Estados Unidos declara emergencia de salud pública por el coronavirus y suspende entrada de posibles contagiados

El secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, dijo que el presidente firmó una orden para que Estados Unidos niegue la entrada a ciudadanos extranjeros que han viajado a China en las últimas dos semanas.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Estados Unidos declaró este viernes que el brote de coronavirus generado en China constituye una emergencia de salud pública en Estados Unidos y anunció que el país suspenderá temporalmente la entrada de aquellas personas que presenten un riesgo de transmisión de la enfermedad.

El secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, dijo que el presidente Donald Trump firmó una orden para que Estados Unidos niegue la entrada a ciudadanos extranjeros que han viajado a China en las últimas dos semanas.

La prohibición entrará en vigor este domingo a las 5:00p.m. (hora del este).

El riesgo para el público estadounidense es "bajo" en este momento, dijo en la sesión con periodistas en la Casa Blanca Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Sin embargo, los funcionarios aseguraron que las medidas responden a la necesidad de asegurarse de que para los estadounidenses el riesgo continúe siendo bajo.

El funcionario también dijo que cualquier ciudadano estadounidense que haya estado en la provincia china de Hubei -donde se localiza Wuhan. el epicentro del virus- en los últimos 14 años "estará sujeto a hasta 14 días de cuarentena obligatoria para garantizar que se les brinde atención médica y exámenes de salud adecuados ".

Mientras tanto, aquellos que hayan estado en el resto de China continental serán cuidadosamente examinados en los aeropuertos en busca de riesgos y evidencias de síntomas. Si no se detectan síntomas, se les permitirá completar su viaje a casa, donde los departamentos de salud locales los seguirán de cerca.

El gobierno también ha restringido los vuelos a China a siete aeropuertos, para garantizar un mayor control sanitario: estos se encuentran en Nueva York, San Francisco, Seattle, Honolulu, Los Angeles, Chicago y Atlanta.

Hasta este viernes, el coronavirus había infectado a aproximadamente 10.000 personas en todo el mundo. En China, el virus es responsable de al menos 213 muertes.

Aerolíneas suspenden vuelos

Siguiendo las recomendaciones del departamento de Estado de Estados Unidos, este virnes las aerolíneas Américan Airlines, Delta y United anunciaron la suspensión temporal de sus vuelos a China ante la alarma a nivel internacional que ha generado la expansión del brote de coronavirus que ya se cobró la vida de al menos 213 personas y los infectados suman casi 10,000.

American Airlines informó en un comunicado que interrumpe sus rutas a territorio chino desde este viernes hasta el 27 de marzo.

El último vuelo de Delta con destino a China que sale de EE.UU. partirá el lunes 3 de febrero y el de regreso a EE.UU. partirá de China el 5 de febrero. No reaundarán sus viajes a ese país hasta el 30 de abril.

No obstante, la aerolínea continuará monitoreando la situación de cerca y puede hacer ajustes adicionales en función de la evolución de la mortífera enfermedad. Los clientes cuyos planes de viaje se vean afectados pueden acudir a la sección Mis viajes de delta.com donde encontraran ayuda sobre las diferentes opciones, que incluyen:

-Reubicación a vuelos después del 30 de abril

-Solicitar un reembolso

-Contactando a Delta para discutir opciones adicionales.

-Los cambios en el horario entrarán en vigor en delta.com a partir del 1 de febrero.

En la actualidad, Delta opera 42 vuelos semanales entre China y Estados Unidos entre los que se incluye un servicio diario entre Pekín y Detroit y Seattle, así como entre Shanghái y las ciudades de Atlanta, Detroit, Los Ángeles y, de nuevo, Seattle.

Por su parte, United también notificó que cancela sus vuelos a Pekín, Chengdu y Shanghai partir del 6 de febrero y hasta el 28 de marzo debido a la continaua caída de la demanda para viajar a China. Hasta esa fecha, la aerolínea precisó que seguirán operando vuelos selectos para ayudar a garantizar a los empleados que residen en EE.UU., así como a los clientes, para que puedan regresar y la ruta diaria entre San Francisco y Hong Kong seguirá operando con normalidad.