Utah prohíbe la terapia de conversión para niños LGBTQ

El Estado conservador se convierte en el decimonoveno en prohibir esta práctica

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

La terapia de conversión para niños LGBTQ ha sido prohibida en Utah, que se convierte en el decimonoveno Estado en hacerlo y en uno de los más conservadores en vetar esta práctica.

Los partidarios navegaron por un camino sinuoso hacia este triunfo y queda algo de disenso, pero impedirlo en Utah podría impulsar esfuerzos similares en otros estados de inclinación de derechas, dijo Shannon Minter, directora legal del Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas.

"Realmente le ha dado mucha esperanza a la gente", afirmó Minter, cuyo grupo ha presionado para prohibir esta práctica en todo Estados Unidos. Virginia está considerando una prohibición, y el tema también podría surgir este año en Texas y Kentucky, señaló.

El cambio en Utah se produce después de que el Estado elaborara una regla reguladora que contó con el apoyo de la influyente Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Los líderes se habían opuesto a una versión anterior porque no tenía ciertas excepciones para el clero.

El gobernador de Utah, el republicano Gary Herbert, dio el paso inusual de llamar a los reguladores después de que una ley propuesta se descarrilara por los cambios realizados por legisladores conservadores. Funcionarios estatales confirmaron que la regla se convirtió en definitiva este martes por la noche.

El patrocinador original de la propuesta, el republicano Craig Hall, aplaudió la entrada en vigencia de la norma y dijo en un comunicado que prohíbe las prácticas peligrosas y protege a los profesionales de la salud. "Esta medida realmente salvará vidas", apuntó.

La terapia de conversión es una práctica utilizada para tratar de cambiar la orientación sexual o la identidad de género. Muchas personas que lo han sufrido dicen que profundizaron en los sentimientos de depresión y aumentaron sus pensamientos suicidas. La nueva regla prohíbe a los terapeutas de Utah someter a los menores LGBTQ a la práctica que, según la Asociación Americana de Psicología, no se basa en la ciencia y es perjudicial para la salud mental.

Aún así, la prohibición ha provocado un retroceso en Utah. Los opositores argumentaron que evitaría que los padres reciban ayuda para los niños con sentimientos homosexuales "no deseados" y evitaría que los terapeutas incluso hablen sobre la sexualidad con sus hijos. La regla podría convertirse en un problema durante la sesión legislativa de 2020.

La fe predominante de Utah, conocida ampliamente como la iglesia mormona, se opone al matrimonio entre personas del mismo sexo y enseña que las relaciones íntimas entre personas del mismo sexo son un pecado. Pero también insta a los miembros a ser amables y compasivos con las personas LGBTQ. La religión tiene una tremenda influencia en Utah, donde la mayoría de los legisladores estatales y casi dos tercios de los 3,1 millones de residentes del Estado son miembros.

La fe apoyó la prohibición de la terapia de conversión después de que los partidarios incluyeron garantías de que los líderes de la iglesia y los miembros que son terapeutas podrían brindar asesoramiento espiritual a los feligreses o familias.

Riesgo de suicidio

Parte de la razón por la cual la terapia de conversión fue prohibida en Utah, un "gran logro" según Troy Williams, director ejecutivo de la organización LGBTQ sin fines de lucro Equality Utah, quien previamente describió al Estado como "zona de impacto" para la práctica, es la tasa de suicidio juvenil trágicamente alta del Estado, según publica The Newsweek.

En 2018, el suicidio fue la principal causa de muerte entre los jóvenes en Utah, y entre 2011 y 2015, las tasas jóvenes de 10 a 17 años que terminaron sus vidas aumentaron un 141,3%, en comparación con el 23,5% a nivel nacional, según el Departamento de salud Utah. Durante ese período, 150 jóvenes se suicidaron. Tras una investigación, el cuerpo concluyó que "el suicidio es complejo" y que una variedad de factores pueden proteger a los niños o ponerlos en riesgo.

"Obviamente, hay múltiples razones para este aumento", dice Williams, "por lo que debe haber múltiples soluciones. Poner fin a la terapia de conversión es una de ellas", afirmó.

Un estudio publicado el año pasado en el Journal of the American Medical Association encontró que las personas transgénero que fueron sometidas a esta práctica mientras tenían menos de 10 años tenían cuatro veces más probabilidades de intentos de suicidio de por vida que la población transgénero general. Los jóvenes LGBTQ que han sido sometidos a terapia de conversión tienen un 52% más de probabilidades de desarrollar depresión y un 62% más de posibilidades de intentar morir por suicidio, sugiere la investigación. Estos problemas se desvanecen en la edad adulta, y los sobrevivientes tienen más probabilidades de tener un nivel socioeconómico más bajo, de sentirse satisfechos y tener apoyo social.

