La latina que aspira lograr en Texas lo que Beto O'Rourke no consiguió

Cristina Tzintzún Ramírez, de 38 años, se está postulando para el Senado de Estados Unidos con la esperanza de entusiasmar a los votantes de Texas, como lo hizo Beto O’Rourke en 2018 en su carrera contra el senador republicano Ted Cruz.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

No era el momento adecuado para Cristina Tzintzún Ramírez cuando, a los seis meses de embarazo, decidió comenzar a movilizar a los jóvenes latinos después de que Donald Trump ganó la Casa Blanca en 2016.

Con un bebé en camino y poco dinero, estaba asustada.

"Pero era mucho más aterrador imaginarme sentada al margen durante un gobierno de Trump y sin hacer nada", dijo Tzintzún Ramírez, de 38 años, sobre la fundación del grupo de jóvenes latinos Jolt en Austin.

Cuatro años después, Tzintzún se está postulando para el Senado de Estados Unidos, una entre una docena de demócratas, incluyendo otros dos latinos, con la esperanza de entusiasmar a los votantes de Texas como lo hizo Beto O’Rourke en 2018 en su carrera contra el senador republicano Ted Cruz.

Pero Tzintzún Ramírez y los demás también quieren hacer lo que O'Rourke finalmente no pudo lograr: vencer a su oponente republicano, que este año es el senador principal del estado, John Cornyn, y ayudar a los demócratas en el Senado a rechazar la agenda de Trump.

Tzintzún enfrenta varias dificultades, empezando por los numerosos candidatos en las primarias. El liderazgo nacional del Senado demócrata ha elegido a la veterana condecorada M.J.Hegar como su favorita, apoyándola con personal y dinero.

Pero después de una carrera movilizando a jóvenes votantes latinos en Jolt y organizando a obreros de la construcción y otros trabajadores como directora ejecutiva del Proyecto de Defensa de los Trabajadores, Tzintzún Ramírez dijo que "aprendió la receta" para aumentar el registro de votantes.

 Mientras estaba en Jolt, el grupo se convirtió en el centro de atención nacional con una protesta estilo quinceañera contra la ley SB4 de Texas, que le otorga a las fuerzas del orden público más poder para cuestionar a las personas sobre su status de ciudadanía. Jolt, que ha respaldado a Tzintzún Ramírez, ahora está aprovechando la icónica ceremonia de quinceañera como una forma de registrar votantes.

"No es ningún secreto que ningún demócrata gana a menos que aumente la participación electoral entre los votantes jóvenes y latinos", dijo.

"También tengo un compromiso muy profundo para invertir en comunidades de color y votantes que a menudo no se toman en cuenta y deben ser el centro y la estrategia para ganar en Texas", dijo a NBC News durante un viaje desde su casa en Austin a Dallas.

En su informe anual, Jolt dijo que registró a 7.851 votantes en 2018, su primer año haciendo el registro de votantes. Tenía el objetivo de registrar 10,000 el año pasado; los números de 2019 se lanzarán este verano. Y espera registrar 55,000 en 2020, dijo el grupo.

Dos latinos más están en la carrera: Sema Hernández es una activista del área de Houston que terminó en segundo lugar después de Beto O’Rourke en las primarias para el Senado democráta de 2018, y Adrian Ocegueda es director de una firma de capital privado del área de Dallas.

De los tres, Tzintzún Ramírez lidera la recaudación de fondos, con 459,183 dólares hasta el 30 de septiembre de 2019, en comparación con los 7,551 de Hernández y los 1,039 de Ocegueda para el mismo período.

Buscando el voto latino joven de Texas

En un informe de 2016, Pew Research Center dijo que un tercio de los votantes latinos elegibles del estado tenían entre 18 y 29 años, en comparación con el 24 % de todos los votantes elegibles de Texas en ese rango de edad.

Mientras tanto, alrededor de 210,000 jóvenes latinos, el 95 % de ellos ciudadanos estadounidenses, cumplen 18 años cada año en Texas, según un estudio de Jolt. El estado es aproximadamente un 40 % latino y está en camino de que los hispanos se conviertan en el grupo poblacional más grande para 2022.

En las primarias demócratas de 2018, O’Rourke se quedó corto en varios condados hispanos, perdiendo ante Hernández. Pero en las elecciones generales, el mayor apoyo de O’Rourke fue en condados con altas proporciones de jóvenes, según un estudio del Centro de Información e Investigación sobre Aprendizaje y Participación Cívica de la Universidad de Tufts.

