Los casos de coronavirus ya superan los 20,000. Hong Kong reporta su primera muerte

Un hombre de 39 años falleció en un hospital de Hong Kong, en el primer caso fatal registrado en ese territorio

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

El número de personas contaminadas en China con el nuevo coronavirus que provoca neumonía ya superó los 20,400 casos, con la confirmación de 3,235 nuevos positivos confirmados, anunció este martes la comisión nacional de salud. En Honkg Kong, un hombre de 39 años que recibía atención médica por estar contaminado falleció en un hospital, en el primer caso fatal registrado en ese territorio, informaron el martes autoridades sanitarias locales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha asegurado este martes que aún no es una “pandemia”, informa Reuters.

El saldo de muertos por la epidemia de coronavirus en China  alcanzó este martes los 427, con 64 nuevas víctimas fatales en la última jornada, anunció el gobierno, que admitió "insuficiencias" en su reacción ante la crisis sanitaria. En Estados Unidos los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés) elevaron este lunes a 11 la cifra de casos confirmados de coronavirus en el país.

Los científicos chinos dijeron que tienen más evidencia de que el virus se originó en los murciélagos. En un estudio publicado en la revista Nature, Shi Zhen-Li y sus colegas del Instituto de Virología de Wuhan informaron que las secuencias del genoma de siete pacientes eran 96% idénticas a un coronavirus de murciélago.

Este lunes, la portavoz adjunta del ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, había mencionado que el país precisa urgentemente mascarillas de protección y otros productos para enfrentar la epidemia. El gigante asiático, enfrentado a una epidemia que por el momento parece imparable, precisa además de gafas y guantes de protección para su personal médico.

Varios países, entre ellos Francia, Reino Unido, Japón y Corea del Sur, ya enviaron material médico a China, agregó la portavoz. Además, el gobierno chino busca importar grandes cantidades de esos productos desde mercados europeos. 

El Comité Permanente del Buró Político del Partido Comunista ha pedido una mejora en el sistema de respuesta a emergencias luego de "deficiencias y dificultades en la respuesta a la epidemia", dijo la agencia oficial Xinhua.

Los ministros de salud de los países del G7 acordaron este lunes coordinar "tanto como sea posible las recomendaciones de viajes y medidas preventivas" contra el coronavirus. El Banco Mundial pidió a todos los países que "fortalezcan su vigilancia de la salud y las respuestas dadas" a la epidemia, y añadió que estaba examinando los recursos financieros y técnicos que podrían movilizarse rápidamente.

El nuevo secretario general de la FICR, el nepalí Jagan Chapagain, advirtió que la donación de material de baja calidad "es más problemática que útil", pues las máscaras de baja calidad dan un "falso sentimiento de protección" a la gente. Por ello, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR) advirtió este lunes la necesidad de que todas las máscaras utilizadas en los hospitales chinos para luchar contra el nuevo coronavirus sean de alta calidad.

Gráfico: El avance del coronavirus.

Entretanto el país ha estado paralizado por el temor al virus que ha contaminado ya a más de 17,000 personas, y el ministerio de la Industria reconoció este lunes que, tras concluir el domingo las largas vacaciones del Nuevo Año Lunar, las plantas retoman su producción y funcionan a un 70% de su capacidad.

En Estados Unidos, más de 100 estudiantes de la Universidad de Princeton, incluidos estudiantes de pregrado y posgrado, se pusieron en cuarentena a partir de este domingo después de viajar China como medida de precaución, según confirmó un portavoz de la universidad a News 4.

Los estudiantes deben permanecer confinados durante 14 días después de su última vez en China continental, según Michael Hotchkiss, portavoz adjunto de la universidad.

Y en Japón, las autoridades decidieron impedir el desembarco en Yokohama (sur de Tokio) de un crucero este lunes y poner en cuarentena a sus 3,500 pasajeros y tripulantes tras detectar que uno de ellos estaba contagiado del nuevo coronavirus.

El buque había zarpado de Yokohama el pasado 20 de enero y antes de regresar a esta ciudad se detuvo en los puertos de Kagoshima y Okinawa (sudoeste de Japón) y en Hong Kong, donde se confirmó que un pasajero procedente de ese territorio autónomo de China estaba infectado del coronavirus de Wuhan, según el Gobierno nipón.

Tras tener constancia de este caso, las autoridades japonesas ordenaron que el crucero Diamond Princess permaneciera anclado en el puerto de Yokohama y enviaron a bordo un equipo de médicos y funcionarios de cuarentena para realizar tests del virus a sus aproximadamente 2.500 pasajeros y 1.000 tripulantes.

Las autoridades no autorizarán su desembarco hasta disponer de los resultados de los análisis médicos, lo que está previsto para este mismo martes, dijo un portavoz del Ministerio de Salud de Japón en declaraciones a la cadena estatal NHK.

Nuevo hospital

El hospital construido en el tiempo récord de 10 días en Wuhan, la ciudad donde surgió el nuevo coronavirus, recibió este marte sus primeros pacientes, informó la prensa oficial china. 50 enfermos ya fueron hospitalizados en ese flamante hospital de 34,000 metros cuadrados, equipado con la tecnología 5G, informó la agencia de prensa Xinhua.

