Aterriza en California el avión con 201 personas atrapadas en China por el mortal coronavirus

Los pasajeros serán sometidos a nuevos exámenes médicos en la base militar donde serán alojados. Mientras crece el número de muertes por la enfemedad que llevó a la OMS a convocar a una reunión de urgencia este jueves.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El avión con diplomáticos del gobierno de Estados Unidos y otros ciudadanos estadounidenses que fueron evacuados este martes por la noche del Consulado de la ciudad china de Wuhan aterrizó este miércoles la Base March Air Reserve en el condado de Riverside en California para no seguir expuestos al brote por el coronavirus en China que ha dejado ya al menos 132 muertos y 5.974 casos confirmados, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunirá de urgencia este jueves para determinar si la enfermedad constituye o no una emergencia global.

Los 201 pasajeros, entre los que se encuentran una decena de menores, serán sometidos a una nueva revisión de salud en las instalaciones militares ubicada a unas 65 millas del centro de Los Ángeles.

El avión fue autorizado a volar a California después de hacer una parada para repostar combustible en el aeropuerto en Anchorage, Alaska, en la madrugada de este miércoles.

Funcionarios de salud en Alaska informaron que los pasajeros dieron negativo al virus mortal y pudieron continuar a bordo de la aeronave hasta su destino final en el condado de San Bernardino, en el sur de California.

"Todos los pasajeros ya habían pasado por dos exámenes en China y fueron monitoreados durante el vuelo", dijo el Departamento de Salud y Servicios Sociales de Alaska en un comunicado. "En Anchorage, todos los pasajeros fueron examinados dos veces más y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dieron luz verde para volar a California".

La tripulación del avión fue aislada de los pasajeros durante el vuelo, que volverán a ser examinados y "alojados temporalmente por un período de tiempo" a su llegada a California, agregaron las autoridades.

Curt Hagman, presidente de la Junta de Supervisores del Condado de San Bernardino, dijo en un comunicado de prensa en video que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informaron a los funcionarios locales que el vuelo fue desviado a la base de la Reserva Aérea de Marzo "por la logística que tienen".

En un principio el destino final de la aeronave era el Aeropuerto Internacional de Ontario, cercano a Los Ángeles, que es uno de los dos aeropuertos -junto al de Oakland- de repatriación en la costa oeste. Debido a esa distinción federal,  esas instalaciones aeropuertuarios tienen la responsabilidad, junto con la infraestructura y las capacidades de planificación, de responder en momentos de crisis, lo que puede incluir el manejo de grandes movimientos de tropas, o en este caso, albergar a unas 201 personas entre tres días y dos semanas. "Estábamos preparados para lo peor", afirmó Hagman.

Por su parte, la Casa Blanca estudia la posibilidad de imponer una prohibición temporal de los vuelos hacia y desde China para evitar contagios.

Entretanto, número de casos del brote de coronavirus en China ya supera a los que se registraron en el gigante asiático entre noviembre de 2002 y julio de 2003 durante la grave epidemia del síndrome respiratorio agudo y grave (SARS). En la provincia centrooriental de Hubei, cuya capital es Wuhan (el epicentro del brote), se han registrado hasta ahora 3.554 casos confirmados y 125 muertes. Millones de personas permanecen bajo una cuarentena 'de facto' en esa región para tratar de evitar la propagación del virus.

El virus no se está propagando actualmente en ninguna comunidad en los Estados Unidos y los únicos casos confirmados hasta el momento en el país, incluida una persona en el condado de Los Ángeles y otra en el condado de Orange, involucraron a personas que contrajeron el virus fuera de EE.UU., principalmente en Wuhan.

Pese a la gravedad del brote, las cifras provisionales -insuficientes todavía para sacar conclusiones- muestran que tan solo algo más de un 2% de los casos de neumonía de Wuhan acaban en muerte, mientras que en el caso del SARS -que causó 348 víctimas mortales en China- la cifra fue de casi un 10 %.

El SARS provocó además 167 muertes en el resto del mundo, mientras que el actual virus todavía no ha causado ninguna víctima mortal fuera de China. Eso sí, según los últimos datos oficiales, hasta la medianoche de ayer el número de pacientes en estado grave todavía se sitúa en 1.239, mientras que 103 personas ya han superado la enfermedad y han sido dadas de alta.

Mientras tanto, la OMS convocó una reunión de urgencia este jueves para declarar o no emergencia internacional por la enfermedad, tras haber descartado la medida hace una semana.

El comité se reunirá después de que el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, viajara a Pekín para analizar con las máximas autoridades del país la situación de la epidemia.

Una emergencia internacional intensificaría las medidas de prevención y coordinación de las autoridades sanitarias en todo el mundo, y para declararla la OMS exige tres criterios: que se trate de un evento extraordinario, que constituya un riesgo de rápida expansión en otros países, y que requiera una respuesta coordinada internacional.

