Un refrigerador en el agua llevó a los investigadores a un presunto asesino de bebés "en serie"

Pérez, un delincuente sexual condenado de 57 años, está acusado de matar a cinco bebés que engendró entre 1992 y 2001
Jeff Reisig
El fiscal de distrito del condado de Yolo, Jeff Reisig, se encuentra junto a una foto de Kato Krow Pérez, nacido en 2001, uno de los cinco bebés que su padre cree haber matado, durante una conferencia de prensa en Woodland, California, el lunes 27 de este mes.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

En la orilla de un canal embarrado al noroeste de Sacramento (California), en una tarde de marzo de 2007, un pescador levantó su arco y flecha. Le disparó a una carpa fugaz y falló. Pero la flecha siguió hundiéndose, como informó el Woodland Daily Democrat en ese momento, y Brian Roller pudo sentir que había atrapado algo mucho más grande. Cuando sacó la captura del agua turbia y nublada, descubrió que la flecha había perforado un refrigerador de metal.

Dentro del refrigerador había un pequeño cuerpo, muy descompuesto, junto con un pañal. El bebé fue envuelto en una manta de Winnie the Pooh manchada de tierra y envuelto en plástico, según un informe forense de la Oficina del Sheriff del Condado de Yolo de 2007. El cráneo del bebé parecía fracturado, según el informe. Los restos parecían ser los de un niño de un mes.

"Cuando abrí esa caja", dijo Roller a la AP este lunes, "estaba al 99% seguro de que era un cuerpo humano, pero quería mantener la creencia de que tal vez no lo era", contó. El pescador llamó al 911 de inmediato. Cuando uno de los oficiales que llegó a la escena comenzó a llorar, Roller le dijo a AP: "Supe en ese momento que lo que estaba pensando era verdad".

El pasado lunes, casi 13 años después de que Roller sacara los restos del agua, las autoridades revelaron que el padre del bebé, Paul Allen Pérez, fue acusado de su asesinato. Pero lo que la policía pensó al principio fue "un solo homicidio sin resolver se ha convertido en algo mucho más", dijo el lunes el sheriff del condado de Yolo, Tom López. López declaro que Pérez también ha sido acusado de matar a cuatro de los hermanos menores del bebé.

Pérez, un delincuente sexual condenado de 57 años, está acusado de matar a cinco bebés que engendró entre 1992 y 2001, mientras que de alguna manera escapó del rádar policial durante años cuando los bebés desaparecieron, según las autoridades. Se cree que todos los bebés tenían menos de seis meses.

Todavía no se han determinado los motivos, pero López describió las presuntas acciones de Pérez como "males indecibles". "En mis 40 años como agente de la ley, no puedo pensar en un caso más inquietante que este", dijo el lunes en una conferencia de prensa. "No puede haber una víctima más vulnerable e inocente que un bebé, y desafortunadamente este caso involucra a cinco".

Pérez fue detenido la semana pasada y encerrado en la prisión estatal de Kern Valley, a unas 150 millas (241,4 kilómetros) al norte de Los Ángeles, donde fue puesto en libertad condicional en cuestión de días después de cumplir una condena por robo de vehículos y poseer un arma en prisión, según muestran los registros judiciales. 

Aunque el único bebé fue encontrado en 2007, López dijo que no hubo un descanso en el caso hasta el otoño pasado. Los investigadores decidieron ejecutar el perfil de ADN del bebé contra la base de datos CODIS del FBI, que contiene el ADN de las personas condenadas por delitos. Uno de ellos mostró que Pérez era el padre. Había cumplido dos años de prisión en 1990 por asalto con la intención de cometer un delito sexual, informó AP.

A través de Pérez, el bebé finalmente fue identificado en octubre como Nikko Lee Pérez. Nació en Fresno, California, el 8 de noviembre de 1996. Una vez que las autoridades encontraron los registros de nacimiento de Pérez y Nikko, se enteraron de que Nikko tenía hermanos, al menos cuatro, dijo López.

Siguieron encontrando registros de más y más bebés engendrados por Pérez, pero nada para indicar que todavía estaban vivos. López dijo que el hecho de que la mayoría de los bebés tenían el mismo nombre o nombres similares llamó la atención de los investigadores como algo "inusuale", lo que los hizo sospechar.

Descubrieron que Pérez engendró a Kato Allen Pérez en 1992 en Merced, California. Tres años más tarde, también en Merced, llegó Mika Alena Pérez, y luego estaba Nikko en 1996. Pérez engendró a otro bebé llamado Nikko Lee Pérez en Fresno en 1997, y luego Kato Krow Pérez, nacido en Fresno en 2001.

"Ahora se cree que todos fueron asesinados cuando eran bebés", afirmó López. Sin embargo, el sheriff tenía los labios apretados el lunes sobre qué pruebas se descubrieron contra Pérez para acusarlo de lo que el fiscal llamó "asesinato en serie de sus cinco hijos".

Perpétua o pena de muerte

Pérez tuvo la lectura de cargos este martes por la tarde. Con su rostro marcado por tatuajes, permaneció en silencio detrás del cristal de seguridad en la celda del tribunal. Se entrevistó brevemente con la defensora pública del condado de Yolo, Tracie Olson, antes de declararse inocente de los cargos y las denuncias de tortura por la muerte de los niños. Pérez solicitó una audiencia rápida y se enfrentará a una audiencia preliminar programada dentro de dos semanas para el 10 de febrero para presentar el caso que enviaría a Pérez a juicio.

"Hay muchas cosas por resolver sobre el caso. La pregunta que tengo, como todos los demás, ¿dónde está la madre? ¿Por qué no está ella aquí?", dijo Olson después de la audiencia. “Hay muchas preguntas sin respuesta. No escuché nada que me convenza de que mi cliente es culpable de algo", añadió.

El informe del forense del condado de Yolo en 2007 enumera la causa de muerte de Nikko Lee Perez como un trauma por fuerza contundente, y describe numerosos huesos rotos. Desde entonces, los investigadores descubrieron los restos de un segundo bebé, Kato Allen Pérez, pero no revelaron dónde o cómo fue encontrado. No se han encontrado los restos de los otros tres bebés, confirmó López.

El fiscal de distrito del condado de Yolo, Jeff Reisig, dijo que los cinco cargos de asesinato premeditado contra Pérez se ven reforzados por circunstancias especiales de acecho y tortura de múltiples víctimas, pero no dio más detalles sobre las acusaciones de tortura. Pérez también enfrenta cargos de asalto a un niño menor de ocho años.

López también se negó a responder preguntas sobre la madre o las madres, y dijo que la investigación está en curso. Pérez sea procesado por los cargos el próximo martes por la tarde. Reisig dijo que enfrenta a cadena perpetua sin libertad condicional o la pena de muerte si es declarado culpable, pero que los fiscales no han decidido si planean solicitar la pena de muerte.

Roller le dijo a ABC10 que está aliviado de que su sombrío descubrimiento conduzca a la justicia de Nikko todos estos años más tarde, pero que todavía lo persigue lo que vio. "Ha sido una parte de mí casi todos los días desde que sucedió", dijo Roller al medio de comunicación. "Es una imagen que simplemente no puedes olvidar", concluyó..

Lea también:

“Fue demasiado tarde”. El bebé se le cayó por una ventana abierta del crucero. Así lo cuenta su abuelo

La policía le arrancó a su bebé de los brazos. Ahora recibirá una indemnización de 625,000 dólares