El Senado aprueba reglas del juicio político contra Trump, tras bloquear once enmiendas demócratas en maratónica sesión

El Senado bloqueó todas las once enmiendas demócratas para exigir más testigos y documentos en el juicio político, que inició con riñas partidistas sobre la legitimidad del proceso.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON.- El Senado de Estados Unidos ha iniciado este martes el juicio político contra el presidente Donald Trump, apenas el tercero en la historia del país, con una maratónica sesión en la que aprobó las reglas del proceso y bloqueó las once enmiendas demócratas para exigir más testigos y documentos. 

Con 53 votos a favor y 47 en contra, el Senado aprobó las reglas que dictarán el juicio político en las próximas dos semanas, tras rechazar, sobre líneas partidistas todas las once enmiendas demócratas para exigir testigos y documentos adicionales. Todas fueron rechazadas en votaciones de 53-47,  salvo una que fue rechazada con 53-48 y que tuvo el apoyo de un republicano.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, que preside el juicio, tuvo que amonestar a las partes y pedirles que mantengan los buenos modales, tras un tenso intercambio entre el legislador demócrata, Jerrold Nadler, uno de los fiscales, y Pat Cipollone, el abogado de la Casa Blanca. 

Nadler instó a los senadores a que permitan testigos, a menos que quieran que la Historia y los votantes los juzguen por "un encubrimiento vergonzoso". Cipollone le exigió que se disculpara con el Senado y los votantes por semejante acusación. 

Así, el primer día del juicio, que se prolongó 12  horas hasta cerca de las dos de la madrugada hora local, transcurrió entre acusaciones republicanas sobre una "farsa", y la réplica demócrata de un presunto "encubrimiento" para proteger a Trump.

El juicio inició poco después de la una de la tarde hora local, con la revisión de las reglas del juicio contra Trump, acusado de abuso de poder y obstrucción al Congreso. Los cargos están vinculados a su presunta presión sobre Ucrania el año pasado para que iniciara una investigación a su rival político, el exvicepresidente Joe Biden.

Tras las objeciones de los demócratas, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, modificó a mano las reglas, de tal manera que tanto la acusación como la defensa presentarán sus argumentos durante un total de hasta 24 horas repartidas en tres días, en vez de dos.

McConnell también permitirá la inclusión de las pruebas ya revisadas por la Cámara de Representantes durante la investigación demócrata sobre las presuntas irregularidades de Trump para presionar a Ucrania a que investigara a Biden. Los demócratas aseguran que Trump sólo buscaba facilitar su reelección el próximo 3 de noviembre. 

Los senadores, que sirven como jurado, tendrán 16 horas para hacer preguntas a partir de la próxima semana, y el Senado retomará el debate sobre si aceptará o no testigos y documentos como exige la oposición.

La Cámara Baja aprobó el juicio político contra Trump en una votación partidista el pasado 18 de diciembre, y envió formalmente los cargos al Senado el miércoles pasado.

La defensa argumenta que los cargos no tienen fundamento y que los demócratas carecen de pruebas y debieron preparar bien su caso antes de enviar los cargos al Senado. Los demócratas replican que Trump prohibió testimonios y la entrega de documentos, y que ningún juicio se llevaría a cabo en esas condiciones. 

Bloqueo de enmiendas demócratas

El Senado bloqueó todas las enmiendas del líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, para exigir la entrega de centenares de documentos de la Administración relacionados con la presión a Ucrania, que la Casa Blanca se negó a entregar en 2019. La primera de las enmiendas fue derrotada en una votación de 53-47.

 

Las enmiendas sepultadas tenían que ver con la entrega de documentos del Departamento de Estado, del Pentágono y de la Oficina de Gestión y Presupuesto, además de exigir el testimonio de funcionarios de alto rango de la Administración.

Entre los testigos que exige la oposición figuran el exasesor de Seguridad Nacional, John Bolton, y el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney. 

El Senado también rechazó enmiendas que permitirían votaciones individuales sobre mociones para presentar testigos, y una que permitía a Roberts determinar la relevancia de testigos en el juicio.  

En general, los demócratas argumentaron que los documentos y testigos son clave para entender la presunta coordinación entre varios funcionarios de alto rango de la Administración para presionar a Ucrania, y sus presuntos esfuerzos por encubrir la retención de una ayuda militar de alrededor de $400 millones a Ucrania.

La estrategia demócrata, al parecer, fue describir al detalle los documentos que la Casa Blanca se niega a entregar y que, a su juicio, demostraría el encubrimiento de la campaña de presión a Ucrania. Los fiscales han mostrado imágenes, videos de testimonios de 2019, y documentos parcialmente tachados, así como declaraciones de Trump, para afianzar sus argumentos.

Schumer negó una solicitud de McConnell de combinar todas sus enmiendas en una sola, para así agilizar el proceso, lo que prolongó la sesión hasta horas de la madrugada. 

Según fuentes allegadas a la Administración, tanto la defensa como los senadores republicanos trabajan entre bambalinas para impedir el testimonio de figuras clave como Bolton. 

Cipollone, el abogado de Trump, argumentó que los cargos contra el mandatario "no sólo son ridículos sino peligrosos para la república", y criticó que los demócratas ahora quieran más tiempo para argumentar su caso.

Poco antes,  el legislador demócrata por California, Adam Schiff, que lidera al equipo de siete administradores o fiscales, enumeró lo que consideró como "fallas" en la resolución republicana, y acusó a los republicanos de querer "encubrir" la evidencia.

