La muerte a tiros de una joven activista vuelve a poner el foco en los feminicidios en Juárez y México

"Continuaremos alzando nuestra voz por Isabel y todas las mujeres víctimas de feminicidio en Ciudad Juárez", dijo un grupo de derechos de las mujeres

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Antes de la muerte a tiros de artista y la activista de los derechos de las mujeres Isabel Cabanillas de la Torre en Ciudad Juárez, México, los abogados de derechos humanos y otros ya habían notado una creciente ola de feminicidios en la ciudad fronteriza en los últimos años. Las feministas se reunieron este sábado frente al Palacio de Bellas Artes, para pedir un alto a la violencia machista.

Las muertes y desapariciones de mujeres y niñas en Juárez, que se encuentra junto a El Paso, Texas, en la frontera entre Estados Unidos y México, y en otras zonas de México, alguna vez dominaron los titulares internacionales. Pero en los últimos años, la atención se ha diluido.

Angelita Baeyens, directora del programa abogacía y litigio en la asociación Robert F. Kennedy Human Rights, había estado tratando de volver a poner en el foco de los medios y la opinión pública.

"Ciertamente, esta no es la forma en que esperamos llamar la atención sobre la violencia contra las mujeres y la epidemia de feminicidios en México y la región", afirmó Baeyens. La muerte de Cabanillas es un duro golpe para el "movimiento de mujeres activistas valientes, muchas de ellas madres, hermanas y amigas de víctimas de feminicidios en México", añadió.

Baeyens dijo que es otro ejemplo del "patrón terrible" que continúa sucediendo en México, especialmente en Ciudad Juárez, de mujeres que desaparecen y luego son encontradas asesinadas. "Expone el peligro en que operan las defensoras de derechos humanos que trabajan para combatir la violencia", explicó.

Los activistas describieron la muerte de Cabanillas como un feminicidio, definido como el asesinato de una mujer o una niña debido a su género. Las autoridades policiales mexicanas dijeron en un comunicado de prensa que el motivo de la muerte de Cabanillas no estaba claro.

Pero el brazo del gobierno federal encargado de combatir la discriminación y la violencia contra las mujeres, INMUJERES, y una agencia estatal similar, el Instituto de Mujeres de Chihuahuan, se refirieron a su muerte como un feminicidio.

"El crimen contra Isabel representa un ataque contra el activismo, que durante meses ha sido hostigado y agredido por quienes intentan silenciar el derecho legítimo de las mujeres a manifestarse, a exigir una vida libre de violencia", dijo el Instituto Nacional de Mujeres y el Instituto de la Mujer de Chihuahua en un comunicado.

Cabanillas, apasionada del diseño de ropa, la pintura y la justicia social, trabajó como activista en contra de la violencia de género con la red Mesa de Mujeres. También había sido miembro de Hijas de su Maquilera Madre. El nombre del último grupo se refiere a las hijas de madres o familiares que trabajan en las maquiladoras, pero también al lugar de Juárez como capital de plantas de manufacturación.

"Los sueños y proyectos de Isabel se truncaron. Seguiremos alzando nuestra voz por Isabel y todas las mujeres víctimas de feminicidio en Ciudad Juárez", afirmó la Mesa de Mujeres en un comunicado obtenido por NBC News.

Según El Paso Times, Cabanillas fue reportada como desaparecida por amigos en las redes sociales el sábado después de que no regresara a casa. Fue encontrada muerta a tiros en una acera junto a una bicicleta. La Fiscalía Especial de la Mujer declaró que se encontraron dos heridas de bala en su cuerpo.

El asesinato de Cabanillas desencadenó protestas en Juárez y Ciudad de México, la capital del país, con activistas que exigían justicia. Varios grupos, incluida la Universidad Autónoma de Juárez, han pedido justicia y han investigado los motivos de su asesinato.

Otra protesta más grande se desató este sábado en la Ciudad de México. A la protesta se asistió la madre de Lesvy Berlín, joven estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien fue asesinada por su expareja dentro de las instalaciones de Ciudad Universitaria.

La universidad insistió en "que se haga justicia en este y en los otros casos pendientes de estudiantes que han muerto" debido a los peligros de la ciudad.

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, prometió responsabilizar a sus asesinos. "Haremos una investigación muy seria, no para terminar con las protestas y la presión de los medios, sino para encontrar a los responsables y obtener justicia por la cobarde agresión contra Isabel Cabanillas, que nos ha lastimado a todos", dijo Corral en una publicación de Twitter.

Aumento de feminicidios

La violencia contra las mujeres ha plagado a México durante años y los numerosos asesinatos de mujeres atrajeron la atención internacional cuando se dispararon en la década de 1990, en el momento de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y de un aumento en Juárez de las fábricas conocidas como maquiladoras. Algunas víctimas eran mujeres que trabajaban en las plantas o fueron asesinadas cuando iban o dejaban trabajos en las plantas.

De 1985 a 2014, hubo 47,178 mujeres asesinadas en México debido a su género, según los datos recopilados por RFK Human Rights and Center for Women's Hollistic Development, conocido por sus siglas en español, CEDIMAC, para un informe de 2018.

En los últimos años, ha habido un aumento continuo en los feminicidios. En 2015, el número era 411 en México. Aumentó a 601 en 2016, 742 en 2017 y 880 en 2018. De enero a julio de 2019, hubo 540 feminicidios, dijo Baeyens.

Juárez a menudo ve un mayor número de muertes que otras ciudades y estuvo en camino de más de 100 muertes de mujeres en asesinatos por motivos de género el año pasado, dijo.

El asesinato de Cabanillas se produce luego de una audiencia sobre un caso de feminicidio que Baeyens y otros presentaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en septiembre pasado en nombre de seis mujeres y niñas jóvenes de entre 6 y 20 años que habían desaparecido y fueron asesinadas, incluida la desaparición de una mujer y su hija de 24 días, en Juárez entre 1995 y 2003. El caso está pendiente.

Baeyens le dijo a NBC News que había visitado Juárez en 2017 y se había reunido con madres y funcionarios gubernamentales a cargo de investigar los casos. La fiscalía les dijo a ella y a las madres que tenían unos 7,000 casos de violencia sexual y solo unos diez investigadores para esos casos y que los investigadores rotan constantemente.

20 después de que saliera a la luz la ola de asesinatos no resueltos de Ciudad Juárez, las familias aún encuentran que no son tomadas en serio cuando denuncian la desaparición de una joven o niña, descubrió. A menudo, se convierten en los principales investigadores, buscando y entrevistando a testigos y posibles perpetradores, en gran riesgo, dijo Baeyens.

Baeyens dijo que las madres y las familias de las víctimas han estado pintando murales durante muchos años en las paredes alrededor de Juárez, que representan los rostros de sus seres queridos o, en algunos casos, lunas, flores o mariposas porque esas eran cosas que le gustaban a la víctima. A menudo llevan mensajes de activismo como "Femicidio", por ejemplo, o del dolor de los seres queridos: "Nunca voy a dejar de buscarte".

Después de la muerte de Cabanillas, una pared fue pintada de rosa y garabateada con mensajes creando un mural improvisado justo detrás del lugar donde se encontró su cuerpo. Entre los escritos en la pared se puede leer "Pinto por las que ya no están" e "Isabel Cabanillas fue asesinada aquí".

Lea también:

Ejecuciones múltiples: la violencia armada en Guanajuato deja más de 20 muertos en pocas horas

Tiroteo en un colegio de Torreón, México: un niño mata a maestra, "influenciado por un videojuego"