Demócratas presentan su caso contra Trump y urgen la inclusión de más documentos y testigos

El Senado inició el segundo día del juicio político contra Trump con la insistencia del equipo de fiscales demócratas de que el Senado convoque a testigos y exija documentos que la Administración se negó a ceder en 2019.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON.— La acusación demócrata liderada por el congresista Adam Schiff presentó este miércoles su caso contra el presidente, Donald Trump: delinearon cómo el mandatario pidió la interferencia de Ucrania para “hacer trampa” en los comicios de 2020, e hizo un llamado a que los republicanos acepten más documentos y testigos en el proceso.

Bajo fuertes medidas de seguridad y severas restricciones a los periodistas en el Capitolio, el Senado inició el segundo día del juicio político contra Trump, un día después de una maratónica jornada que concluyó con la aprobación de las reglas que lo regirán.

Desde el pleno del Senado, al que tuvo acceso Noticias Telemundo entre un reducido grupo de periodistas, Schiff delineó los cargos contra el presidente, por su presunta campaña de presión para que Ucrania anunciara una investigación contra el exvicepresidente, Joe Biden, su posible rival en la contienda presidencial este año.

A lo largo de dos horas y media ininterrumpidas, Schiff inició su presentación con una especia de cátedra sobre el proceso del juicio político, conocido en inglés como impeachment, que los padres fundadores, entre ellos Alexander Hamilton, crearon para frenar cualquier abuso de poder de un mandatario.

En su opinión, Trump es el tipo de líder que Hamilton temía: alguien dispuesto a hacer trampa, incluso con la ayuda de gobiernos exteriores, para ganar la reelección.

El senador Adam Schiff y el resto de los 'fiscales' en el juicio político al presidente en rueda de prensa este miércoles. Foto: Getty Images

Si el Senado no le exige rendir cuentas y no castiga sus presuntas irregularidades, el mensaje a futuros presidentes es que tolerarán el abuso de poder y eso, a su vez, minará la Constitución y la integridad de las elecciones, advirtió Schiff.

¿Qué dice Trump de esto?

Desde Davos, Suiza, donde participa en un foro económico mundial, Trump ha seguido de cerca el juicio: como ya es costumbre, lanzó insultos contra Schiff, a quien catalogó como “un político corrupto”, y elogió la labor de su defensa.

Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, repitió, punto por punto, los argumentos que su bancada utilizó durante la investigación de la Cámara de Representantes el año pasado, apoyándose en documentos y videos de algunos de los testigos que participaron en las audiencias públicas.

En ocasiones, se podía ver cómo, desde su escritorio, el senador republicano por Carolina del Sur, Lindsey Graham, agitaba la cabeza en señal de desacuerdo.

Bajo las reglas aprobadas esta madrugada, la acusación tendrá 24 horas, a lo largo de tres días entre este miércoles y el próximo viernes, para presentar su caso contra Trump.

¿Y la defensa?

Entre el sábado y el próximo martes, le tocará el turno a la defensa de Trump que, al igual que sus aliados republicanos, argumenta que el juicio político es una “farsa” y tiene motivaciones políticas.

En ese sentido, durante una rueda de prensa, Graham acusó a los demócratas de lanzar “una cruzada” contra Trump, y negó que esté “encubriendo” al mandatario.

“No estoy encubriendo nada, estoy exponiendo el odio que le tienen” al presidente, argumentó.

A la “caza” de Hunter

Graham agregó que no va a “legitimizar un proceso peligroso”, y repitió la sugerencia de que el hijo de Biden, Hunter, estuvo implicado en irregularidades cuando fue miembro de la junta directiva de Burisma, una empresa energética en Ucrania, mientras su padre era vicepresidente.

En las últimas semanas, los republicanos han dejado claro que, si aceptan más testigos, Hunter Biden encabezaría la lista.

Los demócratas insisten en que, en cualquier juicio normal, se convoca sólo a testigos relevantes a los cargos, por lo que piden el testimonio de antiguos y actuales miembros de alto rango de la Administración Trump, incluyendo John Bolton, exasesor de Seguridad Nacional.

El Senado, bajo control republicano, bloqueó anoche todas las 11 enmiendas demócratas para obtener los testigos y documentos que la Casa Blanca se negó a ceder el año pasado.

Graham no contestó una pregunta de Noticias Telemundo sobre si su bancada aceptará más testigos o documentos. Esto tomando en cuenta que, desde Davos,  Trump dijo estar dispuesto a dar testimonio, pero que sus abogados se lo impiden. Además añadió que su Administración tiene "todo el material" que se negó a entregar.

“Nos está yendo muy bien… creo que nuestro equipo hizo un buen trabajo. Pero honestamente, tenemos todo el material, y ellos no lo tienen”, dijo Trump, quien no esclareció si se refería a los argumentos de su defensa, o el material que exigen los demócratas.

Eso para la representante Val Demmings, también una de las que actúa como 'fiscal' en el juicio, fue una "confesión" del mismo cargo de obstrucción al Congreso del que están acusando a Trump.

No está claro si ambas partes lograrán un acuerdo de reciprocidad sobre si aceptarán más testigos, quiénes o cuántos.

Al respecto, el senador demócrata por Delaware, Tom Carper, le dijo a Noticias Telemundo que el Senado necesita oir más testigos pero "lo principal" es recordar que el acusado acá es Trump, no los Biden. 

¿En qué consiste la estrategia demócrata?

En paralelo al juicio político, la bancada demócrata de la Cámara Baja divulgó un cronograma que, en su opinión, detalla paso a paso cómo Trump presionó a Ucrania para beneficio propio, pidiendo su interferencia en los comicios de 2020 y poniendo en riesgo tanto la seguridad nacional como la integridad del proceso electoral.

Ese cronograma describe los esfuerzos iniciados a comienzos de 2019, no sólo la llamada del pasado 25 de julio, cuando Trump pidió a su homólogo ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, que anunciara una investigación contra Biden, y su hijo, Hunter.

También le pidió una investigación sobre una teoría de conspiración, ya descartada por los servicios de inteligencia de EE.UU., de que Ucrania, y no Rusia, intentó intervenir en los comicios de 2016.

Esos eran los “favores” que, según los demócratas, pidió Trump a Ucrania a cambio de la liberación de un paquete de ayuda militar por unos 400 millones de dólares, y una reunión y visita de Estado en la Casa Blanca.

Según Schiff, Zelenskiy estaba batallando una guerra con Rusia en el este de Ucrania y necesitaba desesperadamente el apoyo de Estados Unidos para dar “legitimidad doméstica e internacional” a su gobierno, que además elaboraba una incipiente lucha contra la corrupción en ese país.

Bajo esas condiciones, "por supuesto que sintieron presión", explicó Schiff casi al final de la jornada, sobre las 8 pm. Aún aunque el presidente ucraniano lo negara, argumentó Schiff, "el sentido común" dice que Zelenskiy sí sintió una presión enorme por hacer lo que le pedía el presidente del país más poderoso del mundo. 

Lee también:

El Senado aprueba reglas del juicio político contra Trump, tras bloquear once enmiendas demócratas en maratónica sesión