Rush Limbaugh se ha burlado de mujeres, migrantes y enfermos. Trump le ha otorgado la medalla más importante

Es el comentarista de radio conservador más importante y tiene un largo historial de insultos racistas y misóginos, pero el reconocimiento de Trump lo coloca al lado de Rosa Parks y Teresa de Calcuta.
US-POLITICS-TRUMP-SOTU
Rush Limbaugh reacciona al otorgamiento de la Medalla Presidencial de la Libertad. MANDEL NGAN/AFP via Getty Images

Rush Limbaugh, un influyente periodista y escritor ultraconservador de 69 años cuyo programa de radio tiene millones de oyentes, recibió este martes la Medalla Presidencial de la Libertad durante el discurso del Estado de la Unión de Donald Trump, apenas unas horas después de que hiciera público que sufre un cáncer de pulmón en fase avanzada.

Fue la primera dama, Melania Trump, quien el colgó la insignia al cuello en la sesión bicameral: “Gracias por tus décadas de incansable devoción a nuestro país”, dijo el presidente, por “poro todo lo que has hecho por nuestra nación, los millones de personas al día con los que hablas e inspiras”.

Esa medalla es el mayor honor que puede recibir un civil en Estados Unidos. Antes que Limbaugh, lo obtuvieron Rosa Parks, “un icono viviente de la libertad” por su lucha a favor de los derechos civiles de los afroamericanos; o la madre Teresa de Calcuta, “una heroína de nuestros tiempos”.

Al contrario que esta figuras históricas, sin embargo, Limbaugh ha causado controversia en el pasado por comentarios racistas, misóginos, y despectivos por el sufrimiento humano.

En 2014, por ejemplo, afirmó que el gobierno del demócrata Barack Obama había “planeado la llegada de niños extranjeros ilegales en la frontera”. Ha calificado además la llegada de solicitantes de asilo como “una invasión”, comparándola con la operación estadounidense en las playas de Normandía durante la II Guerra Mundial.  Y ha culpado a niños centroamericanos de traer el sarampión al país.

Limbaugh se ha burlado de las recomendaciones oficiales de usar preservativos para prevenir la transmisión de VIH/sida. Ha desacreditado el feminismo como un movimiento de “chicas feas”, y ha insultado a estas activistas llamándolas “feminazis” y “vacas”. Dijo además que, para que las mujeres puedan combatir en el Ejército, habría que crear un “batallón de Amazonas” con “ciclos menstruales sincronizados”.

Cuando la entonces estudiante Sandra Fluke testificó ante el Congreso en 2012 a favor incluir los anticonceptivos en el seguro médico conocido como Obamacare, Limbaugh la atacó repetidamente en su programa de radio durante dos días, calificándola de “prostituta” y “zorra”. Y a Kristal Ball, una personalidad de Hill TV, la acusó falsamente de posar desnuda cuando era adolescente.

En octubre de 2006, cuando el actor Michael J. Fox, enfermo de Parkinson, grabó una serie de anuncios políticos a favor de la investigación con células madre, Limbaugh le acusó de exagerar los efectos de la enfermedad: “Se está moviendo y temblando. Y es puramente una actuación ... O no tomó su medicamento o está actuando, uno de los dos”.

También ha negado la emergencia climática, e incluso restó importancia a las advertencias oficiales sobre el huracán Irma en 2017: “La razón por la que desconfío de los pronósticos hasta ahora, amigos, es porque veo cómo funciona el sistema”, dijo, “hay un deseo de avanzar en esta agenda de cambio climático, y los huracanes son una de las mejores y más rápidas formas de hacerlo. Puedes lograr mucho solo creando miedo y pánico”.

Este ciclón causó un centenar de muertos en Estados Unidos.

Para Limbaugh, el cambio climático, un fenómeno causado por el ser humano y sobre el que no existe duda alguna entre la comunidad internacional y los científicos, no pasa de ser “más que un montón de modelos de computadora que intentan decirnos qué va a pasar dentro de 50 o 30 años”.

Brian Rosenwald, miembro principal del programa de liderazgo Robert A. Fox en la Universidad de Pensilvania que está escribiendo un libro sobre programas de radio, apuntó sobre Limbaugh: “Lo que escucho una y otra vez [hablando con gente del mundo de la radio] es que Rush es el rey. Él es el tipo que establece la agenda para todo lo demás”.

Yamiche Alcindor, corresponsal de la cadena PBS resumió las críticas recibidas por la decisión presidencial de esta forma: “Para los demócratas, y mucha gente, independientes y afroamericanos, [Limbaugh] es visto como alguien que es cara de racismo, francamente”.

 (Editado por Ivette Leyva)