Tzintzún dijo que estaba orgullosa de haber redactado el plan de O'Rourke para impulsar la participación de los votantes latinos en las elecciones generales. Un ex asesor de la campaña de O’Rourke confirmó que este le había pedido un plan de este tipo y que se utilizó, aunque se hicieron algunas adiciones a medida que avanzaba la campaña.

Juan Proaño, consultor demócrata y fundador y CEO de Plus Three, un grupo tecnológico, dijo que Tzintzún Ramírez tiene la oportunidad de ganar las primarias, pero no sin una segunda vuelta. Ella podría tener una ventaja en una segunda vuelta porque los votantes progresistas suelen acudir a esta.

¿La asistencia a las urnas puede cerrar la brecha?

Pero si finalmente gana las primarias, tendrá más dificultades en las elecciones generales, dado el tamaño del estado y su tendencia conservadora. O’Rourke recaudó 78.9 millones de dólares y visitó cada uno de los 254 condados del estado. Aun así, perdió por 214,921 votos.

"Se necesitará un esfuerzo masivo de participación de votantes junto con una importante campaña de registro de votantes para cerrar esta brecha", opinó Proaño.

Los demócratas deberán registrar a 400,000 votantes para que eso suceda, pronosticó, y eso costará alrededor de 16 millones de dólares. El candidato presidencial multimillonario Mike Bloomberg planea gastar entre 15 y 20 millones para registrar a 500,000 votantes en cinco estados, incluido Texas.

Ha habido un aumento en los votantes latinos: un análisis del diario Dallas Morning News de los datos de votación del censo encontró que 830,000 latinos más de Texas votaron en 2018 en comparación con 2014, y las encuestas encontraron que el 75% de los votantes latinos de Texas apoyaron a los candidatos demócratas en 2018.

Los demócratas han invertido más dinero en Texas a medida que el estado se vuelve más competitivo, dijo Abhi Rahman, portavoz del Partido Demócrata de Texas. El gasto del Comité Nacional Demócrata en Texas se ha triplicado, y han registrado 2.6 millones de votantes desde 2016.

El partido planea llevar a cabo "la campaña coordinada más grande en la historia de Texas", dijo Rahman, y prometió registrar nuevos votantes y "hacer que los infrecuentes asistan a las urnas".

El consultor demócrata Gilbert Ocañas dijo que la política nacional tendrá un impacto. Cornyn es parte del equipo del senador Mitch McConnell, que ha apoyado firmemente a Trump y su agenda. Para muchos tejanos, "su aceptación de Trump, no creo que funcione tan bien".

Cornyn recaudó 13.5 millones para su campaña a fines de septiembre.

Entre dos mundos

Junto con su activismo, Tzintzún Ramírez ha estado invocando su origen multiétnico y sus raíces indígenas en la campaña electoral. Su madre es inmigrante de México y su padre es de ascendencia irlandesa.

Mientras crecía, vio diferencias en la forma en que las personas trataban a sus padres, ha dicho Tzintzún Ramírez. En séptimo grado, una maestra se negó a permitir que su madre firmara permisos para ella porque pensó que no hablaba inglés, dijo. Pero "mis familias anglo y mexicana tenían más en común que en desacuerdo".

Los tejanos quieren que sus hijos estén seguros y sean saludables, que vayan a grandes escuelas y se eduquen, dijo. "Cada familia de Texas puede tener eso", aseguró Tzintzún Ramírez.

Recientemente fue criticada por decirle a un grupo del norte de Texas que su apellido "es más mexicano que cualquier García o López". García es el apellido latino más común en Texas. Después de una reacción muy crítica, Tzintzún Ramírez se disculpó.

Cuando habla de raza del Senado, menciona sus antepasados ​​precolombinos. El apellido de su madre, Tzintzún, es Purépecha, un pueblo indígena de Michoacán. Su antigua capital era Tzintzúntzan, que en el idioma purépecha significa colibrí. Son el único grupo que no ha sido derrotado por los aztecas.

Mientras teje su historia del débil que vencerá, su objetivo es más grande que Cornyn.

"Vengo de muy buen linaje", dijo. "Y estoy lista para derrotar a Trump".