AMLO sí rifará el avión presidencial, pero planea premiar con dinero en vez de entregar el Boeing 787

“No está descabellada la idea”, asegura López Obrador: desde el 1 de marzo se podrán comprar ‘cachitos’ a 500 pesos, pero el premio no será el avión.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Por Marina E. Franco

La opción que muchos mexicanos calificaron como descabellada ya es una realidad: el avión presidencial que el actual Gobierno lleva más de un año intentando vender será rifado, pero el sorteo será de dinero equivalente al valor de la aeronave y no de esta en sí, según ha anunciado el presidente.

Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que ha criticado la compra de la aeronave desde antes de llegar al poder en 2018, y quien más bien usa vuelos comerciales, dijo este viernes que la venta por canales más tradicionales no ha prosperado en el tiempo esperado.

“No solo es resolver este problema que nos heredaron”, ha dicho López Obrador, “sino que se va a utilizar ese dinero para una causa humanitaria”, la compra de equipo médico.

Se recurrirá a la opción que él mismo identificó como la quinta de cinco posibles, una lotería con seis millones de boletos, apodados cachitos, a 500 pesos cada uno (aproximadamente 26 dólares al tipo de cambio actual).

Si se venden todos los cachitos “se obtendrían 3,000 millones de pesos. El avión vale alrededor de 2,500 [millones], o 130 millones de dólares”, dijo López Obrador. “No está descabellada la idea”, opinó hace unos días.

A finales de enero, el presidente había dado a enteder que la rifa podría ser el 5 de mayo, pero el viernes dijo que se necesita más tiempo. Por ahora, los billetes, a cargo de la Lotería Nacional, se venderán desde el 1 de marzo y la rifa se realizará el 15 de septiembre, día de la Independencia.

El Gobierno también dio más detalles sobre cómo puede desenvolverse la dinámica por el avión Boeing 787.

¿Dinero o especie?

“En vez que uno se saque el avión”, dijo el presidente, “serán 100 los premiados y entonces se distribuye el monto”. López Obrador indicó que con esa posibilidad quieren evitar “la tentación” de “que con el dinero y el poder la gente se echa a perder”.

Está pensando así repartir en vez el dinero que cuesta el avión, con “20 millones de pesos para cada” posible ganador (alrededor de 1 millón de dólares); con ello, dijo el presidente, que no mencionó nada sobre el impuesto que deberá pagar un eventual ganador. Otros funcionarios comentaron que buscarán cómo compensar el impuesto de 1% sobre el premio que hay para ganadores de la lotería.

El presidente dijo que los fondos para dar el premio en crédito o efectivo saldrán de los millones de pesos ya recaudados por su Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, que subasta bienes recaudados a narcos y delincuentes.

No explicó qué uso se le daría al avión del que se quieren deshacer, solo que quedaría en custodia de la Fuerza Aérea para mantenimiento de dos años mientras siguen intentando venderlo. Actualmente hay tres posibles postores.

En teoría, la venta misma de la aeronave se debe a que hacían falta esos millones que ya le atribuyen al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado; no queda claro por qué ese monto será dado como premio para recaudar más dinero por medio de la rifa en vez de dispendido directamente para el uso requerido.

El Gobierno dice que necesita el dinero para repagar la deuda aún pendiente con Boeing por la compra del avión y que quiere usar los millones extra para adquirir equipo médico que escasea en todo el país, como ambulancias o máquinas de rayos X.

Esto es todo lo que podría comprar el gobierno con millones de dólares, según el portavoz de la presidencia:

En las últimas semanas han aumentado los reportes de personas que no pueden conseguir tratamiento contra el cáncer y otras enfermedades debido a la escasez aguda de medicinas claves en hospitales públicos.

Denuncian ‘cortina de humo’

La posibilidad de una rifa capturó la imaginación de los mexicanos, que hicieron memes y bromas sobre dónde estacionarían el avión de ganárselo y hasta compusieron una cumbia.

Sin embargo, el uso de un sorteo también ha generado críticas y aprehensión entre mexicanos quienes indican que rifar la aeronave es casi como cobrarle doble a los ciudadanos, pues el avión inicialmente se pagó con un presupuesto salido de los impuestos de contribuyentes.

“Ahora resulta que el pueblo de México tendría que pagar dos veces por el avión: primero vía impuestos, la segunda vez vía rifa”, lamentó el jueves la profesora Blanca Cerrada en Twitter, haciendo eco de muchas quejas similares en redes sociales.

Otros han señalado que toda la fanfarria en torno a la rifa pretende distraer de los muchos problemas que aquejan al país y que López Obrador prometió atajar, como niveles históricamente altos de violencia y de delincuencia o remediar la pobreza extrema en la que vive uno de cada cuatro mexicanos.

“Es una tomadura de pelo para la ciudadanía” y una “cortina de humo”, dijo un mexicano a la agencia Associated Press.

El avión presidencial actual, llamado TP-01 Jesús María Morelos y Pavón en honor a un héroe de la Independencia, fue adquirido en 2012 por aproximadamente 2.8 millones de dólares.

El Boeing del entonces gobierno de Felipe Calderón y que usó su sucesor, Enrique Peña Nieto, fue convertido para contar con asientos espaciosos y hasta con una recámara amplia, que tiene una cama queen, baño con acabados de lujo e incluso una caminadora eléctrica.

Además de la venta directa y de la rifa, se habían postulado como opciones rentar el avión por hora, hacer un trueque con la Casa Blanca a cambio de equipo médico o vendérselo a un conglomerado de empresas para que sus ejecutivos se repartieran el uso

Lea más:

El avión presidencial regresará a México para su venta. ¿Cuánto costó estacionarlo en Estados Unidos?

Ganar la rifa del avión es menos probable que la lotería… o que nos destruya un meteorito

Revelan cómo es el interior del millonario avión presidencial mexicano en venta