Trump promulga nuevo acuerdo comercial con México y Canadá

El nuevo convenio trilateral sustituye al viejo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o NAFTA, por su sigla en inglés), en vigor desde 1994

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Por María Peña

WASHINGTON.— El presidente, Donald Trump, ha promulgado este miércoles un renovado tratado comercial de Norteamérica, al que calificó como una “victoria colosal” para la economía estadounidense, en una ceremonia que excluyó a los legisladores demócratas que facilitaron su aprobación.

El nuevo Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, México y Canadá (USCMA, por su sigla en inglés) “es una victoria colosal para nuestros granjeros, rancheros, y trabajadores en todos los 50 estados”, afirmó Trump ante más de 400 invitados.

Con un grupo de trabajadores a sus espaldas, algunos con cascos de construcción, Trump dijo que el pacto trilateral “es el acuerdo comercial más grande, más justo, más equilibrado y moderno jamás logrado”.

De esta forma, Trump destacó una de sus promesas electorales de 2016 al señalar que el nuevo pacto “acaba con la pesadilla” del antiguo Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA, por su sigla en inglés),  en vigor desde 1994.

Trump promoverá las bondades del acuerdo comercial en un mitin político mañana, jueves, en Michigan y Iowa, dos estados clave para su reelección el próximo 3 de noviembre. Michigan, además, tiene una fuerte industria automotriz.

La ceremonia en el césped sur de la Casa Blanca contó con la participación de miembros de la Administración, empresarios, autoridades locales y estatales, y líderes republicanos de ambas cámaras del Congreso.

El acto no contó con ningún legislador demócrata, pese a que ese partido fue clave para la aprobación definitiva del acuerdo.

En declaraciones a Noticias Telemundo, los presidentes de la Cámara de Comercio Hispana, Ramiro Cavazos, y de la Coalición Latina, Héctor V. Barreto, coincidieron en que el acuerdo beneficiará a los más de cuatro millones de negocios hispanos.

Cavazos afirmó que el acuerdo aportará beneficios para los sectores agrícola y automotriz, que tiene fuerte presencia de trabajadores  hispanos, además de que propiciará la apertura de más  negocios. 

 Por su parte, Barreto indicó que el acuerdo, conocido por su sigla T-MEC en español, aportará a la economía estadounidenses unos $235,000 millones adicionales a través del comercio internacional, lo que se traducirá a una mayor creación de empleos.

 El secretario estadounidense de Comercio, Wilbur Ross, destacó la naturaleza histórica del memorándum en la víspera de la firma del T-MEC en la Casa Blanca.

El nuevo acuerdo fue anunciado originalmente por estos tres gobiernos en octubre de 2018 pero no fue sino hasta que consiguió la luz verde por parte del Partido Demócrata, que se garantizó su aprobación en el Congreso.

"Estos dos días, estas dos firmas, quedarán para siempre en la historia comercial de nuestras dos grandes naciones. El acuerdo de este martes también apoyará su creciente clase de científicos e ingenieros, quienes han sido instrumentales en hacer de México un centro de manufacturación de clase mundial", declaró Ross.

Claves del nuevo acuerdo

El acuerdo anterior creó una vasta zona de libre comercio en América del Norte, que condujo a cambios radicales en la composición de las industrias en los tres países y a un gran aumento de los intercambios transfronterizos de bienes, servicios y personas.

El nuevo acuerdo comercial moderniza y actualiza el antiguo NAFTA  (TLCAN, en español),  que según ha dicho Trump en el pasado, fue “quizá el peor tratado comercial jamás hecho.”

Entre sus principales elementos, el tratado exige que el 75% de las refacciones utilizadas en la fabricación de automóviles provenga de Norteamérica para evitar aranceles punitivos.

También, el acuerdo estipula que hasta el 45% de esas refacciones tienen que ser fabricadas por trabajadores que ganen al menos $16 la hora en un plazo de tres años.

Además, el pacto incluye el establecimiento de un cupo de 2,6 millones de vehículos exportados a EE.UU. en el caso de que Trump imponga aranceles de autos globales de un 25% por motivos de seguridad nacional. También incluye normas más estrictas sobre los derechos de los trabajadores, destinadas a reducir la ventaja mexicana de bajos salarios.

El acuerdo amplía el acceso de los agricultores al mercado lácteo canadiense; establece cambios en el comercio electrónico; extiende a 70 años la protección de la propiedad intelectual, y prevé que el pacto se mantenga en vigor durante 16 años y esté sujeto a una reevaluación trilateral cada seis años.

El pacto fue aprobado por la Cámara de Representantes en diciembre, con una votación de 385-41, y por el Senado, el pasado 16 de enero, con una votación de 89-10.

La votación en el pleno del Senado fue una rara ocasión de colaboración bipartidista, ya que la Cámara Alta está inmersa en el juicio político contra Trump por abuso de poder y obstrucción al Congreso.

El gobierno de Canadá ha iniciado los trámites para ratificar el acuerdo trilateral, mientras que el Senado mexicano aprobó la nueva versión el pasado 12 de diciembre, en una votación de 107-1.

Posteriormente, representantes de los tres Gobiernos habían firmado en Ciudad de México el texto definitivo.

Del lado mexicano, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a promulgar nuevas leyes que fortalezcan las protecciones laborales y permitan a los trabajadores afiliarse a sindicatos, entre otros beneficios.

Contrapeso al juicio político

Trump firmó el acuerdo comercial en medio de un juicio político en su contra, e hizo referencias indirectas al proceso cuando elogió la labor de sus aliados republicanos en el Senado, incluyendo Ted Cruz, John Braun, Lindsey Graham, y Chuck Grassley.

La Casa Blanca ha coreografiado este tipo de eventos para destacar los logros de Trump en la arena internacional.

Acompañado del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el mandatario anunció ayer un ambicioso plan de pacificación para el Medio Oriente, que de inmediato fue rechazado por el liderazgo palestino.

Lea también:

El Senado aprueba por abrumadora mayoría el nuevo tratado comercial de Norteamérica, ¿promoverá el crecimiento económico?

“¡El T-MEC va!”. México, Estados Unidos y Canadá firman la versión final del acuerdo comercial