Mitch McConnell, líder del Senado, revela las reglas del juicio contra Trump: poco tiempo para argumentos y una vía para presentar testigos

El Senado votará si permite testigos en el juicio de Trump pese a las presiones de la Casa Blanca para un proceso rápido.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, ha presentado este lunes las reglas que deberán seguirse durante el juicio político contra el presidente, Donald Trump.

Cada una de las dos partes tendrá 24 horas para presentar sus argumentos durante el juicio, pero el tiempo estará confinado a dos días laborales, según el documento con la resolución obtenido por la cadena NBC.

Los argumentos comenzarán el miércoles a la 1 p.m., hora local, conforme a las reglas establecidas por McConnell, que derivarán en varias jornadas extensas para los miembros del jurado del Senado.

Los demócratas han protestado porque las reglas llevarán los argumentos a altas horas de la noche y dificultarán la presentación de evidencia. Pero se permitirá que se vote si se llama a testigos a declarar, uno de los puntos más contenciosos en la preparación del juicio.

Los primeros en presentar sus argumentos serán los fiscales de la Cámara de Representantes, quienes tendrán 24 horas repartidas en dos días para presentar cientos de documentos de evidencia y semanas de testimonios.

Cuando su tiempo se acabe, será el turno de la defensa de Trump, quienes han adelantado en una carta enviada al Senado este lunes que defenderán la posición de que el presidente no hizo “absolutamente nada malo” y que es víctima de un complot partidista.

Después de que ambas partes hayan presentado sus argumentos, los senadores tendrán la oportunidad de hacer preguntas por escrito durante un período de 16 horas. Una vez que eso concluya, el Senado considerará "la cuestión de si se considerará y debatirá bajo las reglas de juicio político cualquier moción para citar testigos o documentos".

El Senado votará para decidir si avanza con los testigos o documentos. Para ello, los demócratas necesitarán el apoyo de cuatro republicanos del Senado, que controlan la cámara.

"Todo esto es una peligrosa perversión de la Constitución"

El equipo legal de Trump ha asegurado este lunes que el presidente es víctima de un complot partidista para destituirlo, y ha instado al Senado a absolverlo rápidamente pues no hizo “absolutamente nada malo”.

En un memorando de 171 páginas publicado por la Casa Blanca en vísperas del inicio mañana del juicio en el Senado, los abogados alegan que ninguna de las dos acusaciones - abuso de poder y obstrucción al Congreso- son válidas, porque no establecen ninguna violación específica de la ley y las calificaron de "deficientes", "frívolas y peligrosas".

Además, el memo afirma que el argumento de la Cámara -controlada por los demócratas- de que Trump obstruyó la investigación del proceso de juicio político en el Congreso al desafiar las citaciones de testigos y documentos causará "daños duraderos a la separación" de poderes.

También acusa a los demócratas de la Cámara de "corromper el extraordinario poder de juicio político para usarlo como herramienta política con vistas a anular el resultado de las elecciones de 2016 e interferir en las elecciones de 2020".

 "Su fijación por dañar al presidente ha trivializado el acto trascendental del juicio político, rebajó los estándares de conducta impecable y pervirtió el poder de la acusación al convertirlo en una herramienta política partidista durante el año electoral", afirma el memorando.

El presidente estará representado en el juicio por los abogados de la Casa Blanca, Pat Cipollone y Jay Sekulow. Se espera que participen además Ken Starr, Alan Dershowitz, Pam Bondi, Jane Serene Raskin, Eric Herschmann y Robert Ray.

Demócratas reafirman sus acusaciones

Por su parte, en un informe legal detallado, los gerentes de juicio político de la Cámara de Representantes alegaron el sábado que Trump solicitó corruptamente interferencia extranjera en las elecciones de 2020 para su propio beneficio, presionando a Ucrania para que anunciara investigaciones sobre sus rivales políticos -Hunter Biden, hijo del aspirante demócrata Joe Biden- y reteniendo millones de un paquete de ayuda militar que el país necesitaba hasta que no realizara el anuncio.

El memorando del equipo legal de Trump no disputa esa acción pero alega que no equivale a abuso de poder pues es el presidente quien define la política exterior y e tenía “preocupaciones legítimas” en cuanto a las relaciones de los demócratas con los ucranianos.

“La teoría inventada de los demócratas de la Cámara de que el presidente puede ser acusado por tomar acciones permisibles si lo hace por lo que ellos creen son razones equivocadas también expandiría el poder de juicio político más allá de los límites constitucionales", afirma el memorando.

Los abogados de Trump argumentaron que el segundo artículo de acusación -obstruir al Congreso al bloquear el testimonio y negarse a entregar documentos durante la investigación de juicio político de la Cámara de Representantes- era "frívolo y peligroso" porque invalidaría el derecho del presidente a las deliberaciones confidenciales en violación de la separación de poderes.

Sin embargo, un informe publicado la semana pasada por la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO), una agencia gubernamental independiente y no partidista, afirma que la administración Trump sí violó la ley al retener $ 391 millones en ayuda de seguridad a Ucrania asignada por el Congreso, por una decisión del presidente.

En su respuesta este lunes al memorando del equipo legal de Trump, los gerentes demócratas del juicio en la Cámara reafirmaron las acusaciones  y aseguraron que “El presidente Trump no participó en esta conducta corrupta para defender la Presidencia o proteger el derecho a votar. Lo hizo para hacer trampa en las próximas elecciones y enterrar la evidencia cuando lo atraparon”

Alertaron además que Trump “persistirá en esa mala conducta, que considera "perfecta", a menos que que sea destituido de su cargo. El Senado debería hacerlo luego de un juicio justo”.

(Editado por Ivette Leyva)