hubei elevó la cantidad de muertos a más de 900, superando largamente los 774 muertos que dejó el SARS entre 2002 y 2003.

La Comisión Nacional de Salud de Hubei ha registrado además 2,618 nuevos casos de infectados en esta provincia del centro de China, cuya capital es Wuhan, foco de la epidemia.

El Departamento de Estado de Estados Unidos informó que ya son "más de 800" las personas evacuadas desde Wuhan. Las autoridades estadounidenses han confirmado hasta el momento 12 casos de coronavirus detectados en el territorio nacional. Al menos 15 estadounidenses fueron contagiados fuera del país, según cálculos de NBC News. 

Por su parte, la oficina del gobernador de Nueva Jersey anunció este sábado que los cuatro ciudadanos chinos que fueron internados en un hospital de ese estado con posible coronavirus dieron negativo en los análisis realizados y serán dados de alta.

Wuhan, ciudad de 11 millones de habitantes, donde comenzó la epidemia de neumonía viral en diciembre, y la provincia de Hubei (centro de China), de la que es capital, han estado aisladas del mundo durante dos semanas por un cordón sanitario. 

Después de que en la última semana se registraran las primeras dos muertes por el virus fuera de China, ocurridas en Hong Kong y Filipinas, este sábado Japón informó que un ciudadano de este país murió por una "neumonía severa" (una dolencia indicada entre los síntomas provocados por el coronavirus). 

En tanto, el Partido Comunista chino enfrenta recriminaciones de la opinión pública por la muerte de un médico que fue amenazado por la policía después que alertó sobre la nueva enfermedad hace poco más de un mes.

En Japón se detectaron el sábado tres casos más entre los 3,700 ocupantes del barco Diamond Princess, para un total de 64. Todas las personas a bordo del crucero siguen bajo cuarentena por 14 días.

Tras el furor desatado en línea por el trato que dio el gobierno al doctor Li Wenliang, el Partido Comunista dijo que enviaría un equipo para “investigar a cabalidad los temas relevantes planteados por el público”.

Li, un oftalmólogo de 34 años de edad, contrajo el virus mientras atendía a enfermos, y su muerte fue confirmada el viernes. Es uno de ocho profesionales médicos de Wuhan que trataron de advertir a sus colegas y a otras personas cuando el gobierno no lo hizo. Li había dicho que la policía lo obligó a firmar una declaración en la que admitía estar propagando mentiras.

Incluso el periódico progubernamental Global Times dijo que el trato dado a Li y a otros informantes era “evidencia de la incompetencia de las autoridades locales para enfrentar un virus contagioso y letal”.

El incidente generó denuncias de que los funcionarios del partido mienten acerca de, o encubren, brotes de enfermedades, derrames químicos, productos peligrosos o fraudes financieros. Los ciudadanos chinos pueden ser encarcelados por acusaciones de propagar rumores o de generar problemas.

La mayoría de los decesos por el virus han sido de personas de edad avanzada con problemas de salud preexistentes, pero los especialistas dijeron que el trabajo de Li  -los especialistas de los ojos se sientan muy cerca de sus pacientes durante las revisiones- podría haberlo expuesto a cantidades muy altas de virus que hicieron su enfermedad más grave. Todas las muertes, excepto una, han sido en territorio chino.

Una situación que llevó a Hong Kong a aplicar una medida drástica por la que cualquier persona que llegue desde China continental estará obligada a aislarse durante dos semanas en casa, en un hotel o en cualquier otro alojamiento. Quienes no se atengan a la norma se exponen a seis meses de prisión. 

Las medidas de confinamiento siguen vigentes en muchas ciudades chinas, donde decenas de millones de personas permanecen encerradas en casa. La metrópolis de Shanghái (este), de 24 millones de habitantes, se convirtió este sábado en el último municipio en imponer el uso de mascarilla en lugares públicos. 

Durante una visita esta semana a Wuhan, el vice primer ministro Sun Chunlan ordenó a las autoridades locales adoptar medidas de "tiempos de guerra", rastreando los barrios en busca de habitantes que tengan fiebre. La ciudad y la provincia de Hubei, de la que Wuhan es capital, han estado aisladas del mundo durante dos semanas por un cordón sanitario.

Cruceros bloqueados

Muchos países endurecen las medidas contra las personas procedentes de China y aconsejan no viajar al país, adonde la mayoría de las aerolíneas internacionales han dejado de volar. Además, miles de viajeros y tripulantes permanecen confinados en Asia.

En Japón, el número de personas infectadas en el crucero Diamond Princess alcanzó los 64 casos este sábado, entre ellos un argentino. Unas 3.700 personas a bordo permanecen encerradas en los camarotes.

En Hong Kong, los más de 3.600 ocupantes del crucero World Dream, inmovilizado por miedo a que se pudieran producir contagios de coronavirus en sus instalaciones, han superado las pruebas médicas de las autoridades sanitarias hongkonesas y fueron autorizados este domingo a desembarcar.

La mitad de los viajeros han superado "numerosas pruebas médicas" y controles de temperatura, mientras que todos los análisis realizados a las 1,814 tripulantes de la nave han dado resultados negativos por coronavirus, confirmó este domingo el Departamento de Salud de la ciudad.

El barco ha permanecido en cuarentena desde el miércoles pasado, después de que se conociera que ocho pasajeros chinos de la nave - de un crucero anterior - estaban infectados del nuevo virus originado en la ciudad china de Wuhan.

En ese momento, se temió del contagio de la tripulación por el contacto con esos viajeros, y que esto hubiera resultado en nuevos contagios entre el personal del barco y el nuevo pasaje.

En China, los trabajadores de los centros médicos, saturados, siguen siendo muy vulnerables al virus: 40 empleados de un hospital universitario en Wuhan se contagiaron en enero, según un estudio publicado en la revista Jama.

Mientras que la hipótesis de que el virus provendría de un murciélago parecía confirmarse, científicos chinos anunciaron que el pangolín podría ser el "huésped intermedio" que transmitió el agente infeccioso a los humanos.

El virus apareció en un mercado en Wuhan en el que se vendían animales salvajes destinados al consumo. Según un estudio científico, la diarrea podría ser una vía secundaria de transmisión del nuevo coronavirus.

Con todo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado que el 82% de los casos registrados se consideran leves, el 15% graves y el 3% "críticos", y menos del 2% fueron mortales. Así, la tasa de mortalidad de este virus, denominado temporalmente "2019-nCoV", es de momento muy inferior a la del SRAS.

Mientras la epidemia avanza, la OMS está buscando un nombre definitivo para el agente infeccioso que no estigmatice ni a la población china ni a Wuhan. Se espera que tome una decisión al respecto en los próximos días.

Entretanto, China anunció este sábado que llamará a la afección, de forma provisional, "neumonía del nuevo coronavirus" y le otorgó las siglas NCP (por su nombre en inglés "novel coronavirus pneumonia"). 

Con información de AP y AFP.

Lea también:

Muere el doctor chino que alertó del coronavirus, fue detenido y luego se contagió

Japón detecta nuevos casos de coronavirus en un crucero al que mantiene en cuarentena. En EE.UU. hay 12 contagios confirmados