Personal del Cumbres llevaba a las niñas al cura Legionario, las veía llorar y callaba, acusa Biani

Después de que Ana Lucía Salazar denunció los abusos de Fernando Martínez, Biana López-Antúnez decidió contar lo que ella vivió. La joven relata que en el Instituto Cumbres de Cancún todos sabían que Martínez violaba niñas, pero no hacían nada para detenerlo.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

 

Ciudad de México.– El personal administrativo del Instituto Cumbres de Cancún sabía que Fernando Martínez, integrante de los Legionarios de Cristo, abusaba de niñas, pero guardaba silencio, Biana López-Antúnez, una de las víctimas del cura pederasta. 

“Todos los administrativos veían que niñas entraban a la dirección, veían que salían llorando, y callaron”, dijo en “Los Periodistas”, programa conducido por Alejandro Páez Varela y Álvaro Delgado Gómez. 

“Ya había denuncias por abuso sexual y lo movían. Lo ponían con niñas. Era el director de la escuela y el sacerdote. Abusaba de nosotras en la dirección y en la capilla”, relató. 

El pasado 2 de mayo, Ana Lucía Salazar se sumó al #MeToo tras emitir una denuncia pública en la que afirmó que fue víctima de abuso sexual por parte del Padre Fernando Martínez. Los abusos se dieron cuando la víctima tenía 8 años, mientras estaba inscrita en el Instituto Cumbres. Además, en su denuncia, Salazar aseguró que las autoridades escolares decidieron “callar”, al igual que los padres de otras víctimas menores de edad.

“Cuando Ana Lucía hace su denuncia, me habla otra víctima. Me di cuenta que eran más. Fernando Martínez me obligaba a ver cómo abusaba a otras niñas. Fue un shock. Terminamos haciendo una conferencia telefónica varias víctimas. Empezamos a hablarlo. Lo teníamos reprimido. Es algo que nos ha afectado tanto, que todas empezamos a hablar al instante”, contó. 

López-Antúnez escribió un claro documento incriminador contra el sacerdote Fernando Martínez que no había sido divulgado hasta ahora, cuando la orden vuelve a encontrarse en el centro de un escándalo sobre abusos y encubrimiento.

“Yo no recordaba haber escrito esa carta. Eso pasa cuando sufres abusos. Fueron abusos continuos”, dijo en “Los Periodistas”. 

“Es una cosa muy confusa. Está fuera de todos los referentes que tienes a los ocho años. No sabes lo que está pasando. Es el sacerdote, es el que nos da las misas, es el director. No puedes… Yo me tardé tiempo para hacer click y armar el rompecabezas. No recuerdo cuando escribí la carta, pero recuerdo un abuso en particular”, relató. 

“Fernando Martínez tenía denuncias desde el 69. Lo sabían y nos ponía en nuestra escuela. Es una serie de abusos de poder”, denunció. 

En diciembre de 2019, los Legionarios de Cristo reconocieron que 175 menores de edad han sido víctimas de abuso sexual, incluidos al menos 60 por el padre Marcial Maciel, en la congregación desde su fundación en 1941.

En el informe se señala a 33 sacerdotes como responsables de los casos de pederastia contra estos niños, en su mayoría de entre 11 y 16 años de edad.

También resalta que el número de víctimas “incluye los al menos 60 menores de edad de los que abusó Maciel” (1920-2008), fundador de los Legionarios y quien fue señalado en 2010 por el Vaticano por sus comportamientos “gravísimos y objetivamente inmorales”.

Previamente, en el 2006, la Santa Sede ordenó el retiro Maciel del ministerio sacerdotal.

Si se excluye de la lista a Maciel, dos sacerdotes incurrieron en abuso por vía virtual, 4 abusaron de su víctima una sola vez, 9 lo hicieron repetidamente de una víctima única, 11 abusaron de entre 2 y 5 víctimas; 5 de ellos de entre 6 y 10 víctimas y uno que ya fue removido, tiene 13 víctimas conocidas.