Un vídeo del canal de televisión estatal CCTV mostraba a los pacientes bajando de las ambulancias e ingresando en sillas de ruedas empujadas por personal médico vestido con trajes de protección azules.

Desde el 24 de enero, China transmitió casi en directo la construcción de ese hospital improvisado, filmada permanentemente por las cámaras de televisión que daban cuenta del trabajo de miles de obreros y del despliegue de grúas y excavadoras.

El hospital, bautizado Huoshenshan y controlado por el ejército, es uno de los hospitales prefabricados construidos para hacer frente a la epidemia del nuevo coronavirus que ya causó 425 muertos entre los 20,400 contagiados, casi todos en la provincia de Hubei (centro), cuya capital es Wuhan.

La construcción del hospital implicó un ejército de obreros movilizados día y noche que niveló el terreno, instaló los cimientos de cemento, realizó las conexiones al agua y la electricidad y montó 400 salas equipadas de salas de baño y aparatos médicos.

Huoshenshan quiere decir "montaña del Dios del Fuego", un personaje de la mitología de la filosofía taoísta que puede evacuar los virus y las infecciones gracias al calor. En el hospital trabaja un equipo médico militar de 1,400 personas, formado por personal con experiencia en la lucha contra los virus SRAS y ebola.

China sigue construyendo un segundo hospital en Wuhan, en un sitio rebautizado Leishenshan ("montaña del Dios del Rayo") de 1,600 camas, más de las 300 incialmente previstas.

Varios países han multiplicado las medidas de protección y repatriado a sus ciudadanos desde China. Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Israel, Guatemala y El Salvador, entre otros, prohibieron la visita de extranjeros si han estado en China recientemente, y también han advertido a sus propios ciudadanos de evitar viajes a territorio chino.

China criticó duramente el lunes a Estados Unidos por haber iniciado las restricciones y acusó a Washington de "crear y sembrar el pánico". "No nos ha dado por ahora ninguna ayuda sustancial", dijo la portavoz de la cancillería.

Rusia anunció este lunes que expulsará a los extranjeros contagiados con el nuevo coronavirus mientras Mongolia, Rusia y Nepal han cerrado sus fronteras terrestres. El gobierno británico además anunció que aportará ayuda financiera para el desarrollo de una vacuna.

Primera alta en EE.UU.

El hombre que se convirtió en el primer paciente estadounidense infectado abandonó el hospital y dijo en un comunicado que está mejorando y esperando que la vida vuelva a la normalidad, según The Associated Press.

El hombre de 35 años agradeció el trato de los médicos, enfermeras y al personal del Centro Médico Regional de Providence en Everett, Washington, a unas 30 millas (48 kilómetros) al norte de Seattle.

El hombre no identificado se enfermó después de regresar a casa de una visita a China y fue ingresado en el hospital el pasado 20 de enero. Todavía estaba allí el viernes pasado y ahora está aislado en su hogar, monitoreado por funcionarios del Distrito de Salud de Snohomish en coordinación con el hospital.

"Estoy en casa y sigo mejorando. Pido que los medios respeten mi privacidad y mi deseo de no estar en el ojo público. Aprecio toda la preocupación expresada por los miembros del público, y espero volver a mi vida normal", declaró el hombre. El hospital no ofreció información sobre qué día fue le fue concedida el alta al paciente.

Chinofobia

La mayoría de las muertes y contagios se concentran en Hubei, donde unos 56 millones de habitantes están aislados del mundo desde el 23 de enero, y tienen severas restricciones para salir de sus viviendas, en una tentativa de contener la propagación. Sus habitantes se sienten discriminados y bajo constante sospecha.

En paralelo al brote del coronavirus, la chinofobia se propaga por el mundo, en particular por sus vecinos del Sudeste Asiático, donde el rechazo a los chinos no es nuevo.

En las últimas semanas han proliferado en las redes sociales de Filipinas, Indonesia o Vietnam multitud de mensajes de odio hacia los chinos, a los que se identifica casi automáticamente como transmisores del patógeno, y reclamos para que sus respectivos gobiernos blinden sus fronteras a los nacionales de China.

En Filipinas, donde se ha registrado la primera muerte por el nuevo coronavirus fuera de China -un turista chino que visitó tres islas diferentes-, las redes sociales hierven con mensajes xenófobos que asumen que todos los chinos son focos de enfermedades y reclamos al presidente Rodrigo Duterte para que vete su entrada al país.

Difundir noticias falsas y mensajes racistas y xenófobos puede ser más peligroso que el virus en sí mismo, ya que causa confusión, miedos, rencor e inestabilidad", lamentó el presidente de la Federación de Cámaras de Comercio Filipino-chinas, Henry Lim Bon Liong, prominente figura de la influyente comunidad filipino-china.

Con información de AP, EFE y AFP.

Lea también:

Reportada la primera muerte por el coronavirus fuera de China: un hombre de Wuhan fallece en Filipinas

Un joven de Boston que viajó a Wuhan, el octavo caso de coronavirus en EE.UU.