Nueva caravana de migrantes pone a prueba la solidez del acuerdo migratorio entre EE.UU. y México

Centroamericanos aguardan en la frontera de Guatemala para entrar a territorio mexicano en los próximos días. AMLO ha ofrecido 4,000 empleos a los migrantes y asistencia para evitar que lleguen al país vecino.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Centenares de integrantes de la primera caravana migrante de 2020 esperan en Guatemala la llegada del resto del convoy formado por casi 3,000 personas para cruzar en los próximos dias la frontera con México donde ya se ha desplegado la Guardia Nacional y elementos del Instituto Nacional de Migración, una situacion que pone a prueba la solidez del pacto migratorio al que llegaron en junio la administración Trump y el gobierno mexicano.

Funcionarios mexicanos llevan días advirtiendo que no permitirían a la caravana atravesar territorio mexicano ni otorgar salvoconductos, sin embargo autoridades de migración y de atención a refugiados anunciaron que darán atención a los migrantes, incluso el propio presidente, Andrés Manuel López Obrador, anunció este viernes que ofrecerá miles de empleos en la frontera sur a integrantes de la caravana.
 
"Tenemos más de 4,000 empleos, ahí, en la frontera sur, disponibles. Desde luego, (también ofrecemos) albergues y atención médica, todo. Pero trabajo, en nuestro país. Se ofrece eso, y lo mismo para nuestros connacionales", expresó el mandatario en la conferencia matutina desde Palacio Nacional.

Con este nuevo plan de ofrecer trabajo a los migrantes, México busca frenar su travesía hacia Estados Unidos.

Sobre esa oferta laboral, el director en Honduras de Catholic Relief Services, Conor Walsh, mostró escepticismo en entrevista con Noticias Telemundo, aunque condsideró que se trata de un "buen gesto".

“No sabemos qué tipo de empleos son, bajo qué condiciones, y si estarían compitiendo con la población local, eso puede generar tensiones. Pero de todas maneras, lo vemos como un buen gesto, no sé decirle cómo están reaccionando los migrantes; me imagino que algunos lo van a contemplar”, aseguró Walsh.

Al igual que en las otras caravanas anteriores, la falta de fuentes de trabajo y la inseguridad, son las causas que más aducen los inmigrantes para abandonar su país aunque huir a otros países también los aboca al peligro, como advirtió Walsh.

“Sabemos también que la situación en México es poco segura para migrantes: están también huyendo de situaciones de intimidación y de violencia, y en México la situación es bastante insegura, sobre todo para migrantes sin contactos locales”, remarcó.

Por su parte, la alcaldesa de Suchiate, Sonia Eloína Hernández, informó que en caso de ser necesario podrían habilitarse dos albergues para resguardar a los integrantes de la caravana.

“Empezaron a venir desde la 1:48 de la mañana el día de hoy, aproximadamente 60 gentes”, mencionó la alcaldesa.

En cuanto a la asistencia a los miles de migrantes que conforman el convoy, la Secretaría de Gobernación (Segob) emitió este jueves un boletín para informar que, en una reunión entre ministerios, se estableció una mesa de trabajo para la atención a las personas migrantes hondureñas.

Los centroamericanos, explicó el comunicado, ya habían iniciado su arribo a México "por puntos fronterizos" del estado de Chiapas.

"La Secretaría de Gobernación reiteró en dicha reunión, el compromiso y voluntad del Gobierno de México para atender a las personas migrantes, a fin de asegurar que su ingreso a nuestro territorio sea de forma regular, ordenada, segura y acorde a nuestras leyes y al derecho internacional", apuntó el texto.

Integrantes de la primera caravana de 2020 caminan por territorio guatemalteco. Foto: AP

A la espera de que los migrantes decidan el momento idóneo para cruzar a México, miembros de la Guardia Nacional realizan desde primeras horas de este viernes recorridos constantes en los pasos informales de la ribera del Suchiate por donde personas y mercancías ilegales cruzan a territorio mexicano.

En octubre de 2018, miles de migrantes, en su mayoría centroamericanos, empezaron a cruzar en caravana México para llegar a Estados Unidos.

A inicios de junio de 2019, y tras varias caravanas, Estados Unidos y México llegaron a un acuerdo migratorio que evitó que el primer país impusiera aranceles a todos los productos provenientes del segundo y que ahora está en entredicho en función de la determinación que tomen las autoridades mexicanas respecto a este último convoy que se apresta a entrar al país en los próximos días y llegar a territorio estadounidense.

Ese compromiso de la administración Trump con el Gobierno de AMLO dio como fruto el programa Quédese en México, que ha devuelto a ese país a más de 56,000 solicitantes de asilo, obligados a aguardar allí durante semanas, meses o años a que saber si se les permite entrar en Estados Unidos. 

Además, Trump ha cerrado acuerdos de país seguro con Guatemala, Honduras y El Salvador, para devolver a estos países a los solicitantes de asilo, independientemente de su nacionalidad. Además, los migrantes son rechazados automáticamente si, en su viaje hacia la frontera, no piden asilo antes en uno de esos tres países.

Cada año podrían estar emigrando un promedio de entre 50,000 y 70,000 hondureños, según analistas, de los que no todos logran llegar a Estados Unidos. Los que viven en este país, y otros que se quedan en México o están en España e Italia, por ejemplo, representan la primera fuente económica de Honduras.

Los inmigrantes, con o sin pasaporte, generan millones de dólares a su país, donde la pobreza afecta a más del 60% de sus 9.3 millones de habitantes.

En 2019, los inmigrantes deportados de varios países, en su mayoría de EE.UU. y México, superaron los 105,000, pero los 1.5 millones de hondureños que residen en el exterior enviaron 5,400 millones de dólares en remesas familiares, que representan el 20% del producto interno bruto (PIB) de Honduras.

Cada gobernante hondureño que llega al poder promete, entre otras cosas, muchos empleos y seguridad; irónicamente el desempleo y la inseguridad son de los flagelos que más han aumentado en el país y han disparado la inmigración irregular que rechaza Donald Trump. 

Editado por Olga Luna con información del corresponsal de Noticias Telemundo en México Raúl Torres y EFE

Mira también: Parte de la caravana migrante que salió de Honduras llega a la frontera sur de México

 

Lee también:

¿Solicitó asilo en Estados Unidos? Su futuro depende del juez y dónde esté su corte

Más centroamericanos esperarán en México por su caso de asilo aunque pasen la entrevista de miedo creíble