El presidente Donald Trump está en Suiza, donde participa del Foro Económico Mundial. Foto: AP

Schiff condenó el presunto encubrimiento de los republicanos, pero subrayó que "la verdad saldrá" al final. 

"Los documentos que oculta el presidente serán divulgados con el tiempo a través de FOIA (una citación de la corte) u otros medios. Los testigos contarán sus historias en libros y películas. La verdad saldrá, y la pregunta es si saldrá a tiempo", enfatizó. 

Tras la jornada de votos, los senadores escucharán entre este miércoles y el viernes próximo los argumentos de la acusación.

El senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez, dijo a la prensa que, a su  juicio, la resolución republicana no garantiza "un juicio justo, transparente y honesto" sino que ayuda a encubrir las evidencias contra Trump.

McConnell "dijo que iba a estar uña en carne con el presidente y sus deseos, y obviamente su resolución hace eso exactamente... es un encubrimiento", argumentó Menéndez, recordando que el líder republicano afirmó que su bancada se coordinaría con la Casa Blanca para exonerar a Trump. 

La defensa presentará su caso a partir del próximo sábado y, de acuerdo con el calendario, el juicio tentativamente culminará con un voto para destituir o exonerar a Trump el próximo 31 de enero. Se requerirán dos tercios del Senado para aprobar al menos uno de los cargos para destituirlo. 

Fuertes medidas de seguridad

Desde el pleno del Senado, al que tuvo acceso Noticias Telemundo junto a un reducido grupo de periodistas, los senadores tomaban apuntes en silencio, o escuchaban con los brazos cruzados. Algunos tenían enormes carpetas repletas de documentos sobre sus escritorios, y solo tenían acceso a vasos de agua, leche, o dulces.

Conforme avanzaba la noche, algunos senadores comenzaron a cabecear en sus escritorios, mostrando el cansancio hasta en su postura. 

El proceso se realiza bajo fuertes medidas de seguridad: sólo las cámaras del Senado registran las deliberaciones; no se permiten dispositivos electrónicos de ningún tipo -solo papel y lápiz o un bolígrafo-, y los periodistas requieren un pase especial para entrar al salón, y otro para realizar sus labores en el Capitolio.

Además, el público debe pasar por detectores de metal, y la espera para ingresar al salón puede ser de hasta dos horas, y sólo se permite el ingreso de 21 personas a la vez en el salón.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi,  afirmó en una declaración escrita que los republicanos “han elegido encubrir al presidente, en lugar de honrar su juramento a la Constitución”.

Entre los siete congresistas demócratas que ofician de fiscales del juicio, figura la hispana Sylvia García, quien salpicó su presentación con frases en español, al asegurar que "nadie está por encima de la ley".

 García aseguró que, como antigua jueza en Houston, jamás había visto un juicio en el que los testigos se negaran a cooperar. 

A partir del sábado próximo, le tocará el turno al equipo de la defensa, liderado por Cipollone y en el que también figuran Ken Starr, exabogado independiente que enjuició a Bill Clinton en 1999, y Alan Dershowitz, un famoso experto en  derecho constitucional. El equipo de Trump  ha prometido demostrar que Trump no cometió delito alguno y que los cargos tienen motivaciones políticas. 

Trump: "Es vergonzoso"

Desde Davos, Suiza, donde participa en el Foro Económico Mundial, Trump calificó este proceso como una “farsa”, y una "cacería de brujas", según en declaraciones reproducidas por NBC News.

Trump ha seguido de cerca el proceso: pese a una diferencia de seis horas entre Washington y Davos, el mandatario retuiteó críticas republicanas contra el juicio político. 

Su equipo legal presentó el lunes un documento en el que afirma que el juicio poíico es "una peligrosa tergiversación de la Constitución", que además pone en peligro el derecho al voto de los estadounidenses. 

Cipollone repitió el argumento de la Administración y sus aliados  de que el Senado debe rechazar los cargos y absolver al mandatario. 

Del lado demócrata, Schumer y otros líderes de su bancada advirtieron que la propuesta de McConnell es un “encubrimiento”. 

En declaraciones a la prensa, el senador demócrata por Illinois, Dick Durbin, afirmó que "nadie está por encima de la ley", y condenó que los republicanos estén encubriendo a Trump, desoyendo sus obligaciones constitucionales. 

Se trata de apenas el tercer juicio político contra un presidente en la historia de Estados Unidos, y comenzó a solo trece días del inicio de las primarias para las elecciones de 2020, con cuatro senadores demócratas que se postulan para la nominación presidencial de su partido.

De hecho, las reglas exigen la presencia de los 100 senadores durante todo el proceso, por lo que los cuatro senadores ahora estancados en Washington, Bernie Sanders, Elizabeth Warren, Amy Klobuchar, y Michael Bennet, han tenido que ajustar sus horarios y apoyarse en sus aliados para no interrumpir sus actos electorales. 

Pelosi, quien encabezó las acusaciones contra Trump, lidera una delegación del Congreso que viaja a Polonia e Israel para conmemorar el 75to aniversario de la liberación de Auschwitz al final de la Segunda Guerra Mundial.

Mire también: Cacerolazos en Washington DC por el juicio político del presidente Trump

 

Lea también:

Inicia el juicio político contra Trump en el Senado, ¿qué sigue en el proceso?