Shannon Minter, directora legal del Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas, que dirige la campaña Born Perfect para poner fin a la terapia de conversión en EE. UU., cree que la aparición de Utah como el Estado más conservador para prohibir la técnica demuestra que las actitudes hacia la práctica están cambiando. Esto se debe en parte a que organizaciones como Equality Utah construyen puentes con legisladores conservadores, funcionarios y líderes de la iglesia al enfatizar valores compartidos, respeto mutuo y la voluntad de participar en diálogos extendidos para llegar a un terreno común, dice Minter.

"En el pasado, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días [en Utah] abogó por la terapia de conversión y alentó a los padres a enviar a sus hijos a terapeutas de conversión", explicó Minter. "Pero a medida que surgieron más y más pruebas de que la terapia de conversión no solo no funciona, sino que causa daños muy graves, la iglesia revisó su posición y ahora condena tales prácticas como abusivas. Este es un cambio revolucionario, y este cambio fue crítico a la adopción de la nueva política que protege a los jóvenes de la terapia de conversión", añadió.

Minter argumenta que la campaña para proteger a los jóvenes de la terapia de conversión es "con diferencia" la iniciativa de defensa más exitosa del movimiento LGBTQ desde la lucha por la igualdad en el matrimonio, que se centró en la importancia del amor, el compromiso y las familias: "Valores que son ampliamente sostenidos por la mayoría de los estadounidenses ".

"Incluso en medio del panorama político polarizado en EE. UU., que ha llevado a la promulgación de leyes federales o estatales contra la discriminación para las personas LGBTQ, hemos visto una notable legislación bipartidista progresar en la protección de los jóvenes de la terapia de conversión ", señaló.

La mayoría de los Estados en los EE. UU. todavía no tienen leyes contra el este tratamiento, y los Estados que aceptan más a las personas LGBT son los que tienen más probabilidades de aprobar las prohibiciones de la terapia de conversión, dijo el doctor Jack Turban, coautor del estudio del Journal of the American Medical Association: "También son los Estados donde las personas tienen menos probabilidades de practicar la terapia de conversión porque las personas en ese estado reconocen sus peligros", afirmó Turban.

Pero 2019 vio una gran cantidad de esfuerzos para reprimirlo en todo el país. California abrió el camino en 2012, cuando se convirtió en el primer Estado en prohibir la terapia de conversión, seguido de Nueva Jersey en 2013. Desde entonces, 19 Estados más el Distrito de Columbia y Puerto Rico, así como docenas de localidades han introducido restricciones similares: todo perteneciente a menores de edad.

El año pasado, las jurisdicciones de New Hampshire, Nueva York, Massachusetts, Colorado y Maine prohibieron la terapia de conversión, y el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, firmó una orden ejecutiva en su contra. También se presentaron proyectos de ley en más de una docena de estados, incluidos Arizona, Georgia y Nebraska.

El otoño pasado, la Asociación Médica Estadounidense anunció que respaldaría una prohibición federal, afirmando que la terapia de conversión no solo no tiene una base científica, sino que desencadena la depresión y el trastorno de estrés postraumático, así como pensamientos e intentos suicidas.

Cuando se presentó el proyecto de ley de Utah en febrero pasado, el senador republicano del Estado Daniel McCay, quien según Associated Press reconoció que no era un patrocinador típico para tal medida, dijo: "Queremos que cada uno de ustedes sea parte del futuro". No queremos perderles".

Desafortunadamente, la legislación fue archivada después de que el Comité Judicial de la Cámara votara a favor de un proyecto de ley sustituto alterado, lo que provocó una "tremenda protesta de la comunidad LGBTQ y las asociaciones de salud mental", dice Williams.

El gobernador Herbert respondió encargando a la Junta de Psicólogos de Utah que redactara una regla administrativa para que la adoptara, que utilizaba el lenguaje del proyecto de ley original y no necesitaría la aprobación de los legisladores. Como resultado, desde este miércoles cualquier terapeuta de salud mental con licencia estatal que someta a un menor a terapia de conversión corre el riesgo de enfrentarse a procedimientos disciplinarios por parte de una de las juntas de licencias de salud mental del Estado, y podría enfrentar castigos como la suspensión y la revocación de su licencia.

Lea también:

Migrantes homosexuales y transgénero denuncian abusos y acoso en centro de ICE en Nuevo México

“Mi calidad de vida mejora desde hoy”: más de 1,000 personas planean cambiar su registro con la nueva ley de identidad de género en Chile