Por su parte, el presidente de China, Xi Jinping, aseguró en la noche dewl martes que el coronavirus es "un demonio" y que las autoridades "no dejarán que se esconda" durante una reunión con el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Justo en el día en el que se han superado los casos del SARS, la televisión estatal CGTN reveló que las autoridades de Pekín han comenzado a rehabilitar el hospital de Xiaotangshan de la capital, construido en siete días en 2003 para hacer frente a aquella epidemia.

Más de un millar de operarios comenzaron a trabajar ayer para reabrir sus puertas, ya que en 2012 había sido reconvertido en centro de rehabilitación después de que se pusiera en duda si era seguro seguir utilizándolo debido a la rapidez con la que había sido erigido.

El de Xiaotangshan es el ejemplo que siguen en Wuhan para construir dos hospitales a contrarreloj que ayuden a aumentar el número de camas disponibles para pacientes del coronavirus. En sus 51 días activo desde abril de 2003, pasaron por él 680 casos confirmados de SARS, de los que solo 8 murieron.

Mientras tanto, la construcción en los dos hospitales exprés de Wuhan avanza, y los medios estatales continúan afanándose en promocionar lo extraordinario de las obras, habilitando incluso cámaras en las que se puede seguir en directo su estado las 24 horas del día.
 

Nuevas medidas

Entre las últimas medidas tomadas por las autoridades, destacan la prohibición de erigir barricadas ilegales en las carreteras -surgieron en redes sociales vídeos de pueblos que empezaban a cerrar con arena sus accesos por carretera para impedir la llegada de forasteros que pudieran traer el virus consigo- o el cierre temporal de los lugares donde los ciudadanos podían depositar quejas sobre las instituciones.

Asimismo, las autoridades de un país que Reporteros sin Fronteras (RSF), que consideran al país como el cuarto del mundo con menos libertad de prensa, han ordenado a las cadenas de televisión por satélite que dejen de emitir tantos programas de entretenimiento y que, en su lugar, informen sobre la situación del coronavirus.

Pekín ha establecido un fondo de 4.400 millones de yuanes (634 millones de dólares, 576 millones de euros) para la lucha a nivel nacional contra la enfermedad, mientras que ha destinado al menos 1.500 millones de yuanes (216 millones de dólares, 196 millones de euros) extra a la provincia de Hubei para las tareas de prevención y control del coronavirus.

Brote "preocupante"

Mientras tanto, el virus continúa expandiéndose: según el último informe de situación de la OMS, actualizado este martes, se han confirmado 56 casos fuera de China en 14 países. Esto no incluye los 8 casos reportados en Taiwán, isla considerada tanto por Pekín como por la OMS parte de China.

En la jornada de hoy, las autoridades de Emiratos Arabes Unidos confirmaron el primer caso registrado en ese país del coronavirus, el de una familia de cuatro integrantes procedente de Wuhan.

El carrusel de expertos sigue girando, con algunos que afirman que el brote será más corto que el SARS -el jefe del equipo de investigación chino sobre la enfermedad, el reputado neumólogo Zhong Nanshan, predijo que el pico de casos se registrará de aquí a diez días- y otros más alarmistas que hablan de la posibilidad de que haya decenas de miles de infectados.
 

Reino Unido y Emiratos Árabes

Emiratos Árabes Unidos detectó al menos una persona infectada dentro de una familia proveniente de Wuhan, lo que constituye probablemente el primer caso conocido en Oriente Medio, anunció este miércoles el ministerio de Salud. 

"El ministerio de Salud y Prevención anunció un caso del nuevo coronavirus que afecta a una familia de la ciudad de Wuhan en China", informó la agencia oficial WAM. "El estado de salud de los afectados es estable", agregó, sin especificar el número de personas infectadas con el virus.

Los británicos que lleguen al Reino Unido evacuados de Wuhan, la ciudad china epicentro del brote del nuevo coronavirus, permanecerán en cuarentena durante dos semanas como medida de precaución, anunció el miércoles el gobierno británico.

"Todo el que llegue procedente de Wuhan será aislado de forma segura durante 14 días con todas la atención médica necesaria", anunció en Twitter el ministro de Sanidad, Matt Hancock, quien aseguró estar "trabajando duro para evacuar a los británicos" presentes en la ciudad china.

Lea también:

La cuarentena de vuelos y comercios por el coronavirus chino aviva el temor a una crisis económica

El coronavirus ensombrece los festejos por el año nuevo chino

Más de 100 muertos y miles de casos: se disparan las cifras del coronavirus en China

Se agotan mascarillas para protegerse contra el coronavirus