A pesar de la tensión, la manifestación contra el control de armas en Richmond se efectuó de manera pacífica

Virginia había declarado estado de emergencia por la presencia de grupos extremistas que se esperaban en la marcha para protestar el control de armas aprobado por el congreso estatal, aunque hasta el momento, la protesta se efectuó sin incidente alguno.