Trump prepara una reforma migratoria contra el ‘turismo de parto’ que afectará los visados para turistas

La nueva norma modificaría los requisitos para las visas tipo B, para turistas y empresarios que vienen de negocios por un periodo breve, y dará más discreción a los consulados para negar solicitudes.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

La Administración Trump está preparando una reforma migratoria para acabar con el llamado ‘turismo de parto’, con planes para poner en marcha nuevas reglas a los visados para visitantes esta semana, según dijeron tres fuentes gubernamentales a la web informativa Axios.

La nueva norma modificaría los requisitos para las visas tipo B, para turistas y empresarios que vienen de negocios por un periodo breve. Otorgaría mayor autoridad a los funcionarios del Departamento de Estado para denegar solicitudes, si creen que el candidato busca abusar del proceso para obtener la ciudadanía automática de sus hijos.

Sin embargo, no está claro cómo se implementará esta medida: si los funcionarios, por ejemplo, serán instruidos para negar visas a ciertas mujeres embarazadas o de ciertas nacionalidades. Pero un funcionario citado por Axios destacó la preparación de los oficiales consulares para determinar si alguien presenta solicitudes falsas o verdaderas.

"El simple reconocimiento legal de que esto es incorrecto y está mal y no está permitido es un paso significativo hacia adelante", dijo un funcionario de alto rango consultado por Axios.

Se trata de una de las primeras medidas de la Administración para poner a prueba la enmienda constitucional 14, que concede la ciudadanía de manera automática a cualquiera que haya nacido en suelo estadounidense.

El presidente, Donald Trump, ha asegurado que está examinando seriamente la posibilidad de poner fin al derecho a la ciudadanía por nacimiento, que considera “francamente ridículo”.

Además, ha calificado a los llamados bebés ancla (porque pueden traer al país luego a otros familiares, aunque para ello deben cumplir los 18 años) de “un imán para la inmigración ilegal”. Este derecho está consagrado sin embargo en la Constitución, y expertos legales consideran muy poco probable que el presidente pueda por sí solo eliminarlo.

Las autoridades estadounidenses no llevan un registro de las mujeres que llegan al país cada año para dar a luz a niños que tendrán así automáticamente la ciudadanía, pero una organización conservadora que busca restringir la inmigración, el Centro para Estudios de Inmigración, estimó la cifra de bebés nacidos de extranjeros que estaban de visita en unos 33,000 al año.

Como muchas otras medidas de la Administración actual para restringir la inmigración, se espera que la nueva regla encuentre resistencia en las cortes. Aunque, para algunos expertos, será muy difícil contrarrestar la autoridad que tienen los funcionarios consulares.

"Los funcionarios del Departamento de Estado tienen toda la discreción del mundo para negar las visas a las personas", dijo al medio citado Sarah Pierce, del Instituto de Política Migratoria. Los ciudadanos extranjeros que se encuentran fuera de Estados Unidos y que aún no han recibido visas "no tienen mucha capacidad legal".

El ‘turismo de parto’ y las medidas en su contra

Recientemente, se dio a conocer el caso de una aerolínea de Hong Kong que requería pruebas de embarazo a algunas de sus pasajeras como requisito para abordar el avión.

Aunque el ‘turismo de parto’ no es un delito, puede conllevar varias irregularidades migratorias que pueden ser juzgadas penalmente.

En enero de 2019, tres personas que operaban negocios multimillonarios de este tipo en el sur de California fueron arrestadas en la mayor investigación criminal federal hasta la fecha.

Las empresas entrenaron a sus clientes para engañar a los funcionarios de inmigración, pagando tarifas como si fueran personas sin recursos en los hospitales donde nacieron los bebés a pesar de que muchos eran ricos, según los investigadores.

Algunas parejas chinas cobraron hasta 100,000 dólares por paquete de turismo de parto, que incluía alojamiento, niñeras y excursiones de compras de lujo.

Las acusaciones en ese caso incluyen fraude de visas, fraude electrónico y robo de identidad, entre otros.

Mark Zito, agente especial de Aduanas en Los Ángeles, dijo al diario The New York Times que los investigadores también hallaron evidencia de actividades similares por parte de rusos (que se centran en el Noreste del país o en el sur de la Florida) y nigerianos (en Texas).

“Estamos tratando de aplacarlo, pero está aumentando”, dijo Zito, “otras naciones han comenzado a aprovecharse de esto”.